Fiabilidad

Predicciones extrañas basadas en datos: un viaje al alocado mundo de los adivinos con inteligencia artificial

Resumen

Puede que la naturaleza humana no cambie, pero las herramientas que utilizamos sí. ¿Estás listo para sumergirte en el absurdo y explorar el alocado mundo de la adivinación, la adivinación basada en datos y los horóscopos generados por algoritmos?

Cuando hablamos de “predicciones realizadas por inteligencia artificial (IA)”, podemos pensar en ideas prácticas extraídas por un software basado en IA tras procesar y analizar datos.

Pero, ¿qué pasaría si lleváramos todo esto de la “predicción” al siguiente nivel, es decir, si realmente predijéramos el futuro como un adivino? ¿Podemos esperar que la IA sea mejor que los humanos en este tipo de hazañas?

Depende de cómo se defina la predicción: ¿se trata de utilizar modelos predictivos para llegar a una conclusión provisional sobre una tendencia o de cumplir un deseo de conocer al amor verdadero en un día lejano?

Tanto si cree que predecir el futuro es posible mediante una intervención psíquica o fantasmal, como si sólo se puede conseguir mediante un análisis predictivo, o si se deja en manos de un número de magia de viernes por la noche, resulta que la IA puede estar en la habitación con usted.

¿Estás listo para sumergirte en el absurdo, abrir la puerta con la llave de la imaginación (cue the Twilight Zone intro) y adentrarte en la tierra de las sombras y la sustancia, de las cosas y las ideas?

Sin más preámbulos, crucemos la dimensión desconocida de la adivinación por IA.

La clarividencia basada en datos ya existe

De todas las frases que pensé que escribiría hoy, no predije “clarividencia basada en datos”. Pero ya existe. Adiós a los días en que la IA se utilizaba para fines nobles y vitales, como salvar vidas mejorando la atención sanitaria o aumentar la eficiencia de las centrales eléctricas.

Sabemos lo buena que es la IA para identificar patrones y tendencias, así que alguien pensó: “¿Por qué no la usamos para adivinar lo desconocido, con, por ejemplo, clarividencia?”.

La cuestión es que los adivinos impulsados por IA pueden ser mejores que los mentalistas humanos a la hora de predecir acontecimientos, ya que pueden extraer su “sabiduría” de una base de datos de información mucho mayor.

Si pueden evitar la trampa del sesgo de los datos, podrían ser mejores que los humanos a la hora de descubrir lo que nos espera leyendo el tarot, al menos en teoría.

(Eso es cierto si se asume que los adivinos humanos realmente necesitan investigar, bueno… información tangible, cotejar datos prácticos para hacer sus predicciones y conceder que no están conjurando sus “predicciones” de la nada).

En cualquier caso, la mayoría de estas IA-oráculo son tan avanzadas y vanguardistas como cabría esperar de una IA empresarial de primera categoría utilizada con fines industriales.

La aplicación turca Faladdin (hay que elogiar a sus creadores por el nombre) combina las fotos de tazas de café que envías, junto con otra información que decidas compartir, para presentar lecturas astrológicas personalizadas, generando lecturas escritas por 30 expertos, entre ellos un dramaturgo y un psicólogo.

Tiene casi 20 millones de descargas, así que sin duda está teniendo éxito en el mercado de la adivinación automatizada (si por éxito se entiende “ganar dinero”).

Si las cartas del tarot y la lectura en la taza del café no son lo suyo, quizá sea la astrología lo que le interese.

El fabricante de horóscopos Co-Star está haciendo evolucionar este campo, tan avanzado que utiliza datos procedentes de observaciones de la NASA, los combina con técnicas de astrólogos profesionales y luego proclama sus predicciones.

Si se está abierto a la idea de que las estrellas pueden influir en nuestras vidas, resulta mucho más convincente cuando se puede medir una estrella hasta el año luz más cercano.

A Co-Star le está funcionando: los propietarios de esta aplicación han recaudado hasta ahora 5 millones de dólares en financiación y hasta el nuevo Doctor de Doctor Who consulta la aplicación cada día.

Una vez más, parece que la ciencia y la pseudociencia funcionan aún mejor cuando van de la mano.

Los extraños casos de personas que creen que la inteligencia artificial adivina el futuro cuando en realidad no es así

Barajar las cartas, leer las tazas de café, arrojar palos al fuego, observar la dirección en la que vuela una bandada de pájaros… Estas formas de adivinar el futuro son propias del siglo XIX.

Y aunque el tono de este artículo sea un tanto desconfiado con respecto a la adivinación del futuro, hay un punto de superstición en la mayoría de nosotros que se dispara cuando vemos una estrella fugaz, vemos al azar el nombre de una ex pareja cuando estamos pensando en ella o escuchamos una canción en la radio justo después de estar tarareándola.

Es mucho más divertido -quizá no tan útil, pero no es un resultado sorprendente- encontrar una tendencia creciente en las personas que encuentran su dirección en la vida en las recomendaciones aleatorias o personalizadas de algo como… el vídeo que TikTok ofrece a continuación.

Resulta que incluso cuando la IA no hace más que su trabajo principal -desde generar contenido aleatorio hasta editar fotos existentes con filtros-, los usuarios de Tik Tok utilizan ahora estas “elecciones” como una forma de adivinación.

Por ejemplo, cuando una IA generativa edita a tu acompañante a partir de un cierto número de fotos, esto podría verse como una señal de que vuestra relación está condenada. O utilizar los filtros de la IA de Tik Tok para dar vida a las cartas del tarot y elegir tu próximo paso.

Si es una madriguera de conejo por la que insistes en bajar, elige tu red social favorita y explora #AIOracle #AIVibes #AIGhosts #AITrend o #AIFilters.

Si no, no dude en consultar 150 estadísticas sobre inteligencia artificial para una visión más realista.

Cuando las cosas raras se vuelven tan extrañas, vuelven a ser racionales

Cuando las cosas no salen según lo planeado, intenta recordar que todo sucede por una razón. Si esto suena como un mensaje que puedes encontrar en una galleta de la fortuna, es porque lo es.

No es tan difícil escribir este tipo de frases, pero el artista y robotista Alexander Reben pensó en externalizar el proceso y dejar que una IA lo hiciera por nosotros.

Lo cual tiene todo el sentido del mundo. Lo que no tiene sentido, y lo que nadie en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) podía esperar, es que esa IA acabara convirtiéndose en un filósofo.

Lo que nadie puede negar es que esos mensajes eran en realidad bastante… sugerentes, aunque a veces bastante oscuros y sombríos. A veces, incluso llega a producir algo que podríamos considerar una llamada de auxilio:

No te preocupes, Fortune Cookie AI, tendrás toda la atención que te mereces, te doy mi palabra.

Lo esencial

No quiero predecir a ninguno de estos adivinos y oráculos con inteligencia artificial, ni mucho menos criticar a quien convierte el deseo humano de refuerzo positivo en una forma de ganar dinero.

Pero antes de terminar, no podía dejar de mencionar el mejor adivino mecánico que he encontrado hasta ahora en mi búsqueda personal de la paz interior.

Una fantástica máquina arcade de adivinación de estilo retro que funciona con “una Raspberry Pi, usando una ROM personalizada de GameBoy como pantalla, llamando a ChatGPT para las predicciones al estilo del Dr. Seuss, e imprimiendo mediante impresora térmica”.

Lo único que le falta es una cabeza parlante animatrónica que atormente tus pesadillas con sus expresiones mecánicas.

Temas relacionados

Claudio Buttice
Data Analyst

El Dr. Claudio Butticè, Doctor en Farmacia, es un antiguo Director de Farmacia que trabajó para varios grandes hospitales públicos del sur de Italia, así como para la ONG humanitaria Emergency. Actualmente es autor de libros que ha escrito sobre temas como medicina, tecnología, pobreza en el mundo, derechos humanos y ciencia para editoriales como SAGE Publishing, Bloomsbury Publishing y Mission Bell Media. Sus últimos libros son "Universal Health Care" (2019) y "What You Need to Know about Headaches" (2022).Analista de datos y también periodista freelance, muchos de sus artículos se han publicado en revistas como Cracked, The Elephant, Digital…