Caída de la NFT: ¿Cómo una moda critpo se convirtió en un fracaso?

Fiabilidad
Resumen

La quiebra de la NFT no es el final de la historia. Es una llamada de atención para el sector y la comunidad de las NFT. Es una oportunidad para aprender de los errores y fracasos del pasado. Es una oportunidad para mejorar e innovar de cara al futuro.

Los NFT, o tokens no fungibles, fueron aclamados en su día como la próxima gran novedad en el mundo de las criptomonedas. Se suponía que iban a revolucionar la forma de crear, poseer y comerciar con activos digitales, desde arte y música hasta juegos y memes. Se suponía que darían poder a artistas y creadores y democratizarían la economía digital. Se suponía que iban a hacer ganar millones a los inversores y coleccionistas más avispados.

Pero ahora, parece que la moda de las NFT ha llegado a un abrupto final. Según un informe de DappGambl, un sitio web que analiza la industria de las cripto apuestas, el 95% de las colecciones de NFT tienen una capitalización de mercado de cero. Eso significa que la gran mayoría de las NFT no valen nada y que millones de personas que las compraron han perdido su dinero.

¿Cómo ha ocurrido esto? ¿Cómo una moda criptográfica se ha convertido en un fracaso? ¿Y qué significa esto para el futuro de las NFT y de la industria de las criptomonedas?

Auge y caída de las NFT

Las NFT son esencialmente certificados digitales de propiedad registrados en una cadena de bloques, normalmente Ethereum. Pueden representar cualquier activo digital único, como una imagen, un vídeo, una canción o un tweet. A diferencia de los archivos digitales tradicionales, que pueden copiarse y compartirse infinitamente, se supone que los NFT son escasos y verificables, lo que les confiere valor y autenticidad.

El concepto de NFT no es nuevo. Las primeras NFT se crearon en 2017, con proyectos como CryptoKitties y CryptoPunks. Sin embargo, no fue hasta 2021 cuando las NFT explotaron en popularidad y precio. Impulsadas por el bombo y la especulación en torno a los criptoactivos, las NFT atrajeron a celebridades, artistas, influencers e inversores que las vieron como una nueva forma de expresarse, apoyar causas o conseguir beneficios.

Algunas de las ventas de NFT más notables en 2021 incluyen:

  • Un collage de 5.000 imágenes digitales del artista Beeple, que se vendió por 69 millones de dólares en la casa de subastas Christie’s.
  • Un videoclip de LeBron James haciendo un mate por NBA Top Shot, que se vendió por 208.000 dólares en su propia plataforma.
  • Un tuit de Jack Dorsey, el fundador de Twitter, que se vendió por 2,9 millones de dólares en Valuables.
  • Una pintura digital de una roca realizada por EtherRock, que se vendió por 1,3 millones de dólares en OpenSea.

Estos precios astronómicos crearon un frenesí en el mercado de las NFT, ya que cada vez más gente quería entrar en acción. Cada día surgían nuevas plataformas, proyectos y colecciones que ofrecían diversos tipos de NFT, desde arte y música hasta deportes y juegos. La oferta y la demanda de NFT se dispararon, alcanzando su punto álgido en agosto de 2021, cuando el volumen de negociación mensual de NFT alcanzó los 2.800 millones de dólares.

Sin embargo, este auge no era sostenible. A medida que más y más NFT inundaban el mercado, su calidad y originalidad disminuían. Muchas NFT no eran más que copias o variaciones de obras o conceptos ya existentes, con escaso o nulo valor artístico o creativo. Además, muchas de ellas eran demasiado caras o exageradas, con expectativas o promesas poco realistas. Muchos NFT también eran vulnerables a problemas técnicos o fallos de seguridad, como piratería informática o errores de acuñación.

Como resultado, la demanda y el interés por los NFT cayeron en picado. Muchos compradores se dieron cuenta de que habían adquirido activos sin valor o dudosos que no podían vender ni utilizar. Muchos vendedores se dieron cuenta de que habían perdido la oportunidad de sacar dinero o diversificar sus carteras. Muchas plataformas se dieron cuenta de que habían fracasado a la hora de atraer o retener clientes o socios.

Según el informe de DappGambl, de las 73.257 colecciones de NFT que analizó:

  • 69.795 colecciones tienen una capitalización de mercado de cero ETH.
  • El 15% de las colecciones tienen menos del 10% de propiedad.
  • Sólo el 21% de las colecciones tienen plena propiedad.
  • El 18% de las mejores colecciones tienen un precio mínimo de cero.
  • El 41% de las colecciones tienen un precio de entre 5 y 100 dólares.
  • Menos del 1% de las colecciones tienen un valor superior a 6.000 $.

Estas estadísticas muestran que la mayoría de las NFT carecen de valor o no se venden y que el mercado de las NFT se encuentra en estado de colapso. El informe también predice que el mercado de NFT seguirá disminuyendo, a medida que más y más personas pierdan el interés o la confianza en las NFT.

El futuro de las NFT

¿Significa esto que las NFT están muertas? No necesariamente. Aunque la moda de los NFT puede haber sido una burbuja que explotó, la tecnología subyacente y el concepto de los NFT siguen teniendo potencial y valor. Las NFT todavía pueden ofrecer una forma novedosa e innovadora de crear, poseer e intercambiar activos digitales, así como de apoyar a artistas y creadores y democratizar la economía digital.

Principales retos y limitaciones

Sin embargo, para que las NFT sobrevivan y prosperen, deben superar algunos retos y limitaciones importantes. Uno de ellos es la falta de una regulación y unas normas claras y coherentes para las NFT. Esto crea incertidumbre y confusión tanto para los creadores como para los consumidores, así como para los reguladores y los responsables políticos.

En la actualidad, los NFT se rigen por un mosaico de leyes y reglamentos que varían de un país a otro y de una jurisdicción a otra, lo que dificulta la determinación de la situación jurídica, los derechos y las obligaciones de los NFT y sus propietarios. Además, no existe una norma ampliamente aceptada o aplicada para verificar la autenticidad, procedencia y calidad de los NFT, lo que deja margen para el fraude, el plagio y la manipulación.

Otro problema es la baja calidad y originalidad de muchos documentos originales. Esto diluye el valor y el atractivo de las NFT y socava su credibilidad y legitimidad. A medida que el mercado de las NFT crece y atrae a más participantes, se produce una afluencia de NFT de escaso esfuerzo, baja calidad o copiadas que inundan el mercado y saturan la demanda. Estas NFT no sólo reducen la escasez y singularidad de las NFT, sino que también erosionan la confianza de los consumidores y coleccionistas, que pueden cuestionar el mérito artístico y la importancia cultural de las NFT.

Un tercer problema es la gran volatilidad y especulación del mercado de las NFT. Esto expone a los inversores y coleccionistas a importantes riesgos y pérdidas y desalienta la apreciación y adopción a largo plazo de las NFT. El mercado de las NFT se ve impulsado por el bombo publicitario, el miedo a perderse algo y el respaldo de famosos, que crean una demanda artificial e inflan los precios por encima de su valor intrínseco.

El mercado también es propenso a los desplomes, las burbujas y las estafas, como se ha visto en el reciente descenso de las ventas y los precios de los NFT tras alcanzar un máximo histórico en marzo de 2023. Estos factores hacen que el mercado de NFT sea impredecible e inestable, lo que disuade a los compradores y vendedores potenciales que buscan un rendimiento más fiable y sostenible de sus inversiones.

El último reto es la limitada accesibilidad y facilidad de uso de las NFT. Para crear, comprar, vender o utilizar NFT se requieren conocimientos y habilidades técnicas, así como carteras y plataformas de criptomonedas. Las NFT no son fácilmente accesibles ni utilizables para el ciudadano medio, que puede no estar familiarizado con los conceptos y tecnologías que las sustentan.

Para participar en el mercado de las NFT, es necesario disponer de un monedero de criptomonedas compatible con la red blockchain específica que aloja las NFT, así como de suficientes criptomonedas para pagar las comisiones de transacción, que pueden ser bastante elevadas en función de la congestión de la red. Además, es necesario utilizar plataformas o mercados especializados que faciliten la creación o el intercambio de NFT, que pueden tener diferentes características, funciones e interfaces.

Adoptar medidas proactivas y de colaboración

Para hacer frente a estos retos y limitaciones, el sector y la comunidad de las NFT deben adoptar algunas medidas proactivas y de colaboración. Entre ellas figura la elaboración y adopción de mejores prácticas y directrices para crear, valorar, verificar y comercializar NFT, así como para garantizar su seguridad, privacidad e interoperabilidad.

Estas normas ayudarían a establecer un marco y un entendimiento comunes para los NFT, así como a proteger los derechos e intereses tanto de los creadores como de los consumidores. También facilitarían el intercambio y la transferencia de NFT entre distintas plataformas y redes, así como la prevención del fraude, el robo o el uso indebido de NFT.

Otra medida necesaria es explorar y aplicar soluciones más sostenibles y eficientes para producir y almacenar NFT, como el uso de fuentes de energía renovables o blockchains alternativos. Estas soluciones ayudarían a reducir el impacto medioambiental y el coste de las NFT, así como a mejorar su rendimiento y escalabilidad. Por ejemplo, algunas blockchains utilizan un mecanismo de consenso llamado Proof-of-Stake (PoS), que no requiere un cálculo intensivo ni electricidad para validar las transacciones y asegurar la red.

Además, el espacio de las NFT necesita fomentar más creatividad y diversidad alentando trabajos o conceptos más originales e innovadores, así como una mayor representación e inclusión de diferentes voces y perspectivas.

Estos esfuerzos ayudarían a mejorar la calidad y originalidad de las NFT, así como a mostrar el potencial artístico y el valor cultural de las NFT. También atraerían a más público y participantes al mercado de las NFT, además de fomentar una mayor colaboración e inspiración entre los creadores.

Además, la industria y la comunidad de las NFT necesitan promover una mayor educación y concienciación sobre los beneficios y riesgos de las NFT y sus implicaciones legales y éticas tanto para los creadores como para los consumidores.

Estas iniciativas ayudarían a informar y capacitar tanto a los creadores como a los consumidores sobre sus derechos y responsabilidades en relación con los NFT, así como a proporcionarles los conocimientos y habilidades necesarios para crear, comprar, vender o utilizar NFT. También ayudarían a disipar algunos de los mitos y conceptos erróneos sobre los NFT, así como a abordar algunas de las preocupaciones sociales y morales que pueden surgir de los NFT.

Además, la industria y la comunidad de las NFT necesitan potenciar una mayor integración y compatibilidad de las NFT con otras plataformas y aplicaciones, como las redes sociales, los juegos, el comercio electrónico o el arte.

Estas integraciones ayudarían a aumentar la accesibilidad y usabilidad de las NFT, así como a ampliar sus casos de uso y funcionalidades. También contribuirían a crear más valor y demanda de NFT, así como a enriquecer la experiencia del usuario y su compromiso con las NFT.

Por último, la industria y la comunidad de los NFT también necesitan trabajar con los socios adecuados que puedan aportar resultados extraordinarios. Por ejemplo, Oracle Red Bull Racing y Bybit lanzaron el Velocity Pass en este trimestre, y tienen más de 1000ETH de volumen de negociación en mercados secundarios, incluyendo Bybit NFT, OpenSea y Blur, desde su lanzamiento. El último de su serie, llamado Pursuit de Per Kristian Stoveland, lanzado el 21 de septiembre, tiene más de 125ETH de volumen, con un precio mínimo de casi cinco veces.

Lo esencial

La caída de la NFT no es el final de la historia. Es una llamada de atención para el sector y la comunidad de las NFT. Es una oportunidad para aprender de los errores y fracasos del pasado. Es una oportunidad para mejorar e innovar de cara al futuro.

Las NFT no son sólo una moda criptográfica. Son un criptofenómeno. Tienen el potencial de transformar la forma en que creamos, poseemos y comerciamos con activos digitales. Tienen el potencial de empoderar a artistas y creadores. Tienen el potencial de democratizar la economía digital.

Pero también tienen el potencial de fracasar. Pueden dañar el medio ambiente. Pueden engañar a los inversores. Tienen el potencial de perturbar la sociedad.

El futuro de las NFT depende de cómo las utilicemos. El futuro de las NFT depende de nosotros. Sobreviviremos.

Temas relacionados

Anndy Lian
Intergovernmental Blockchain Expert
Anndy Lian
Experto en Blockchain

Anndy Lian es un estratega empresarial integral en Asia. Ha brindado asesoramiento en una variedad de industrias para empresas locales, internacionales, cotizadas en bolsa y gobiernos. Es un temprano adoptante de la tecnología blockchain, experimentado empresario serial, autor de best-sellers, inversor, miembro de consejos directivos y conferencista destacado. Las contribuciones de Anndy se extienden a su papel como miembro del Consejo Asesor de Hyundai DAC, la división de blockchain del Grupo Hyundai Motor, el principal fabricante de automóviles de Corea del Sur. Además, ha desempeñado un papel fundamental como Asesor de Blockchain para la Organización de Productividad Asiática (APO), una…