¿Cómo cambiará el mundo el 5G?

Fiabilidad
Resumen

La última iteración de la tecnología de redes móviles proporciona mayor velocidad y capacidad, menor latencia y mayor fiabilidad. La proliferación del 5G está llamada a provocar una revolución en una serie de sectores, como la sanidad, la educación, el transporte y otros, transformando potencialmente nuestras prácticas laborales y estilos de vida.

La llegada de la tecnología de telecomunicaciones móviles de quinta generación (5G) ha marcado el comienzo de una nueva era de innovación y conectividad que tiene el potencial de remodelar nuestra forma de vivir y trabajar de maneras antes inimaginables.

Esta última iteración de la tecnología móvil promete mejorar la conectividad ofreciendo velocidades de descarga y subida superrápidas, menor latencia y mayor fiabilidad. Las mayores velocidades, la mayor capacidad de conexiones simultáneas y la mayor seguridad que permite la 5G pueden transformar una amplia gama de aplicaciones, desde las comunicaciones, el entretenimiento y la educación hasta la sanidad, la fabricación y el transporte.

Desde su lanzamiento en 2019 en Corea del Sur, China y EE.UU., la tecnología 5G se ha adoptado más rápidamente que cualquiera de sus predecesoras. A finales de 2022, habrá más de 1.000 millones de conexiones 5G, según el grupo industrial GSM Association.

La primera tecnología inalámbrica lo bastante estable y rápida como para sustituir a los cables de banda ancha de línea fija para aplicaciones de misión crítica, la 5G aporta mayor flexibilidad al tiempo que reduce los costes. En algunas partes del mundo, esto permite conectar por primera vez comunidades remotas donde las redes fijas son impracticables.

Sin embargo, los cambios relativamente mayores aún tardarán en materializarse en todo el mundo.

En este artículo, exploramos algunas de las formas en que el 5G facilitará una nueva ola de avances tecnológicos.

Conectividad ultrarrápida

Uno de los impactos más notables del 5G son sus altas velocidades de transferencia de datos, que pueden llegar a ser hasta 100 veces más rápidas que el 4G. Las descargas casi instantáneas, la transmisión de vídeo de alta definición sin almacenamiento en búfer y la baja latencia mejoran la experiencia del usuario en una amplia gama de aplicaciones, desde videoconferencias a juegos y realidad aumentada (RA) o virtual (RV).

La disponibilidad de redes 5G ha impulsado la economía colaborativa y el fenómeno del trabajo desde cualquier lugar. Los autónomos y los empleados a tiempo completo pueden trabajar a distancia. Las altas velocidades de conexión y la baja latencia permiten participar sin problemas en actividades que consumen mucho ancho de banda, como videollamadas, reuniones virtuales, carga de archivos y mejora de la productividad, sin limitaciones de tiempo o ubicación.

El número de proveedores de servicios de comunicaciones que ofrecen servicios comerciales 5G podría ascender al 60% en 2024, frente al 10% en 2020, impulsado por la demanda de las empresas y los clientes de necesidades de trabajo a distancia, según una previsión de la empresa de investigación Gartner.

Revolución del Internet de las Cosas (IoT)

La capacidad de soportar un número masivo de dispositivos conectados simultáneamente convierte a la 5G en un cambio de juego que impulsará el crecimiento de las aplicaciones de la Internet de las Cosas (IoT). Las ciudades inteligentes, los hogares conectados, los vehículos autónomos y la automatización industrial se beneficiarán de la capacidad de manejar grandes cantidades de datos en tiempo real. Esto no sólo hará nuestras vidas más cómodas, sino que también ayudará a optimizar el uso de los recursos y a reducir el consumo de energía.

Como el 5G mejora la transmisión de datos en condiciones extremas, como altas temperaturas, entornos difíciles y lugares remotos, y es más flexible que las redes WiFi tradicionales, puede admitir una gama más amplia de dispositivos, sensores y dispositivos portátiles.

Producción industrial avanzada

Hay múltiples casos de uso para que el 5G mejore los procesos industriales en la fabricación al permitir una automatización y supervisión avanzadas, facilitando lo que se conoce como la “Cuarta Revolución Industrial” o “Industria 4.0”.

Las plantas de fabricación pueden utilizar conexiones 5G para permitir la automatización de procesos, la supervisión remota de los activos de producción y la robótica colaborativa para aumentar la eficiencia. También pueden utilizar análisis de datos avanzados para identificar y planificar el mantenimiento preventivo y utilizar la realidad aumentada para realizar reparaciones. El tiempo de inactividad no planificado ha sido uno de los mayores problemas para los fabricantes, ya que impide el uso óptimo de los activos. En EE.UU., el tiempo de inactividad no planificado causado por averías en los equipos cuesta 50.000 millones de dólares al año.

Por ejemplo, el 5G puede hacer posible una fábrica inteligente en la que todos los activos de producción estén digitalizados y conectados. El supervisor o director de la fábrica no necesita estar físicamente presente para supervisar y gestionar las operaciones. En su lugar, la fábrica inteligente puede enviar datos sobre los activos de producción al sistema del director, y éste puede guiar a distancia a los robots para automatizar diversas tareas.

Este enfoque no sólo mejora la eficiencia de la producción en términos de tiempo, calidad y precisión, sino que también reduce significativamente el número de accidentes humanos al realizar tareas peligrosas.

Este nivel de automatización también se extenderá a la agricultura, permitiendo la agricultura de precisión y la optimización de los recursos.

Tratamiento médico redefinido

El sector sanitario está llamado a beneficiarse significativamente del 5G, transformando las formas en que se presta el tratamiento médico, desde la telemedicina a la cirugía a distancia, el análisis de datos y la formación.

La telemedicina será más accesible y eficiente a medida que se generalicen las videoconsultas de alta calidad y la monitorización remota de pacientes. La baja latencia de las conexiones 5G posibilita la cirugía a distancia, permitiendo a cirujanos expertos operar a pacientes a distancia. Esto podría salvar vidas en situaciones de emergencia y aumentar el acceso a la asistencia sanitaria de personas en zonas remotas.

Los dispositivos wearables conectados pueden transmitir datos críticos sobre pacientes con enfermedades crónicas a los profesionales sanitarios. Por ejemplo, los dispositivos vestibles como los smartwatches pueden transmitir datos sobre la frecuencia cardiaca, la saturación de oxígeno, la tensión arterial y la calidad del sueño. Estos dispositivos pueden incluso incorporar sistemas personales de respuesta a emergencias (PERS) que envían alertas a los hospitales si un paciente sufre un colapso.

Se prevé que el mercado mundial de dispositivos médicos portátiles crezca a una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) del 16,9% durante el periodo 2022-2030, de 20.700 millones de dólares a 72.200 millones de dólares, según muestra la investigación. Se calcula que el segmento de los dispositivos de diagnóstico registrará una CAGR del 14,3% hasta alcanzar los 38.200 millones de dólares, y que el segmento de los dispositivos terapéuticos crecerá un 20,7% CAGR.

Además, el 5G puede permitir el análisis de datos para gestionar los volúmenes masivos de datos que genera el sistema sanitario y transferir enormes archivos de datos en cuestión de segundos, permitiendo a hospitales y clínicas ofrecer un tratamiento mejor y más personalizado.

Vehículos conectados y autónomos

La era de los coches autónomos y los sistemas de transporte inteligentes se verá facilitada por las conexiones 5G. Los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) pueden ofrecer funciones mejoradas cuando se conectan a redes 5G, complementando los sensores de a bordo del vehículo con datos procesados en la nube o procedentes de fuentes externas, como sensores de infraestructuras, otros vehículos o proveedores de servicios ADAS.

Los vehículos autónomos necesitan una latencia ultrabaja y una conectividad fiable de alta velocidad para funcionar con seguridad y eficacia. Con las redes 5G instaladas, los coches podrán comunicarse entre sí y con la infraestructura, haciendo que el transporte sea más seguro y eficiente.

Los sistemas de gestión del tráfico también se harán más inteligentes, reduciendo la congestión y las emisiones. Por ejemplo, los semáforos pueden transmitir señales a los coches directamente, y los sistemas de cámaras pueden avisar de atascos para que el vehículo tome una ruta alternativa.

Los semáforos conectados pueden enviar datos a una ambulancia que transporte a un paciente en estado crítico a un hospital, informándole de las condiciones del tráfico en varias carreteras para que el conductor pueda identificar la ruta más corta con menos atascos.

Los pasajeros también pueden acceder a servicios y entretenimiento a bordo conectados por 5G, mejorando la experiencia del viaje.

El número de vehículos conectados en las carreteras podría alcanzar los 367 millones en todo el mundo en 2027, un 91% más que los 192 millones de 2023, impulsado por el avance de los ADAS y el aumento de las capacidades de los sistemas de infoentretenimiento a bordo de los vehículos, según Juniper Research.

Juniper predice que el 5G representará el 23% de las conexiones celulares para automóviles a nivel mundial en 2027, lo que requiere una colaboración eficaz entre los fabricantes de automóviles y los operadores de servicios móviles.

Esto representa una oportunidad de 3.600 millones de dólares para los operadores que proporcionan conectividad 5G.

Educación y formación

El sector de la educación también se beneficiará considerablemente del 5G. Las altas velocidades inalámbricas de Internet harán más accesible el aprendizaje a distancia, permitiendo a los estudiantes participar en aulas virtuales. Se prevé que el mercado mundial del e-learning crezca a un CAGR del 17,5% de 2021 a 2030, alcanzando los 840.110 millones de dólares.

Las plataformas interactivas de aprendizaje en línea permiten a los estudiantes participar en aulas virtuales, laboratorios y excursiones. Estas plataformas aprovechan las capacidades del 5G para ofrecer experiencias fluidas y de alta calidad, similares al aprendizaje tradicional en persona. A medida que se generalicen las redes 5G, el uso de realidades aumentadas y virtuales en la educación será más accesible. Estas tecnologías pueden ofrecer experiencias de aprendizaje inmersivas que atraigan a los estudiantes y mejoren su comprensión de temas complejos.

Por ejemplo, los estudiantes de medicina pueden practicar procedimientos quirúrgicos en un quirófano virtual, no sólo mejorando sus habilidades, sino también reduciendo los riesgos asociados al entrenamiento de pacientes vivos.

Además, el 5G puede ampliar las oportunidades educativas a estudiantes y trabajadores de zonas remotas y desatendidas, reduciendo la brecha digital. Con una conectividad de alta velocidad, los estudiantes de regiones rurales o desfavorecidas pueden acceder a recursos en línea, colaborar con compañeros y educadores, y beneficiarse de una gama más amplia de cursos.

Realidad Aumentada y Virtual

Además de la educación, la industria del entretenimiento está a punto de experimentar una gran transformación impulsada por la conectividad 5G. Las aplicaciones de RA y RV sitúan al usuario en un entorno artificial, lo que requiere la baja latencia y el gran ancho de banda que ofrece el 5G para alcanzar la adopción a escala. Los jugadores pueden esperar experiencias de juego inmersivas, mientras que las instituciones educativas pueden ofrecer aulas virtuales a estudiantes de todo el mundo.

La RA también mejorará el turismo, las compras y la navegación superponiendo información digital en el mundo real.

La RA y la RV requieren una transferencia de datos frecuente entre un casco y un sistema informático, y la 5G puede proporcionarla con una congestión de datos limitada, permitiendo pantallas de mayor calidad. Una conectividad inalámbrica fuerte y estable también permite la movilidad en zonas más amplias mientras se utiliza un casco. También aumenta las oportunidades de colaboración en entornos virtuales.

Además, se necesitan redes 5G privadas para garantizar que las aplicaciones sean seguras y reciban suficiente ancho de banda, sobre todo si requieren la renderización de modelos 3D.

Se espera que el tamaño del mercado de la realidad virtual crezca a un ritmo del 24,74% en términos de valor de los envíos, de 67,12 millones de dólares en 2023 a 202,70 millones de dólares en 2028, según una previsión.

Lo esencial

El despliegue de la tecnología 5G está a punto de transformar nuestro trabajo y estilo de vida de numerosas maneras, algunas de las cuales aún no se han hecho realidad. Desde una conectividad más rápida y fiable hasta el avance de la sanidad, el transporte, el entretenimiento y la industria, el impacto del 5G será muy amplio.

Aunque aporta oportunidades sin precedentes, también exige una gestión responsable para mitigar los posibles retos.

La revolución 5G está en marcha y dará forma a un futuro más conectado, eficiente e innovador que nunca.

Temas relacionados

Artículos relacionados

Nicole Willingde
Editora

Nicole Willing cuenta con dos décadas de experiencia en la redacción y edición de contenidos sobre tecnología y finanzas. Es experta en los mercados de materias primas, acciones y criptomonedas, así como en las últimas tendencias del sector tecnológico, desde los semiconductores hasta los vehículos eléctricos. Su experiencia informativa sobre la evolución de los equipos y servicios de redes de telecomunicaciones y la producción de metales industriales le da una perspectiva única sobre la convergencia de las tecnologías del Internet de las Cosas y la fabricación.