El giro estratégico de China en la carrera tecnológica mundial

Fiabilidad
Resumen

El paso de China a ser el mayor consumidor mundial de semiconductores, superando sus importaciones de petróleo en dólares estadounidenses, marca una transición estratégica hacia una economía impulsada por la innovación y subraya su ambición de asegurarse una posición de liderazgo en el panorama tecnológico mundial. Este cambio significativo tiene profundas implicaciones para el comercio internacional, la estabilidad geopolítica y la seguridad de las cadenas de suministro tecnológico.

Como nación más poblada del mundo y centro mundial de fabricación, China ha estado asociada durante mucho tiempo a la importación de grandes cantidades de petróleo para alimentar su rápido crecimiento industrial.

Sin embargo, un hecho sorprendente refleja el papel del país en la industria tecnológica mundial: en los últimos años, China ha importado más semiconductores que petróleo en dólares estadounidenses.

¿Por qué importa China tantos semiconductores?

Los semiconductores son componentes esenciales de los dispositivos electrónicos, que controlan la corriente eléctrica en todo tipo de aparatos, desde teléfonos inteligentes y ordenadores portátiles hasta equipos médicos avanzados y vehículos autónomos. A medida que el mundo se interconecta y depende cada vez más de las tecnologías avanzadas, la demanda de chips semiconductores sigue disparándose.

La enorme capacidad de fabricación de China y su floreciente industria de electrónica de consumo están impulsando el uso de semiconductores en toda una serie de aplicaciones. Durante décadas, el fuerte crecimiento económico del país se debió en gran medida a su orientación a la exportación, y el petróleo impulsó su producción industrial.

Sin embargo, ahora está tratando de hacer una transición hacia una economía más orientada a la innovación para apoyar su crecimiento interno y su competitividad mundial.

El gobierno y la industria privada han estado invirtiendo en el desarrollo de su industria nacional de semiconductores, y ahora es el mayor consumidor mundial de estos componentes críticos.

Los chips semiconductores abarcan toda una gama de componentes electrónicos, como microcontroladores/microprocesadores, memorias, controladores de pantalla y audio, transistores discretos y diodos, etc.

usos de los semiconducotres
Fuente: Trading Economics. Techopedia

 

China importó 3.560 millones de obleas de semiconductores, conocidos como circuitos integrados, entre enero y septiembre de 2023, por un valor total de 252.900 millones de dólares, según datos de aduanas. Además, importó equipos de fabricación de semiconductores por un valor total de 23.220 millones de dólares.

Mientras tanto, el valor de las importaciones de crudo de China en el mismo periodo ascendió a 247.230 millones de dólares. En 2022, el país importó semiconductores por valor de 415.580 millones de dólares, frente a los 365.510 millones de petróleo crudo.

Fuente: Trading Economics. Techopedia

 

Sin embargo, el volumen de las importaciones chinas de semiconductores cayó a 538.400 millones en 2022 desde los 635.500 millones de 2021, y ha descendido aún más hasta los 355.900 millones en los nueve primeros meses de 2023, según datos de aduanas. Este descenso se atribuye a que el gobierno estadounidense impuso restricciones a las exportaciones a China de semiconductores avanzados y los equipos utilizados para fabricarlos desde octubre de 2022.

Japón y los Países Bajos, donde se encuentran los mayores proveedores y exportadores de equipos de producción de semiconductores, se han unido a Estados Unidos en la limitación de las exportaciones a China.

Implicaciones geopolíticas y retos para la producción nacional

El cambio en la demanda china de más semiconductores tiene importantes implicaciones geopolíticas. Pone de relieve el afán del país por alcanzar la autosuficiencia en tecnologías críticas para reducir su dependencia de proveedores extranjeros. También está alimentando la competencia internacional y suscitando inquietudes sobre la seguridad y el control de las cadenas de suministro de tecnología a nivel mundial, dado el potencial de tensiones y perturbaciones comerciales.

EE.UU. afirma que China está utilizando semiconductores avanzados en sistemas militares y aprovechando la IA para el análisis y la vigilancia de inteligencia avanzada para «usos contrarios a los intereses de seguridad nacional y política exterior de EE.UU.».

Estados Unidos amplió el alcance de los controles el 17 de octubre de 2023 para cerrar las lagunas que permitían a las empresas eludir las restricciones.

Con las ambiciones de China de liderar tecnologías e industrias emergentes, como la supercomputación y la IA, para 2030, garantizar un suministro constante de semiconductores se ha convertido en una prioridad absoluta.

Los controles de exportación de Estados Unidos han tenido un impacto sustancial en la industria china de semiconductores. Aunque China es un gran consumidor de chips, sigue estando por detrás de otros países, como Estados Unidos, Taiwán, Corea del Sur y los Países Bajos, en lo que respecta al desarrollo de tecnologías avanzadas de semiconductores.

El proceso de fabricación de semiconductores es muy complejo y requiere mucha investigación, desarrollo e infraestructuras. A pesar de realizar grandes inversiones en su industria de semiconductores, China depende de las importaciones de los chips más avanzados.

La producción nacional de circuitos integrados del país se redujo un 11,6% en 2022, hasta 324.190 millones de unidades, y un 2,5% en el periodo de enero a septiembre de 2023, hasta 244.720 millones, debido a la combinación de una recesión cíclica de la industria y las restricciones a la importación de equipos de producción.

El Gobierno chino ha respondido a los controles de las exportaciones estadounidenses aumentando la inversión en el desarrollo de la producción nacional de semiconductores. La reciente presentación del último modelo de smartphone de la empresa de electrónica Huawei, diseñado y fabricado en China, indica que las empresas tecnológicas chinas han encontrado la forma de producir semiconductores avanzados utilizando las tecnologías más antiguas que aún tienen a su disposición.

Paul Triolo, responsable de política tecnológica de la consultora Albright Stonebridge Group, con sede en Washington, declaró al Washington Post:

“El mayor significado geopolítico ha sido demostrar que es posible diseñar completamente [sin] tecnología estadounidense y aun así fabricar un producto que puede no ser tan bueno como los modelos occidentales de vanguardia, pero que sigue siendo bastante capaz.”

Sin embargo, mientras tanto, muchas empresas tecnológicas chinas han desviado su atención de los chips avanzados hacia tecnologías más maduras que se siguen utilizando en diversos sectores.

Las energías limpias, los vehículos eléctricos, el Internet de las Cosas (IoT) industrial y los equipos de red 5G utilizan grandes volúmenes de semiconductores, y China está invirtiendo mucho en estas áreas.

Industria Uso de Semiconductores
Electrónica de consumo Smartphones: Procesadores, memoria y sensores
Televisores: Controladores de pantalla y procesamiento de video
Wearables: Chips de control y sensores
Automotriz Vehículos Eléctricos: Gestión y control de baterías
Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor (ADAS): Sensores
Sistemas de Infoentretenimiento: Audio, navegación y pantallas
Telecomunicaciones Redes 5G: Equipos de estaciones base y tarjetas de red
Dispositivos móviles: Módems y componentes de radiofrecuencia
Automatización industrial Robótica: Control de movimiento e integración de sensores
Automatización de fábricas: Controladores Lógicos Programables
Cuidado de la salud Imágenes médicas: Procesadores de imágenes y sensores
Equipos de diagnóstico: Procesamiento de datos y control
Aeroespacial y defensa Sistemas de radar: Procesamiento de señales y análisis de datos
Equipos de comunicación: Sistemas de comunicación segura
IoT (Internet de las Cosas) Dispositivos de smart homes: Chips de conectividad y control
Ciudades inteligentes: Redes de sensores para recolección de datos
Energía renovable Paneles solares e inversores: Conversión de energía y control
Turbinas eólicas: Generación de energía y monitoreo
Computación de alto rendimiento Supercomputadoras: Procesadores para investigación científica e inteligencia artificial

El proveedor holandés de equipos para semiconductores ASML, único fabricante mundial de las máquinas de producción más avanzadas, espera que la demanda china de chips maduros y “mediocríticos” siga aumentando en los próximos años.

Peter Wennink, Consejero Delegado de ASML, declaró en el webcast trimestral de la empresa:

China representa con mucho más del 50% de todas las inversiones mundiales en energías renovables… Cuando observamos los planes de expansión de nuestros clientes chinos, [están] poniendo su capacidad al servicio de estas áreas. Y si nos fijamos en el consumo total de semiconductores de la industria manufacturera china, ahora China importa más semiconductores que petróleo.

“Además de eso, se verá un aumento significativo de estas transiciones. Eso significa que si China quiere llegar a un cierto nivel de autosuficiencia… en realidad invierte en este tipo de tecnología de semiconductores porque es para uso interno”.

El proveedor estadounidense de equipos semiconductores Lam Research ve tendencias similares. El presidente y consejero delegado de la empresa, Tim Archer, dijo en su llamada de resultados trimestrales:

“Creemos que existe una demanda rodante en los nodos maduros que impulsará la inversión en China de forma bastante sostenible durante los próximos años”.

Conclusión

La transformación de China en un gigante ávido de semiconductores significa su ambición de liderar la carrera tecnológica mundial. Sin embargo, también pone de relieve los retos y vulnerabilidades asociados a un rápido cambio en la dinámica del comercio mundial.

El mundo observa ahora con atención cómo China sigue invirtiendo en investigación y desarrollo (I+D) de semiconductores, fabricación y cadenas de suministro seguras, al tiempo que navega entre complejas presiones geopolíticas.

La industria mundial de semiconductores sigue siendo un sector dinámico y crítico, con implicaciones que van mucho más allá de los límites de la tecnología, ya que los países intentan equilibrar el crecimiento económico, la seguridad nacional y la competitividad global en una serie de industrias.

Temas relacionados

Artículos relacionados

Nicole Willingde
Editora

Nicole Willing cuenta con dos décadas de experiencia en la redacción y edición de contenidos sobre tecnología y finanzas. Es experta en los mercados de materias primas, acciones y criptomonedas, así como en las últimas tendencias del sector tecnológico, desde los semiconductores hasta los vehículos eléctricos. Su experiencia informativa sobre la evolución de los equipos y servicios de redes de telecomunicaciones y la producción de metales industriales le da una perspectiva única sobre la convergencia de las tecnologías del Internet de las Cosas y la fabricación.