Cómo prepararse para una recesión: Guía para sobrevivir a la recesión económica

Fiabilidad

Al leer las noticias económicas de estos días, es difícil no sentirse ansioso. Cada vez más empresas despiden a gente, los precios de los productos de primera necesidad suben y los bancos quiebran.

En la vida real, observas a más amigos de tu círculo luchando por encontrar nuevos empleos o intentando mantener a flote sus negocios. Las hileras de escaparates vacíos son cada vez más visibles en los grandes centros comerciales.

Desde el año pasado, la inminente recesión ha sido un tema importante, ya que la actividad económica se ha ralentizado como consecuencia de las subidas de los tipos de interés de los bancos centrales para luchar contra la inflación. Aunque las recesiones forman parte del ciclo normal porque una economía no puede estar siempre en la senda del crecimiento, aprender a prepararse para una recesión puede ayudar a capear cualquier recesión económica.

En este artículo, conocerás las estrategias óptimas para sobrevivir a una recesión económica, destacando los errores clave que hay que evitar para tener un plan financiero resistente y a prueba de recesiones.

Datos interesantes sobre las recesiones

Aunque las recesiones económicas son sin duda aterradoras, conocer algunos hechos clave puede ayudarnos a aprender a prepararnos para una recesión.

  • Las recesiones son acontecimientos económicos relativamente infrecuentes. Entre 1960 y 2007, el Fondo Monetario Internacional (FMI) registró 122 recesiones en 21 economías avanzadas.
  • Aunque las economías suelen recuperarse de las recesiones, no siempre vuelven a sus niveles de crecimiento anteriores a la recesión.
  • La duración de las recesiones varía, desde tan sólo dos meses hasta 18 meses.
  • La recesión estadounidense de 2007-2009 ostenta el récord de la más larga de la historia reciente, mientras que la recesión de 2020, desencadenada por la pandemia de COVID-19, fue la más breve, con una duración de sólo dos meses.
  • Desde la Segunda Guerra Mundial, ha habido cinco recesiones mundiales: en 1975, 1982, 1991, 2009 y 2020.
  • La recesión de 2020 fue especialmente grave, por ser la más extendida e interconectada desde la crisis financiera de 2008-2009.

Cómo prepararse para una recesión: Los mejores consejos para proteger tus finanzas

Los economistas han pronosticado que se acerca una recesión, pero es difícil predecir cuándo se producirá y cuál será su gravedad. Esto subraya la importancia de la preparación ante una recesión para mantener la estabilidad financiera y dar cierta tranquilidad en tiempos difíciles.

Hany Gungoro, fundador de Beyond Numbers, empresa de consultoría financiera en paxcis.com, cree que practicar la disciplina financiera de ahorrar, invertir, gestionar el gasto y la deuda debe ser la base para prepararse para cualquier recesión financiera.

El consultor financiero y profesional de Yakarta declaró a Techopedia:

“La economía puede estar en recesión, pero a ti te va bien financieramente. En el otro extremo, la economía puede ir bien, pero tus finanzas están de capa caída. Sin embargo, si has desarrollado el hábito de gestionar tu presupuesto, da igual que sea un buen o mal momento”.

Los expertos en gestión de patrimonios han compartido varias estrategias para sobrevivir a una recesión. Veamos la mejor forma de sobrevivir a una recesión

Mejorando la seguridad del empleo y los ingresos

Durante una recesión, el mayor temor de la mayoría de la gente es perder ingresos, que pueden provenir de la pérdida del empleo o, en el caso de los empresarios, de la pérdida del negocio. Aunque los despidos o las ejecuciones hipotecarias suelen estar fuera de nuestro control, hay formas de minimizar la posibilidad de perder ingresos.

Sulad Sri Hardanto, experto en gestión de patrimonios y fundador del Instituto de Asesoramiento Financiero Familiar de Yakarta, afirma:

“Si eres empleado, asegúrate de cumplir el Indicador Clave de Rendimiento (KPI) y evita los conflictos en la oficina, porque necesitas proteger tu fuente de ingresos”.

Para los empresarios, encontrar métodos innovadores para impulsar las ventas de la empresa y gestionar el gasto de capital, como el uso de las redes sociales o el comercio electrónico, podría ayudarles a capear una recesión, dijo Sulad.

Aprender nuevas habilidades también podría ayudar a las personas a mejorar su empleabilidad y pasar a empleos mejor pagados, al tiempo que aportan valor añadido a las empresas.

Gungoro añadió a esta narrativa: “Las recesiones serán duras para los individuos que no tengan valor añadido, por ejemplo, un jefe de almacén. Si no quieres hacer un esfuerzo adicional, ya sea en tu carrera o en tu negocio, te arruinarás”.

Crear un fondo de emergencia

Cada recesión es diferente de las demás. Algunas pueden durar más de un año, mientras que otras sólo duran unos meses. En consecuencia, es importante aumentar el colchón para emergencias, porque nunca sabes durante cuánto tiempo tendrás días de lluvia.

Los ahorros acumulados durante la pandemia de COVID-19 ayudaron a los hogares estadounidenses a superar las recesiones económicas posteriores a la pandemia.

United States Personal Savings Rate
Captura de Trading Economics. Techopedia

La regla general es que un fondo de emergencia debe cubrir de tres a seis meses de gastos esenciales, dependiendo de la situación individual.

Sulad explicó:

“Depende de si eres soltero o tienes hijos y de si eres propietario o alquilas tu casa. Si estás casado y tienes hijos o alquilas tu casa, tus fondos de emergencia deberían durar más tiempo”.

Sin embargo, ahorrar incluso lo mínimo para cubrir tres meses de gastos esenciales puede ser todo un reto. Además, lo más habitual es que la gente ahorre lo que le sobre de sus ingresos, en lugar de fijarse una cantidad objetivo para su fondo de emergencia.

Hany Gungoro, de Beyond Numbers, sugiere invertir el orden de asignación de los ingresos dando prioridad al ahorro, seguido de la inversión y, a continuación, la cobertura de las necesidades básicas. La secuencia también puede empezar por ahorrar, luego satisfacer las necesidades básicas o esenciales y después invertir. En cualquier caso, el ahorro debe encabezar la lista.

Disponer de más dinero en efectivo es la mejor manera de sobrevivir a una recesión, afirma Sulad, del Instituto FFA.

“Siempre que ganes un poco de dinero extra, es mejor añadirlo a tus ahorros que invertirlo”.

Poner los fondos de emergencia en cestas diferentes

Guarda tus fondos de emergencia en activos que sean fáciles de liquidar y que, al mismo tiempo, ofrezcan un tipo de interés mejor que las cuentas de ahorro tradicionales.

Sulad aconseja invertir en depósitos a plazo fijo o en oro, que pueden proporcionar una cobertura contra la recesión.

Gestiona tus gastos con prudencia

Es muy recomendable organizar tus prioridades de gasto en cualquier momento, haya recesión o no. Sí, se trata de seguir la regla de saber cuándo gastar el dinero en lo que necesitas o quieres.

Observa tus gastos mensuales y marca qué bienes y servicios debes tener absolutamente y cuáles puedes omitir.

Gungoro sugiere crear un plan o presupuesto que te ayude a controlar tus gastos:

“Puedes utilizar hojas de Excel, PowerPoint o simplemente notas presupuestarias a la antigua usanza: cualquier cosa que te sirva para controlar tu presupuesto”.

Gestiona tus deudas

La gente puede tener dificultades para pagar sus deudas durante una recesión, ya sea porque pierden el trabajo o por los elevados tipos de interés como consecuencia del endurecimiento monetario del banco central. Cuando la economía o la situación financiera personal son buenas, siempre es buena idea reducir gradualmente las deudas para prepararse para una recesión.

Sulad, del Instituto del Asesor Financiero Familiar (FFA), recomienda revisar todas las deudas y clasificarlas en función de sus tipos de interés y plazos.

“Clasifica tus deudas en las que tengan los tipos de interés más bajos y más altos. También deberías considerar qué deudas tienen el plazo más largo o más corto. Una vez que lo tengas claro, podrás ver cuáles debes pagar primero”.

Si no puedes pagar tus deudas debido a la recesión, puedes hablar con tu banco sobre refinanciación. Cuando fracase la conversación con el banco, lo mejor es ponerse en contacto con una autoridad de servicios financieros y pedirle que actúe como mediador con el banco.

En el peor de los casos, si aún tienes activos, Gungoro de Beyond Number recomienda venderlos para pagar tus deudas.

Gestiona tus inversiones

Haz balance de tus inversiones para ver si tienes activos que puedas retirar rápidamente durante una recesión.

“A veces, abrimos una cuenta de ahorro, contratamos un seguro vinculado a una unidad o un fondo de inversión, y luego nos olvidamos completamente de ellos. Podemos crear una lista de activos que estén listos para vender en caso de recesión”, dice Sulad.

Gungoro tiene un consejo sobre cómo minimizar las pérdidas en las inversiones durante una recesión: invertir en activos que conozcamos mejor.

“Antes de decidirnos a invertir en un activo, ya sean acciones, divisas o cualquier otra cosa, deberíamos preguntarnos: ¿tenemos los conocimientos necesarios? Infórmate sobre los activos en los que quieres invertir si aún no los conoces. Las personas que conocen bien su inversión la gestionan bien en cualquier momento, bueno o malo”.

Los riesgos y el rendimiento de la inversión también son factores importantes a tener en cuenta. ¿Cuánto riesgo de pérdida estamos dispuestos a asumir en comparación con el rendimiento de la inversión?

Errores a evitar durante una recesión

En tiempos difíciles, a menudo dejamos que la emoción nos domine, llevándonos a tomar decisiones contraproducentes. Podemos evitarlo aprendiendo qué errores hay que evitar durante una recesión.

Pedir nuevos préstamos

Conseguir nuevos préstamos puede ayudar a tapar cualquier déficit durante un breve periodo de tiempo, pero la acumulación de costes por intereses se convertirá en una carga, ya que las deudas se comerán nuestros activos. Lo último que queremos es tener más deudas que ingresos en tiempos de incertidumbre.

“Si tienes que obtener nuevos préstamos, asegúrate de que has pagado tus facturas actuales”, dice Sulad.

No ceñirte a tu plan de inversión

Los mercados de valores tienden a bajar durante una recesión. La mayoría de las veces, ver una caída en nuestras inversiones bursátiles nos hace entrar en pánico.

Sin embargo, si posees acciones con fundamentos sólidos, mantente en ellas en lugar de venderlas rápidamente para evitar sufrir pérdidas adicionales.

Los mercados suben y bajan constantemente, por lo que te conviene aferrarte a tus inversiones cuando los mercados vuelvan a subir.

No ser precavido

Piénsatelo bien antes de iniciar un nuevo negocio o cambiar de trabajo durante una recesión. Para los empresarios, generar variaciones frescas y únicas de los productos existentes es más aconsejable que iniciar un negocio completamente nuevo.

“Tanto si es un buen como un mal momento para cambiar de trabajo o montar un negocio, tienes que tener las razones adecuadas. No renuncies por la razón equivocada; en lugar de eso, empieza una nueva aventura por la razón correcta”, dijo Gungoro.

Más información sobre las recesiones

¿Qué es una recesión?

En general, se entiende por recesión un descenso amplio y prolongado de la actividad económica en una región o país. Sin embargo, la mayoría de los economistas coinciden en que un país o región está en recesión cuando su producto interior bruto (PIB) real cae durante dos trimestres consecutivos. El Fondo Monetario Internacional (FMI) añade que una recesión suele definirse como una caída del PIB del 2%.

La Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER), organización privada no partidista que hace un seguimiento de las recesiones en EEUU, define una recesión como “un descenso significativo de la actividad económica que se extiende por toda la economía y dura más de unos meses. Afecta a los ingresos personales, el empleo, la producción industrial, las ventas al por menor y los gastos de consumo”.

Muchos factores, incluidos los externos, pueden causar recesiones. La pandemia de COVID-19 en 2020, cuando los cierres prácticamente paralizaron la actividad económica mundial, es un ejemplo de ello

Una caída en un determinado sector de la economía también puede provocar una recesión. Por ejemplo, la Gran Recesión de la economía mundial de 2007 a 2009 fue impulsada por el colapso del mercado inmobiliario en EEUU.

El endurecimiento monetario para combatir la inflación galopante puede desencadenar una recesión cuando las empresas y los particulares reducen su actividad empresarial debido a los costes inflados de los préstamos. Esto es lo que está ocurriendo actualmente.

¿Qué ocurre durante una recesión?

Durante una recesión, las empresas tienden a reducir la producción o a ralentizar sus actividades debido a la débil demanda de los consumidores y a reducir costes si el aumento de los precios de las materias primas contribuye a la recesión. La reducción de la producción industrial puede restringir las exportaciones, lo que tendrá un impacto negativo en el conjunto de la economía debido a la pérdida de ingresos potenciales en divisas.

El desempleo podría aumentar porque las empresas podrían despedir a trabajadores o incluso cerrar sus negocios. La pérdida de puestos de trabajo debilita posteriormente el gasto de los consumidores porque la gente recortará el gasto en bienes y servicios no esenciales.

Los mercados pueden desplomarse a medida que los inversores temerosos de las posibles pérdidas en sus carteras empiecen a vender sus activos.

¿Vamos a entrar en recesión ahora mismo?

Durante el último año, los economistas han lanzado proyecciones sobre la probabilidad de una recesión. Sin embargo, las previsiones recientes muestran que es probable que la economía mundial evite la recesión, aunque el crecimiento puede ralentizarse aún más debido al entorno de tipos de interés altos y al crecimiento moderado de dos economías importantes, Estados Unidos y China.

El Conference Board, un grupo de reflexión mundial sin ánimo de lucro, en sus perspectivas económicas publicadas el 18 de octubre:

“El crecimiento económico mundial se está moderando, lastrado por los efectos continuados de la elevada inflación y el endurecimiento de la política monetaria. Es improbable que se produzca una recesión mundial, pero se espera un crecimiento económico más moderado durante el próximo año”.

Proyectó que el crecimiento del PIB real mundial se reduciría del 3,3% en 2022 al 2,9% en 2023 y al 2,5% en 2024. Para la próxima década, se esperaba un crecimiento de la economía mundial del 2,5% anual.

grafico de crecimiento económico
Fuente: Conference Board Global Economic. Techopedia

Sin embargo, el grupo prevé que la economía estadounidense experimente una breve y leve recesión en el primer semestre de 2024, al intensificarse la debilidad económica como consecuencia de la política continuada de subidas de tipos de interés de la Reserva Federal.

Según las últimas proyecciones del FMI, el crecimiento económico mundial también se ralentizará hasta el 3% este año y el 2,9% en 2024, desde el 3,5% de 2022. Sin embargo, el Fondo no pronosticó ninguna probabilidad de recesión.

Lo esencial

Si sabes cómo prepararte para una recesión, una recesión económica no tiene por qué ser desastrosa para tus finanzas.

Ejercer la disciplina monetaria asegurándote de tener una fuente estable de ingresos, ahorrando para emergencias, pagando las deudas e invirtiendo con sensatez te ayudará a superar cualquier bache financiero, no sólo una recesión.

Tips de Techopedia

Además, durante una recesión, los peligros en Internet pueden aumentar, es por ello que te recomendamos mirar algunos de los mejores antivirus y mejores VPN del mercado como pueden ser ExpressVPN o cualquier otro de estas listas.

Otras guías

Temas relacionados

Fitri Wulandari
Financial Journalist
Fitri Wulandari
Editora

Fitri comenzó su carrera en el periodismo como reportera de negocios para el diario en inglés The Jakarta Post en 2001, centrándose en la macroeconomía y la energía. Comenzó a cubrir productos básicos cuando se unió a Dow Jones Newswires en 2004. Desde entonces, Fitri ha informado sobre las industrias del petróleo y el gas, el carbón, la agricultura, la electricidad y la energía renovable para organizaciones de noticias globales, incluyendo Reuters y Bloomberg.