Cómo rediseñar tu sitio web en 2024

Fiabilidad

Dar un cambio de imagen a tu sitio web puede ayudarte a aumentar el tráfico, atraer mejor a tus visitantes y convertir a más de ellos en clientes. Es una de las formas más eficaces de cambiar las cosas si has visto que tu tráfico se ha agotado o has experimentado una ralentización de las ventas online. También es una buena práctica rediseñar tu sitio web cada pocos años para asegurarte de que tiene un aspecto moderno a medida que evolucionan las tendencias de diseño.

Sin embargo, un rediseño es una empresa importante, aunque utilices uno de los mejores constructores de sitios web para facilitar el proceso de edición. Una renovación del sitio web mal ejecutada puede hacerte perder tiempo y dinero o incluso dejarte con menos tráfico del que tenías antes.

En esta guía, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre el rediseño de un sitio web para que puedas asegurarte de que el proceso se desarrolle sin problemas.

¿Tienes poco tiempo? Estos son los 12 puntos clave

  1. Analiza el rendimiento actual de tu sitio web
  2. Establece objetivos para tu rediseño
  3. Investiga a tu público
  4. Echa un vistazo a la competencia
  5. Perfecciona tu marca
  6. Planifica el mapa de tu nuevo sitio
  7. Reúne tu contenido
  8. Da vida a tu rediseño
  9. Optimiza para SEO
  10. Pide opiniones
  11. Lanza tu sitio web rediseñado
  12. Supervisa el rendimiento y haz ajustes

Cómo rediseñar tu sitio web en 2024

1. Analiza el rendimiento actual de tu sitio

Antes de comenzar el rediseño de tu sitio, es importante examinar de cerca sus métricas de rendimiento. Estos datos te ayudarán a calibrar su popularidad y a decidir si es necesario un rediseño. Si tu sitio está creciendo en tráfico y tiene una fuerte tasa de conversión, hacer cambios importantes en él podría perjudicar más que ayudar.

Las métricas de tu sitio también te ayudarán a desarrollar un plan de proyecto de rediseño del sitio web, que trataremos en el siguiente paso. Además, deberías guardar tus datos de rendimiento actuales como referencia.

Después del rediseño, puedes comparar el tráfico, las conversiones y otras métricas con los datos anteriores al rediseño para evaluar si la reforma ha sido un éxito.

Las métricas básicas de rendimiento que debes tener en cuenta son:

  • Número de visitas
  • Número de visitantes únicos
  • Tasa de rebote
  • Tiempo medio que pasan los visitantes en tu sitio
  • Tasa de conversión
  • Envíos de formularios
  • Velocidad de carga de la página

La mayoría de los mejores creadores de sitios web para pequeñas empresas realizan un seguimiento automático de estas métricas. Si actualmente no tienes acceso a estos datos, puedes empezar a hacer un seguimiento gratuito del rendimiento de tu sitio con Google Analytics. Asegúrate de tener al menos unos meses de datos de rendimiento antes de decidirte por un rediseño.

También es una buena idea indagar en los datos de cada página individual de tu sitio. Esta información te resultará útil a la hora de decidir qué páginas conservar y cuáles eliminar o renovar. Los datos que debes mirar incluyen

  • Total de visitas a cada página
  • Tiempo medio de permanencia en cada página
  • Cómo llegan los visitantes a cada página
  • Conversiones en cada página

Por último, profundiza en el análisis del tráfico para ver de dónde procede tu tráfico. Esto te ayudará a determinar si tu sitio está bien clasificado para las palabras clave objetivo, si estás llegando a tu público objetivo y si hay alguna fuente de tráfico inesperada en la que puedas apoyarte para tu rediseño. Las métricas a evaluar incluyen

  • Qué palabras clave conducen a los visitantes a tu sitio
  • La clasificación de tu sitio para las palabras clave objetivo
  • En qué parte del mundo se encuentran tus visitantes
  • La edad y el sexo de tus visitantes
  • De dónde proceden los visitantes (por ejemplo, tráfico de búsqueda o redes sociales)

2. Establece objetivos para tu rediseño

Basándote en lo que aprendas de las analíticas de rendimiento de tu sitio, puedes trazar una estrategia de rediseño del sitio web y decidir qué quieres conseguir con un nuevo sitio.

Un rediseño siempre debe tener un objetivo cuantificable. De lo contrario, estarás gastando tiempo y dinero sin un propósito claro y sin forma de saber si tu esfuerzo ha tenido éxito.

Puedes empezar estableciendo objetivos generales, como

  • Aumentar el tráfico general de tu sitio web
  • Aumentar el tráfico a páginas específicas
  • Reducir la tasa de rebote
  • Aumentar la tasa de conversión
  • Conseguir más suscripciones a boletines o clientes potenciales
  • Mejorar la velocidad de carga de tu sitio web
  • Mejorar la posición en los resultados de búsqueda

Para cada objetivo general que establezcas, debes desglosarlo en objetivos específicos. Por ejemplo, especifica las palabras clave por las que quieres competir si quieres mejorar tu posición en los resultados de búsqueda.

Si tu objetivo es aumentar el tráfico, piensa de dónde quieres que proceda ese tráfico tanto en términos de fuentes de referencia (por ejemplo, motores de búsqueda frente a redes sociales) como de grupos demográficos (por ejemplo, país, edad y sexo).

Puedes establecer varios objetivos para tu rediseño, pero asegúrate de tener en cuenta cómo pueden solaparse o competir entre sí. Por ejemplo, reducir tu tasa de rebote podría ayudarte a generar más clientes potenciales. Por otro lado, aumentar el tráfico a tu sitio mejorando tu SEO podría dar lugar a una tasa de conversión más baja si el tráfico añadido que obtienes no es de alta calidad.

3. Investiga a tu público

Comprender la audiencia de tu sitio web es crucial para alcanzar tus objetivos de rediseño. Si tu sitio web ofrece lo que quiere tu público objetivo, será un éxito. Si no lo hace, ya sea por un problema de diseño o porque has malinterpretado a tu público, te resultará difícil captar y atraer visitantes.

Puedes investigar a tu público analizando los datos demográficos incluidos en las analíticas de tráfico de tu sitio. Esto te da información sobre los tipos de visitantes que llegan a tu sitio y se quedan, frente a los que llegan y luego rebotan. Si tienes una tienda online, también puedes consultar los datos demográficos sobre tus clientes de distintos productos o servicios.

Además, una forma estupenda de conocer mejor a tu público es recabar opiniones de tus visitantes y clientes. Por ejemplo, si tienes una lista de correo electrónico, puedes enviar a los clientes una encuesta sobre la experiencia de usuario de tu sitio o el proceso de compra.

Otro enfoque útil es crear personas de audiencia. Se trata de perfiles inventados de individuos que son representativos de los que quieres atraer a tu sitio.

Por ejemplo, si eres fotógrafo y estás rediseñando el sitio web de tu portafolio, puedes crear personas para cada tipo de cliente que podría estar interesado en contratarte. Una persona podría ser el propietario de una empresa que necesita fotografías de productos, y otra podría ser una madre interesada en una sesión de retratos familiares.

Ten en cuenta a estas personas durante el rediseño. Tu nuevo sitio debe ser fácil de encontrar para las personas que coincidan con estos perfiles, y tu contenido debe dirigirse directamente a sus necesidades una vez que lleguen a tu sitio.

Aunque hayas realizado un estudio de mercado antes de lanzar tu sitio inicial, es importante que repitas estos pasos. La demografía y las preferencias individuales pueden cambiar con el tiempo, por lo que tu público objetivo puede haber cambiado ligeramente.

4. Echa un vistazo a la competencia

También debes conocer a tu competencia; en concreto, las tácticas utilizadas para atraer visitantes y fomentar las conversiones. El objetivo no es copiar los sitios web de tus competidores, sino aprender de ellos y tomar prestados elementos que funcionen especialmente bien.

He aquí algunos puntos que debes tener en cuenta al explorar los sitios de tus competidores:

  • ¿Qué páginas incluyen?
  • ¿Cómo están dispuestos sus menús de navegación?
  • ¿Qué técnicas de marketing utilizan?
  • ¿Cómo atraen a la audiencia que comparten?
  • ¿Qué aspectos de la experiencia del usuario pueden mejorar?

También es una buena idea mirar más allá de tu sector en otros sitios web para inspirarte en el diseño. Observa cómo diseñan sus páginas de inicio, organizan sus menús y se dirigen a los visitantes con llamadas a la acción, ventanas emergentes y otros elementos de marketing.

5. Perfecciona tu marca

Tu sitio web rediseñado debe ser una extensión de la marca de tu negocio. En cuanto los visitantes lleguen a tu página de inicio, deben saber quién eres y qué ofreces. Tu marca y tu sitio web también deben ser lo suficientemente impactantes como para que los visitantes recuerden lo que han visto incluso después de marcharse.

Si ya tienes un logotipo de marca, una combinación de colores y un eslogan, ahora es un buen momento para reevaluarlos y asegurarte de que siguen siendo adecuados para tu negocio. Rediseñar tu sitio web no tiene por qué significar revisar tu marca, pero es una buena oportunidad para hacerlo. Si quieres rediseñar tu logotipo, tanto Wix como Shopify ofrecen generadores de logotipos gratuitos.

Una vez que tengas estos elementos en su sitio, refina tu mensaje a los visitantes. Una buena forma de enfocar esto es enumerar las características definitorias o únicas de tu negocio y describir las sensaciones que quieres que tengan los visitantes cuando estén en tu sitio.

A partir de este ejercicio, puedes elaborar un eslogan para tu sitio e identificar las ofertas más importantes que quieres que los visitantes conozcan de inmediato. También puedes decidir el tono de tu contenido, que debes mantener coherente en todo el sitio.

Puede ser útil empezar a esbozar tu nueva página de inicio en este momento. Tu eslogan debe estar en primer plano, y los visitantes que se desplacen hacia abajo deben encontrar rápidamente más información sobre las características que más les interesan.

6. Planifica tu nuevo mapa web

Ahora es el momento de decidir qué páginas debe incluir tu sitio web rediseñado y cómo deben organizarse. La mejor forma de hacerlo es creando un mapa del sitio, que es una lista jerárquica de las páginas de tu sitio.

Es crucial que el contenido de tu sitio esté bien organizado. De lo contrario, los visitantes podrían sentirse perdidos y frustrados. Cuando eso ocurre, no es probable que se queden.

Una buena forma de planificar el mapa del sitio es empezar con una lista de las páginas actuales. Rodea las que quieras conservar y tacha las que no. Luego piensa qué páginas deben combinarse o dividirse y qué páginas nuevas quieres añadir como parte de tu rediseño.

Cuando tengas una lista de todas las páginas, puedes agruparlas y esbozar un menú para tu sitio actualizado. Si tienes muchas páginas, considera la posibilidad de utilizar un menú desplegable, para que los visitantes no se sientan abrumados de opciones. Todos los mejores creadores de sitios web baratos admiten menús desplegables, por lo que este truco organizativo es muy fácil de poner en práctica.

7. Reúne tu contenido

Evalúa todos los contenidos que hay actualmente en tu sitio web y decide cómo incorporarlos a tu sitio rediseñado. Algunos activos pueden trasladarse sin cambios, otros pueden tener que actualizarse y otros se descartarán en la renovación.

La mejor forma de empezar este proceso es haciendo balance de todo lo que tienes y de cómo está funcionando. Deberías considerar especialmente piezas de contenido como las entradas de blog y las páginas de características, que vienen con métricas cuantificables que te permiten ver si gustan o no a los visitantes. El contenido de alto rendimiento puede transferirse al nuevo sitio sin grandes cambios. También puede servirte de guía sobre lo que funciona bien mientras actualizas el contenido de peor rendimiento.

Al reescribir el contenido, ten presente a tu público objetivo y la voz de la marca. Por ejemplo, no hables de lo estupendo que es un producto o servicio. En su lugar, explica cómo puede ayudar a los usuarios a resolver el problema que les llevó a tu sitio en primer lugar. Si no eres un profesional de la redacción, las herramientas de IA más conocidas pueden ayudarte a crear un texto ágil y directo.

Si necesitas actualizar las imágenes de tu sitio, puedes utilizar herramientas de diseño gráfico o un generador de imágenes de IA como MidJourney. También es un buen momento para asegurarte de que todas las imágenes de tus productos están actualizadas.

8. Da vida a tu rediseño

Ahora ya estás preparado para crear tu sitio web rediseñado. El proceso de rediseñar un sitio web es muy similar al de crear un sitio web desde cero. En primer lugar, tendrás que decidir si quieres encargarte del rediseño por tu cuenta o contratar a un diseñador web profesional.

Elegir entre un rediseño DIY y la subcontratación se reduce a unos cuantos factores diferentes:

  • El coste: Rediseñar tu propio sitio web es gratis. Sin embargo, dependiendo del tamaño y la complejidad de tu sitio, contratar a un diseñador web profesional o a una agencia de diseño de sitios web puede costar miles de dólares o más.
  • Control: Si rediseñas tu propio sitio web, tienes el control sobre el proceso. Estás a cargo del calendario, las decisiones de diseño y mucho más. Si subcontratas el rediseño, renuncias a parte del control, pero también ahorras mucho tiempo y pones algunas decisiones en manos de un experto en diseño web.
  • Complejidad: Si tienes un sitio web relativamente sencillo, gestionar tu propio rediseño puede ser sencillo. Sin embargo, si tienes un sitio complejo con muchas integraciones y funciones personalizadas, es posible que tu sitio requiera un código personalizado del que se encargue mejor un desarrollador profesional.

Si optas por el bricolaje, tendrás que decidir si utilizas el mismo software que utiliza tu sitio web actual o si aprovechas la oportunidad para cambiar a otra plataforma.

Al tomar esta decisión, es importante pensar si tu software actual ofrece las opciones de personalización que necesitas para tu rediseño y si puede ampliarse a medida que crece tu negocio. Por ejemplo, si estás pasando por el proceso de rediseño para prepararte para vender online, éste podría ser un buen momento para cambiar a uno de los mejores creadores de sitios web de comercio electrónico.

Lo ideal es que empieces a rediseñar tu sitio web en un entorno de prueba, en lugar de hacerlo en la versión real. Esto te permite crear tu nuevo sitio web sin realizar cambios potencialmente perjudiciales en la versión que ven actualmente los visitantes. Muchos constructores de sitios web gratuitos no ofrecen entornos de ensayo, pero puedes desarrollar un segundo sitio web y luego cambiar tu dominio a él cuando esté listo para entrar en funcionamiento.

9. Optimiza para SEO

Presta atención al SEO en tu sitio recién rediseñado para asegurarte de que cosechas los beneficios de añadir palabras clave y optimizar tu contenido. Si no, corres el riesgo de perder tu posición en los resultados de los motores de búsqueda tras su lanzamiento.

Aquí tienes algunos elementos a tener en cuenta para asegurarte de que tu sitio está optimizado para SEO.

Palabras clave

Tu nuevo contenido debe contener las palabras clave objetivo de tu sector. Utiliza una herramienta de investigación de palabras clave como Google Keyword Planner o Ahrefs para asegurarte de que tu nuevo sitio acierta las mismas palabras clave que tu sitio actual. Estas herramientas también pueden ayudarte a identificar palabras clave relacionadas que puedas estar pasando por alto.

Texto alternativo

Añade texto alternativo a todas las imágenes de tu sitio web. Este texto debe describir lo que muestra la imagen. Aunque lo que escribas aquí no será visible para los visitantes, los motores de búsqueda lo indexan y los lectores de páginas lo utilizan para la accesibilidad.

Meta títulos y descripciones

Cada página de tu sitio debe incluir un meta título y una meta descripción. Los motores de búsqueda indexan esta información, que se muestra en los resultados de las búsquedas. Recuerda incluir la palabra clave principal de cada página en la meta información.

Redirecciones 301

Si has movido páginas en tu nuevo sitio en comparación con el antiguo, es necesario comprobar que tus antiguas URL siguen funcionando. La mejor forma de hacerlo es utilizar redireccionamientos 301. Estas redireccionan la antigua URL de una página a su nueva dirección en tu sitio web. Y lo que es más importante, cuando utilizas una redirección 301, no pierdes la clasificación en los motores de búsqueda que tu antigua página había conseguido.

Si utilizas un creador de sitios web, crear redirecciones 301 es fácil. La mayoría de los creadores de sitios web tienen un panel de "redirecciones" en el menú de configuración del sitio. Elige una redirección 301 como el tipo que quieres crear, e introduce las direcciones antigua y nueva de cada página.

Si estás creando un sitio web con WordPress u otro método DIY, tendrás que crear un mapa de redirecciones 301 utilizando una hoja de cálculo y luego subirla a tu sitio.

10. Pide opiniones

Antes de publicar tu sitio, compártelo con colegas, amigos y familiares. Pídeles que lo prueben a fondo y que te ofrezcan comentarios detallados sobre los aspectos que les gustan y los que no. Es especialmente importante asegurarte de que tus probadores no tengan problemas para navegar por el sitio y estén satisfechos con la experiencia general del usuario.

También debes pedir a los probadores que exploren el sitio en sus dispositivos móviles. Esto ayuda a garantizar que la experiencia móvil sea tan fluida como la de escritorio.

11. Lanza tu sitio web rediseñado

Ya estás listo para lanzarlo. Si utilizas un entorno de prueba, puedes lanzar el sitio rediseñado. Si creas un segundo sitio web, tendrás que transferir tu dominio al nuevo sitio y desconectar el antiguo. Es una buena idea hacer esto por la noche o en otro momento en que el tráfico a tu sitio web sea normalmente bajo, ya que tu sitio puede no estar disponible durante unos minutos.

Aunque no es obligatorio, es una buena idea promocionar tu rediseño con una publicación en las redes sociales o un boletín por correo electrónico dirigido a tus clientes. Anímales a echar un vistazo al nuevo sitio y a dar su opinión.

12. Controla el rendimiento y haz ajustes

Una vez que tu sitio esté en funcionamiento, es hora de volver a tu panel de análisis. Puedes utilizar tus datos de tráfico para asegurarte de que tu rediseño ha alcanzado los objetivos que te habías propuesto. Por ejemplo, si tu objetivo era aumentar la tasa de conversión, puedes comparar las métricas de tu sitio rediseñado con las de tu antiguo sitio web.

Sin embargo, si tu rediseño no cumple las expectativas, es importante pensar críticamente por qué. Puedes comparar los datos de tu sitio rediseñado con los datos anteriores para detectar posibles problemas.

Las métricas a tener en cuenta incluyen:

  • Cómo se clasifica tu sitio rediseñado para las palabras clave importantes
  • Si las fuentes de tráfico de tu sitio han cambiado significativamente
  • Si tienes una tasa de rebote inusualmente alta en alguna página
  • Cómo navegan los visitantes por las páginas de tu sitio web

También puedes analizar los datos para detectar oportunidades de mejora, como añadir palabras clave adicionales a determinadas páginas o mejorar las páginas con una tasa de rebote elevada.

También es útil comprobar la velocidad de carga de tu sitio con una herramienta gratuita como PageSpeed Insights para asegurarte de que no se ha ralentizado significativamente debido a tu rediseño. Si los tiempos de carga son lentos, puedes intentar reducir el tamaño de las imágenes o utilizar una red de distribución de contenidos (CDN).

Conclusión

Rediseñar tu sitio web es una empresa importante, pero puede reportar beneficios al atraer más tráfico a tu sitio y animar a más visitantes a convertirse en clientes.

Empieza por analizar los datos de rendimiento de tu sitio y decidir qué quieres conseguir con tu rediseño. Después, investiga a tu público y a la competencia y afina tu marca. Una vez que sepas qué aspecto quieres que tenga tu sitio, puedes planificar el mapa del sitio, reunir el contenido y empezar a construir tu nuevo sitio web.

Optimiza tu contenido para SEO y pide opiniones antes de lanzarlo. Una vez que tu sitio rediseñado esté en funcionamiento, sigue supervisando su rendimiento para asegurarte de que se cumplen tus objetivos.

¿Listo para rediseñar tu sitio web? Empieza hoy mismo con uno de los mejores creadores de sitios web para pequeñas empresas o los mejores creadores de sitios web personales.

Preguntas frecuentes

[P1]¿Con qué frecuencia debo rediseñar mi sitio web?[/P1]

¿Cuánto cuesta rediseñar un sitio web?

[ Q3]¿Cómo evito perder SEO durante el rediseño de un sitio web?[/Q3]

¿Cuándo debería rediseñar mi sitio web?

Mensholong Lepcha
Crypto & Blockchain Writer
Mensholong Lepcha
Experto en Crypto y Blockchain

Mensholong Lepcha es un periodista financiero especializado en criptomonedas y mercados de valores globales. Ha trabajado para firmas de renombre como Reuters y Capital.com. Fascinado por la tecnología blockchain, los NFT y la escuela de inversión contrarian, Mensholong tiene experiencia en analizar la tokenomics, movimiento de precios y detalles técnicos de Bitcoin, Ethereum y otras redes blockchain. También ha escrito artículos sobre una amplia gama de temas financieros, que incluyen materias primas, forex, políticas monetarias de bancos centrales y otras noticias económicas.