Contenerización y DevOps: Permitiendo el desarrollo de aplicaciones ágiles

KEY TAKEAWAYS

La Contenerización y DevOps permiten un desarrollo y despliegue ágiles de las aplicaciones. La contenerización encapsula las dependencias, garantizando la coherencia, mientras que DevOps rompe los silos, mejora la colaboración y automatiza las tareas. La combinación de la contenedorización y DevOps acelera el desarrollo, las pruebas y la implantación. Los retos incluyen la compatibilidad de las aplicaciones, la curva de aprendizaje, las complejidades de la integración y los problemas de migración.

La necesidad de agilizar el desarrollo y la entrega de software ha crecido exponencialmente debido al ritmo de la innovación tecnológica. Para seguir el ritmo de las crecientes demandas de agilidad y escalabilidad, el mecanismo convencional de desarrollo y despliegue de aplicaciones se enfrenta a varios retos.

Sin embargo, la contenedorización y DevOps han surgido como soluciones transformadoras que permiten a las empresas triunfar en el acelerado panorama tecnológico.

Revolucionando el desarrollo de aplicaciones

La contenerización de las aplicaciones ha supuesto un cambio revolucionario en la forma de empaquetarlas y desplegarlas, como ejemplifican tecnologías como Docker. Este enfoque permite encerrar una aplicación y todas sus dependencias en un contenedor ligero, aislado y portátil.

Por otro lado, DevOps representa un cambio operativo y cultural significativo en las prácticas de desarrollo de software.

Fomenta la colaboración, la comunicación y la ruptura de los silos tradicionales entre los equipos de desarrollo y operaciones. Juntos, la contenerización y DevOps forman una poderosa combinación en el desarrollo de aplicaciones ágiles para superar retos como la eficiencia y la colaboración.

Entendiendo la Contenerización

La contenerización es un proceso de despliegue de software que empaqueta el código de una aplicación con todos los archivos y bibliotecas que necesitará para ejecutarse en cualquier infraestructura. Convencionalmente, la ejecución de una aplicación en un sistema informático requiere compatibilidad con el sistema operativo.

Sin embargo, con la aparición de la contenerización, tener una versión específica y compatible del sistema operativo ya no es un requisito. En su lugar, todos los componentes necesarios para una aplicación se incluyen en un único paquete de software denominado contenedor. El paquete contiene todos los archivos, bibliotecas y dependencias necesarios para ejecutar una aplicación en contenedor.

Cuando se despliega un contenedor, se ejecuta en el motor de contenedores o entorno de ejecución que contiene la infraestructura necesaria para utilizar esta aplicación en contenedores. Gracias al motor de contenedores, la aplicación se ejecuta en un entorno aislado e independiente del sistema operativo anfitrión denominado entorno de ejecución de contenedores.

Una de las ventajas más significativas de los contenedores es su capacidad para portar aplicaciones de un entorno a otro. Por ejemplo, las aplicaciones desarrolladas en entornos locales pueden transferirse fácilmente a entornos de destino como la nube o los dispositivos de borde a través de los contenedores.

Asimismo, los contenedores no contienen las imágenes del sistema operativo, por lo que requieren menos recursos del sistema que un entorno de máquina virtual convencional o de hardware y, por tanto, son eficientes.

Otras ventajas de la contenerización son

  • Escalabilidad
  • Tolerancia a fallos
  • Agilidad
  • Seguridad
  • Flexibilidad
  • Entrega más rápida

Contenedores frente a máquinas virtuales

Es importante mencionar que aunque los contenedores y las máquinas virtuales ofrecen aislamiento y virtualización, estos conceptos son diferentes. Los contenedores son más ligeros y comparten el sistema operativo anfitrión, lo que se traduce en tiempos de arranque más rápidos y un uso eficaz de los recursos. Además, los contenedores son fáciles de desplegar e ideales para desplegar continuamente aplicaciones en diversos entornos.

Mientras tanto, las máquinas virtuales emulan los sistemas operativos completos y utilizan un número más significativo de recursos. Aunque las máquinas virtuales ofrecen más aislamiento, son más lentas en su puesta en marcha y menos eficientes en el uso de recursos. Las máquinas virtuales pueden ejecutar más de un sistema operativo en un único host.

¿Qué es DevOps?

DevOps es un enfoque que combina filosofías culturales, prácticas y herramientas para acelerar la capacidad de la organización para desplegar aplicaciones y servicios a un ritmo mayor. Como resultado, las organizaciones desarrollan productos más rápidamente que los procesos tradicionales de desarrollo de software y gestión de infraestructuras.

Esta agilidad en el proceso hace que sea más fácil y eficiente para las organizaciones proporcionar a los clientes un mejor servicio y competir en el mercado.

DevOps hace hincapié en la colaboración y la comunicación entre los equipos de desarrollo y operaciones, lo que se traduce en la ruptura de los silos, es decir, los equipos o grupos que pueden surgir debido a la falta de comunicación. DevOps anima a desarrolladores, equipos de operaciones, probadores y otras partes interesadas a colaborar estrechamente, compartir información y trabajar juntos durante todo el proceso de desarrollo de software.

De este modo, las organizaciones pueden obtener una mejor alineación, una rápida retroalimentación y una mayor eficiencia en la entrega de soluciones de software cuando integran estas funciones tradicionalmente separadas.

DevOps aporta los siguientes beneficios a los equipos de desarrollo ágil de software:

  • Mayor colaboración entre los miembros del equipo
  • Integración y entrega continuas
  • Automatización de tareas manuales y repetitivas
  • Mejora de la calidad del software
  • Tiempo de comercialización más rápido
  • Resolución de problemas más rápida y menor complejidad
  • Utilización eficaz de los recursos
  • Mayor transparencia en los resultados del sistema

La sinergia entre la contenerización y DevOps

La relación entre la contenerización y DevOps es significativa, ya que ambos componentes se consideran elementos esenciales del desarrollo y la implantación de software recientes.

Las prácticas DevOps promueven la colaboración, la automatización y la entrega continua para acelerar y mejorar el desarrollo de software y la fiabilidad del despliegue.

Al mismo tiempo, la contenerización proporciona un entorno de aplicación ligero pero portátil que garantiza la coherencia y elimina los problemas de compatibilidad.

La contenerización y DevOps agilizan el ciclo de vida del desarrollo de software, desde la creación y las pruebas hasta la implantación y el escalado. Permiten a las empresas entregar aplicaciones de software de forma más rápida, fiable y a escala en el acelerado panorama digital actual, fomentando la eficiencia, la aceleración y la escalabilidad.

Debido a las siguientes razones, la contenedorización y DevOps van de la mano.

Encapsulación de dependencias de aplicaciones

La contenerización desempeña un papel crucial al encapsular las dependencias de las aplicaciones en el desarrollo y despliegue ágiles. Para garantizar la coherencia y evitar problemas de compatibilidad entre distintos entornos, los contenedores contienen todos los componentes necesarios, por ejemplo, bibliotecas, frameworks o configuraciones. Esto se ajusta perfectamente a la entrega ágil de software llevada a cabo de forma gradual y frecuente.

Las prácticas DevOps explotan la portabilidad de los contenedores, permitiendo un despliegue sin fisuras y una ejecución coherente a lo largo de un ciclo de desarrollo ágil.

El uso conjunto de la contenerización y DevOps puede acelerar enormemente los ciclos de desarrollo, agilizar las pruebas y facilitar un despliegue más rápido en un entorno dinámico, proporcionando a los equipos un mayor nivel de fiabilidad.

Entornos de desarrollo y pruebas coherentes

La sinergia de la contenerización con DevOps permite la creación de un entorno estandarizado y reproducible para fines de desarrollo y pruebas.

Al aprovechar los contenedores, los desarrolladores pueden garantizar la coherencia de sus aplicaciones empaquetándolas con versiones y configuraciones de software actualizadas. Esta adhesión a los principios de DevOps fomenta la colaboración y mejora la seguridad de la fase de pruebas.

La integración de la contenerización y DevOps resulta especialmente beneficiosa para los equipos ágiles, ya que les permite lograr un mayor rendimiento y fiabilidad en sus flujos de trabajo de desarrollo y pruebas.

Despliegue sin fisuras

La contenerización simplifica el despliegue de aplicaciones agrupando el código y sus dependencias en una única unidad portátil. Este enfoque se alinea con las prácticas DevOps, permitiendo una integración sin fisuras, un despliegue continuo y una escalabilidad eficiente.

Infraestructura como código

El concepto de infraestructura como código (IaC) consiste en fomentar el uso de configuraciones de infraestructura y aprovisionamiento como código. Las configuraciones de infraestructura pueden establecerse y gestionarse mediante código, gracias a herramientas como Docker Compose o Kubernetes.

Como resultado, las tareas de configuración de la infraestructura se vuelven sencillas. Además, el despliegue se simplifica, e IaC también garantiza una gestión escalable y más sencilla de las aplicaciones en contenedores.

IaC es importante para implementar prácticas DevOps e integración/entrega continuas y quita la mayor parte del trabajo de aprovisionamiento a los desarrolladores, que pueden ejecutar un script para tener lista su infraestructura.

De este modo, los despliegues de aplicaciones no esperan a la infraestructura, y los administradores de sistemas no gestionan procesos manuales que consumen mucho tiempo.

Integración y despliegue continuos

DevOps se centra en la integración continua y las pruebas automatizadas para garantizar la estabilidad y la calidad del software durante todo el proceso de desarrollo.

Con la contenerización, los desarrolladores pueden añadir rápidamente cambios de código al repositorio común y crear compilaciones y pruebas automáticas en un entorno de contenedores.

Esta integración aumenta la velocidad de los bucles de retroalimentación, lo que permite una detección más temprana de los errores y una cooperación más eficaz entre los equipos de desarrollo y pruebas.

Además, el despliegue continuo es un elemento crucial de DevOps que automatiza el proceso de lanzamiento y facilita la entrega sin problemas de aplicaciones en contenedores.

A través de las canalizaciones de entrega continua, las aplicaciones en contenedores se someten a construcción, pruebas y despliegue automatizados activados por eventos o desencadenantes predefinidos.

Casos populares de uso de la contenerización y DevOps en la Industria

Netflix, un popular servicio de streaming, es uno de los ejemplos de la industria que refleja la aplicación combinada de la contenerización y DevOps y obtiene inmensos beneficios empresariales. Como resultado, la empresa ha emergido como líder de la industria del entretenimiento desde la perspectiva de la innovación tecnológica.

Netflix aprovechó la contenerización para cambiar la forma en que se ejecutan sus aplicaciones e infraestructura, con un enfoque en el que utiliza Cloud Native, así como la arquitectura de microservicios. Además, para acelerar la innovación y mejorar la experiencia del usuario, adoptó prácticas DevOps.

Google aprovecha tecnologías de contenerización como Kubernetes para apoyar su proceso de desarrollo ágil. Además, incorpora prácticas DevOps en su ciclo de vida de desarrollo para garantizar un desarrollo y una entrega de software rápidos y fiables.

Muchas otras organizaciones, como Airbnb, Amazon, Etsy, Salesforce y Spotify, también están adoptando la contenerización y DevOps para facilitar el desarrollo y despliegue de aplicaciones para una entrega más rápida y una respuesta eficiente a las demandas del mercado.

Retos de la contenerización y DevOps

A pesar de sus diversas ventajas, como la portabilidad, la interoperabilidad, la agilidad y la coordinación, la contenerización y DevOps plantean ciertos retos. Algunos de ellos son

  • Soporte Insuficiente de Aplicaciones
  • Alta curva de aprendizaje pertinente a ambos paradigmas
  • Lenta adopción debido al cambio en las prácticas de trabajo
  • Integración compleja
  • Incompetencia de las herramientas
  • Migración difícil de los sistemas heredados debido a las dependencias
  • Problemas de conformidad

Conclusión

A la hora de desarrollar y desplegar aplicaciones de software, las organizaciones pueden adoptar metodologías ágiles y ofrecer más valor a sus clientes con mayor rapidez adoptando la contenerización y DevOps. Con la tecnología de contenedores y las prácticas DevOps, las empresas pueden mantenerse al día en el mercado hipercompetitivo actual.

Las organizaciones que quieran sobrevivir en la era digital deben adoptar DevOps y la contenerización.

Es un momento importante para que las organizaciones se embarquen en este viaje transformador y desbloqueen todo el potencial del desarrollo y despliegue ágiles de aplicaciones.

Temas relacionados

Assad Abbas

El Dr. Assad Abbas completó su Ph.D. en la North Dakota State University (NDSU), EE. UU. Actualmente, se desempeña como Profesor Asociado Titular en el Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad COMSATS Islamabad (CUI), Campus Islamabad, Pakistán. El Dr. Abbas ha estado afiliado a COMSATS desde 2004. Sus intereses de investigación son principalmente, pero no limitados a, la Salud Inteligente, Análisis de Grandes Datos, Sistemas de Recomendación, Análisis de Patentes y Análisis de Redes Sociales. Su investigación ha aparecido en varias revistas de prestigio, como IEEE Transactions on Cybernetics, IEEE Transactions on Cloud Computing, IEEE Transactions on…