Fiabilidad

Blockchain amigo y protector de la propiedad intelectual

Resumen

El registro seguro y transparente de las transacciones relacionadas con la propiedad intelectual que ofrece Blockchain constituye una base sólida para el establecimiento de la titularidad. Es posible que los tribunales también acaben estando de acuerdo con esa afirmación. Pero hay riesgos y problemas que resolver antes de entrar en ese mundo.

Como libro de contabilidad distribuido e inmutable, blockchain es muy eficaz en el mantenimiento de registros.

En la mayoría de los casos, estos registros se utilizan para verificar las transacciones financieras, pero también pueden utilizarse para demostrar la propiedad de activos digitales como los tokens no fungibles (NFT) y la codificación de software, e incluso cosas más tangibles como nuevos materiales y descubrimientos farmacéuticos.

En otras palabras, blockchain tiene la capacidad de establecer y hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual (PI).

Las herramientas tradicionales como las patentes, los derechos de autor y las marcas registradas han tenido un historial irregular en el mejor de los casos cuando se trata de infracciones y uso no autorizado de contenido original, pero el registro seguro y transparente de blockchain de las transacciones relacionadas con la propiedad intelectual proporciona una base sólida para el establecimiento de la propiedad y la capacidad de evitar que otra persona reclame su trabajo como propio.

Blockchain y automatización

Según Neha Dhir, abogada especializada en activos digitales globales de BlockLegal, blockchain mejora en realidad los métodos tradicionales de protección de la propiedad intelectual.

Por un lado, automatiza el control de las marcas de tiempo y otras actividades, lo que facilita la detección de infracciones, al tiempo que verifica la propiedad sin el extenso papeleo que exigen las autoridades centrales.

De este modo, blockchain reduce la confusión que suele surgir en torno a la titularidad de la propiedad intelectual, que es una de las principales fuentes de costosos litigios. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) está estudiando actualmente cómo las aplicaciones de blockchain para la concesión de licencias y el mantenimiento de registros de propiedad intelectual, así como su capacidad para soportar contratos inteligentes y autoejecutables, pueden admitirse como prueba en los tribunales de todo el mundo.

Autoprotección

Quizá la principal ventaja de blockchain como gestor de los derechos de propiedad intelectual es que nadie -ni particulares, ni empresas, ni gobiernos- puede ejercer control sobre esos derechos, afirma Ts. Mohd Roydean bin Osman, vicepresidente de innovación y comercialización del Centro de Investigación y Empresa de la Universidad Taylor.

En la actualidad, las autoridades centrales tienen potestad para conceder o denegar derechos de propiedad, o imponer cualquier cantidad de condiciones al ejercicio de esos derechos. A menudo esto conduce a precios más altos, competencia desigual e incluso restricciones a la libre circulación de información que inhiben el desarrollo y la innovación.

Una estructura descentralizada, en cambio, tiene el potencial de contrarrestar la monopolización, la censura, la corrupción y el robo, al tiempo que disuade de cometer infracciones y facilita que los creadores reciban una compensación justa por su trabajo.

Una vez más, gracias a los contratos inteligentes, las pequeñas empresas e incluso los particulares podrán automatizar el cumplimiento de sus derechos sin tener que contratar a un montón de abogados o negociar a través de innumerables intermediarios.

El amigo del artista

A los artistas, escritores y otras personas dedicadas a profesiones creativas les irá especialmente bien con la protección de la propiedad intelectual basada en blockchain.

En un momento en el que la IA tiene muchas posibilidades de generar contenidos verbales y visuales pulidos a gran escala, un libro de contabilidad abierto y transparente que pueda rastrear las obras de arte hasta sus fuentes puede ser muy útil en la lucha contra los imitadores.

La Dra. Miriam Stankovich, especialista en política digital de Development Alternatives, Inc. (DAI), señala que blockchain puede ayudar a resolver la delicada cuestión de si una nueva obra se ha tomado realmente de otra ya existente o simplemente se ha inspirado en ella.

Una vez que una obra de expresión artística se registra en una cadena de bloques, el creador puede ver exactamente dónde y cómo se está utilizando en otros lugares y aplicar automáticamente licencias y tarifas a los usuarios. Esto también convierte a la IA en amiga del artista al convertirse en sus ojos y oídos en todo el universo conectado y gestionar todas las transacciones relacionadas con el uso de su creación.

Este nivel de protección también puede utilizarse para distribuir solo partes del contenido o conceder derechos de uso durante periodos limitados. Por ejemplo, un artista que desee escuchar sólo unos segundos de una canción publicada podría realizar micropagos al autor o editor de la canción en función de la frecuencia o duración del uso y, a continuación, rescindir automáticamente el contrato en un momento predeterminado, por ejemplo, al final de una gira de conciertos.

Algunos inconvenientes

Sin embargo, nada funciona a la perfección y, a pesar de su eficacia, la cadena de bloques presenta algunos inconvenientes como protectora de los derechos de propiedad intelectual. Para empezar, dice Kristin A., abogada de la empresa de protección de activos digitales Vaultinum, no puede verificar la identidad de la persona que crea un registro. Esto significa que, aunque una cadena comience con una pieza de propiedad intelectual, no hay forma de saber si el creador del registro es el creador real de la propiedad intelectual.

Otro problema es que, al menos de momento, el sistema jurídico actual no reconoce los registros informáticos como prueba en casos civiles, penales o administrativos a menos que estén validados por un tercero de confianza. Así pues, aunque la tecnología puede agilizar gran parte del trabajo que supone hacer cumplir los contratos de propiedad intelectual, sigue estando en tierra de nadie en lo que respecta a la ley.

Otras cuestiones como el costo, la complejidad e incluso el impacto medioambiental podrían plantear problemas a algunos usuarios, sobre todo si la blockchain se amplía debido a la gran popularidad de su contenido.

Lo esencial

Un medio más ágil, menos regulado pero aún así seguro y fiable de hacer valer los derechos de propiedad intelectual beneficiaría tanto a los creadores de contenidos como a sus usuarios. Al menos, podría crear un medio interoperable de intercambio digital que trascienda las fronteras nacionales para formar un mercado mundial de la creatividad y la expresión artística.

Al mismo tiempo, podría ayudar a nivelar el terreno de juego entre los pequeños proveedores y los poderosos intereses arraigados que suelen utilizar su influencia con las autoridades legales y reguladoras para promover sus intereses por encima de los de los demás, pero sólo si no utilizan su poder para influir en el desarrollo de la propia cadena de bloques.

Temas relacionados

Arthur
Editor

Arthur Cole es un periodista independiente de tecnología que ha estado cubriendo desarrollos en tecnología de la información y empresas durante más de 20 años. Contribuye a una amplia variedad de sitios web líderes en tecnología, incluyendo IT Business Edge, Enterprise Networking Planet, Point B and Beyond, y varios servicios de proveedores.