La creciente influencia de los CBDC en todo el mundo

Fiabilidad

A medida que las criptomonedas han ido ganando popularidad en todo el mundo, su naturaleza descentralizada y su potencial de uso indebido en actividades ilegales han suscitado preocupación entre gobiernos y reguladores. Uno de los enfoques que han adoptado para hacer frente a esta amenaza es el desarrollo de la Moneda Digital del Banco Central (CBDC, por sus siglas en inglés).

Gobiernos y reguladores están dispuestos a explorar el potencial de las CBDC para ofrecer las ventajas de las monedas digitales sin dejar de estar bajo control centralizado. Su adopción generalizada podría cambiar nuestra concepción del dinero, la moneda fiduciaria y el papel de los bancos centrales. Desde los programas piloto hasta la implantación a gran escala, las CBDC están ganando impulso.

Según el Atlantic Council, 130 países, que representan el 98% del producto interior bruto (PIB) mundial, están estudiando la posibilidad de implantar CBDC, frente a los 35 que lo hacían en mayo de 2020. Hay 64 países que se encuentran en una fase avanzada de desarrollo, pilotaje o lanzamiento.

Sin embargo, existe la posibilidad de que el desarrollo independiente de varias CBDC dé lugar a un panorama fragmentado sin interoperabilidad transfronteriza.

La Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT), la red mundial de mensajería entre instituciones financieras, ha pasado a la segunda fase de pruebas de interoperabilidad de las CBDC para allanar el camino si llegan a formar parte del ecosistema financiero.

A diferencia de criptomonedas como Bitcoin (BTC) o ethereum (ETH), las CBDC están respaldadas por el gobierno, lo que las convierte en una responsabilidad directa del banco central.

Las transacciones con CBDC se registran electrónicamente en una base de datos segura mantenida por la autoridad central. Los particulares y las empresas pueden poseer CBDC en monederos digitales o cuentas emitidas por bancos comerciales o por el banco central.

¿Cómo avanzan las CBDC?

De los 64 países que han alcanzado fases avanzadas de desarrollo, 11 han lanzado plenamente una moneda digital: Anguila, Bahamas, Jamaica, Nigeria y los siete países de la Unión Monetaria del Caribe Oriental (ECCU).

Otros 21 bancos centrales han puesto en marcha planes piloto, entre ellos el Banco Popular de China (PBoC), la Autoridad Monetaria de Hong Kong (HKMA) y el Banco Nacional de Kazajstán. Los bancos centrales de Hong Kong y Kazajstán se han unido a un tercer banco en las pruebas beta del conector CBDC de SWIFT, integrándolo en su infraestructura para su uso directo.

También hay 30 instituciones financieras, entre ellas el Banco de la Reserva de Australia, el Deutsche Bundesbank y el Banco de Tailandia, que se han unido a una segunda fase ampliada de pruebas sandbox para explorar casos de uso como los pagos basados en activación para plataformas de comercio digital, modelos de divisas, entrega contra pago y mecanismos de ahorro de liquidez. En la primera fase participaron 18 bancos.

China gestiona el proyecto piloto de CBDC más extenso del mundo, lanzado inicialmente en 2020 en cuatro ciudades y ampliado posteriormente. El yuan digital, o e-CNY, se utiliza para pagos minoristas nacionales, aunque también puede utilizarse para transacciones mayoristas entre bancos y pagos internacionales.

260 millones de personas pueden probar el e-CNY en más de 200 usos, como el transporte público, el comercio electrónico y los pagos de estímulo.

El e-CNY fue el token más emitido y transaccionado en un proyecto piloto de seis semanas y 22 millones de dólares en 2022 que utilizó CBDC para liquidar operaciones transfronterizas. El proyecto piloto formaba parte del proyecto m-Bridge, una colaboración entre el Centro de Innovación de Hong Kong del Banco de Pagos Internacionales (BPI), la HKMA, el Banco de Tailandia, el Instituto de Moneda Digital del PBoC y el Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos.

La participación del PBoC apunta a su ambición de promover el yuan como alternativa al dólar estadounidense en las transacciones internacionales, que parece ir en aumento en medio de las crecientes tensiones geopolíticas.

Esto nos lleva a preguntarnos por qué tantos gobiernos están tan interesados en crear CBDC.

Motivaciones para el desarrollo de los CBDC

Está claro que los distintos gobiernos tienen diferentes motivaciones para digitalizar sus monedas.

Inclusión financiera

Una de las razones que los bancos centrales citan con más frecuencia para el desarrollo de las CBDC es la mejora de la inclusión financiera. Millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a los servicios bancarios tradicionales, lo que limita su capacidad para participar plenamente en la economía. Los CBDC pueden proporcionar a estas poblaciones desatendidas una forma estable y respaldada por el gobierno de acceder a servicios financieros digitales, a menudo a través de una aplicación para teléfonos inteligentes, creando nuevas oportunidades para que puedan realizar negocios, ahorrar e invertir dinero.

Por ejemplo, en julio, Palaos, un país insular del Pacífico, puso en marcha un proyecto piloto controlado de Palaos Stablecoin (PSC) en la plataforma CBDC de la red blockchain Ripple. “Al digitalizar nuestra moneda, esperamos movilizar nuestra economía y los procesos gubernamentales para mejorar las transacciones financieras y empoderar a nuestros ciudadanos. Como país más pequeño, Palaos tiene la ventaja de ser innovador y ágil en la liberación de nuestra stablecoin”, dijo el Presidente de la República de Palaos, Surangel S. Whipps, Jr.

Modernizar los sistemas de pago

Los países con una infraestructura de pagos inadecuada o anticuada pueden ser ineficaces y lentos, con elevados costes de transacción. Los gobiernos buscan en los CBDC la modernización de sus sistemas de pago para realizar transacciones más rápidas, seguras y rentables, lo que puede aumentar la eficiencia general de sus economías.

Las plataformas Blockchain como On-Demand Liquidity (ODL) de Ripple están ayudando a los países de la región Asia-Pacífico a conectar sus sistemas fragmentados para facilitar las remesas de los trabajadores en el extranjero. La incorporación de CBDC puede ayudar a los gobiernos a integrar estos servicios en sus ecosistemas financieros más amplios.

Lucha contra las actividades ilícitas

Los CBDC ofrecen a los gobiernos una mayor transparencia y control sobre las transacciones financieras que el efectivo o las criptomonedas. Esto puede ayudarles a combatir el blanqueo de dinero, la evasión fiscal, la financiación del terrorismo y otras actividades ilícitas. Al crear un rastro de papel digital, las autoridades pueden controlar y regular mejor el flujo de dinero dentro y fuera de sus fronteras.

Los CBDC son más difíciles de falsificar y blanquear que el dinero en efectivo y son menos anónimos. Cabe señalar que, aunque el PBoC ha declarado que las transacciones de bajo valor en yuanes digitales son anónimas, los críticos han expresado su preocupación por que el gobierno chino lo utilice para vigilar a los ciudadanos y sus transacciones financieras.

Liderazgo tecnológico

Algunos gobiernos, sobre todo de economías emergentes, consideran que si adoptan pronto la tecnología CBDC pueden posicionarse como líderes en el ámbito de la moneda digital. Esto podría permitirles atraer talento e inversión y exportar su experiencia y tecnología a otros países, creando nuevas oportunidades económicas.

Aumentar la competencia

Los CBDC gestionados por el gobierno pueden ofrecer una alternativa a las monedas digitales o monederos emitidos por empresas del sector privado. Esto puede aumentar la competencia y la resistencia en el mercado nacional de pagos, creando incentivos para un acceso más barato y amplio.

Por ejemplo, el yuan digital chino pretende frenar el dominio de las empresas tecnológicas privadas Alibaba y Tencent con sus servicios de pago por móvil Alipay y WeChat Pay.

Reducir la actividad económica informal

En los países en los que una parte importante de la actividad económica se desarrolla en el sector informal, los CBDC pueden crear un rastro de datos de las transacciones e incorporarlas a la economía formal, lo que permite a los gobiernos aumentar los ingresos fiscales. Según un informe del BPI, esto es evidente, ya que los trabajos sobre CBDC minoristas están más avanzados en los países con economías informales más grandes.

Proteger la soberanía monetaria

A medida que ganan popularidad las criptomonedas descentralizadas gestionadas por desarrolladores a menudo anónimos, las CBDC ofrecen a los gobiernos una alternativa que pueden controlar y regular directamente, garantizando que la moneda oficial siga siendo el principal medio de cambio del país. Este control permite a los bancos centrales gestionar la oferta monetaria, fijar los tipos de interés y dirigir la política monetaria de acuerdo con los objetivos económicos nacionales.

El Banco de Inglaterra, por ejemplo, ha indicado que parte del impulso para explorar una “libra digital” es la aparición de nuevas formas de dinero, como las criptodivisas, que “podrían plantear riesgos para la estabilidad financiera del Reino Unido”.

Consideraciones geopolíticas

Algunos gobiernos ven en los CBDC un medio para desafiar el dominio de otras monedas -principalmente el dólar estadounidense- en el comercio internacional. Dado que los CBDC pueden ofrecer un medio alternativo de realizar transacciones transfronterizas creando una contrapartida digital a su moneda fiduciaria, los gobiernos pretenden afirmar su influencia económica y financiera a escala internacional. Pueden reducir su dependencia de divisas extranjeras y proteger su soberanía monetaria de la posible influencia de políticas y sanciones monetarias extranjeras.

En agosto, el Banco Central de Rusia empezó a probar un rublo digital, que ha dicho que pretende utilizar para liquidar transacciones con China. En diciembre, una empresa rusa realizó la primera transacción, emitiendo un activo digital denominado en yuanes, valorado en 58 millones de yuanes o 500 millones de rublos. Rusia ha intensificado su comercio con China desde que invadió Ucrania y la imposición de sanciones internacionales: el volumen de comercio rublo-yuan se disparó de 2.200 millones de RMB en enero de 2022 a 201.000 millones de RMB en diciembre de 2022.

Oportunidades y retos de los CBDC

Los gobiernos y los bancos centrales están dispuestos a explorar las oportunidades que los CBDC pueden crear para transformar el panorama financiero. Sin embargo, también conllevan retos y posibles implicaciones para la seguridad nacional que les hacen ser cautelosos a la hora de avanzar hacia su plena implantación.

Ventajas de CBDCs Desafíos de CBDCs
Control Monetario Mejorado: Riesgos de Ciberseguridad:
CBDCs proporcionan a los bancos centrales un control más directo sobre su oferta monetaria y política monetaria. CBDCs son vulnerables a ciberataques, lo que podría comprometer la estabilidad y seguridad del sistema financiero.
Reducción de la Dependencia de Efectivo: Preocupaciones de Privacidad:
CBDCs reducen la necesidad de efectivo físico, facilitando el monitoreo y control de los flujos monetarios. La transparencia de las transacciones de CBDC puede generar preocupaciones de privacidad entre los ciudadanos y grupos de defensa.
Inclusión Financiera: Desafíos Operativos y Tecnológicos:
CBDCs pueden promover la inclusión financiera al proporcionar acceso a servicios financieros digitales a poblaciones desatendidas. Implementar y mantener la infraestructura de CBDC puede ser técnicamente complejo y costoso.
Contrarrestar las Criptomonedas: Marcos Regulatorios y Legales:
CBDCs ofrecen una alternativa regulada a las criptomonedas, reduciendo el riesgo de que las monedas digitales no gubernamentales socaven la moneda oficial. Los gobiernos deben establecer marcos regulatorios y legales claros para gobernar el uso y las transacciones de CBDC.
Mejora del Cumplimiento Fiscal: Desafíos Transfronterizos:
Las transacciones de CBDC se pueden rastrear y monitorear, ayudando a los gobiernos a hacer cumplir las leyes fiscales y reducir la evasión fiscal. Asegurar la interoperabilidad y alineación regulatoria para las transacciones transfronterizas de CBDC puede ser complejo.
Datos para el Análisis de Políticas: Consideraciones Geopolíticas:
Las transacciones de CBDC generan datos que se pueden usar para análisis económicos y formulación de políticas. El uso de CBDCs puede tener implicaciones geopolíticas, potencialmente generando tensiones con otros países.
Estabilidad y Confianza: Adopción y Educación del Usuario:
CBDCs pueden diseñarse para mantener la estabilidad de precios y la confianza en la moneda nacional. Los gobiernos deben garantizar que los ciudadanos estén familiarizados y dispuestos a adoptar CBDCs, lo que puede requerir campañas de educación. También deben abordar la brecha digital para asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso.
Reducción de la Falsificación: Dependencia de la Tecnología:
CBDCs pueden incorporar características de seguridad avanzadas, reduciendo el riesgo de falsificación. CBDCs dependen de tecnología avanzada, lo que los hace vulnerables a fallas u interrupciones tecnológicas.
Supervisión del Sistema Financiero: Impactos en la Política Monetaria:
CBDCs pueden mejorar la supervisión regulatoria y el control sobre el sistema financiero, reduciendo el riesgo de crisis financieras. La introducción de CBDCs puede tener consecuencias no deseadas en las herramientas tradicionales de política monetaria y el sistema financiero.

Lo esencial

El rápido desarrollo de la economía digital ha estimulado la demanda de pagos digitales, transformando el sistema financiero mundial y aumentando la necesidad de una infraestructura de pagos interoperable.

Bancos centrales como el PBoC y el Banco de Inglaterra han destacado el papel de los CBDC para seguir el ritmo de la transformación digital, permitir la innovación y garantizar que sus sistemas financieros sigan siendo adecuados para el futuro. Los CBDC tienen el potencial de mejorar los sistemas financieros y aumentar la inclusión financiera.

Sin embargo, aunque ofrecen transparencia, suscitan preocupación por la privacidad y las libertades civiles de los ciudadanos, ya que las transacciones pueden rastrearse y facilitar potencialmente la vigilancia gubernamental. Las CBDC también plantean retos complejos que pueden repercutir en las relaciones internacionales.

El auge de las CBDC obedece a motivaciones que varían de un país a otro. Cada uno de ellos deberá tener en cuenta los problemas a la hora de diseñar, implantar y regular los CBDC para garantizar que apoyan la estabilidad económica, la seguridad nacional y los intereses de sus ciudadanos.

A medida que más países exploren activamente el desarrollo de CBDC, contribuirán al cambio en las sociedades que interactúan con el dinero y el papel de los bancos centrales en una economía global cada vez más digital.

Temas relacionados

Nicole Willingde
Editora

Nicole Willing cuenta con dos décadas de experiencia en la redacción y edición de contenidos sobre tecnología y finanzas. Es experta en los mercados de materias primas, acciones y criptomonedas, así como en las últimas tendencias del sector tecnológico, desde los semiconductores hasta los vehículos eléctricos. Su experiencia informativa sobre la evolución de los equipos y servicios de redes de telecomunicaciones y la producción de metales industriales le da una perspectiva única sobre la convergencia de las tecnologías del Internet de las Cosas y la fabricación.