¿Se utilizan las criptomonedas para el blanqueo de dinero y el fentanilo?

Resumen

Las criptomonedas se utilizan para delinquir a pesar de los esfuerzos por atrapar a los delincuentes. La transparencia de Blockchain y las medidas KYC dificultan las actividades delictivas. La legislación propuesta pretende abordar la delincuencia relacionada con las criptomonedas, pero preocupa el exceso de regulación y la asfixia de la innovación. Discrepancias sobre la prevalencia de la delincuencia y temor a una posible prohibición de las criptodivisas. La colaboración es necesaria para lograr soluciones eficaces y el apoyo del sector.

Las criptomonedas han atraído cada vez más la atención de los delincuentes que buscan explotar sus características para actividades ilícitas. Aunque los gobiernos, sobre todo en Estados Unidos, han avanzado en la detención de hackers y delincuentes, el nivel de delincuencia facilitado por las criptodivisas sigue siendo motivo de gran preocupación.

Según Chainalysis, una empresa de análisis de blockchain líder en el sector, el blanqueo de dinero a través de criptomonedas va en aumento. Además, las criptomonedas se han vinculado a pagos por sustancias ilícitas como precursores de fentanilo de laboratorios chinos.

¿Apoyan las criptomonedas el tráfico de fentanilo?

Informes recientes han planteado preguntas sobre el papel de las criptomonedas en la financiación del comercio letal de fentanilo, y la senadora Elizabeth Warren ha sido una crítica vocal, pidiendo regulaciones más estrictas sobre la industria. Sin embargo, un análisis crítico y escéptico revela que las afirmaciones de los responsables políticos pueden estar simplificadas en exceso y no contextualizadas adecuadamente.

Chainalysis investigó las transacciones de criptomoneda asociadas a presuntos vendedores de precursores de fentanilo con sede en China. Descubrieron que estas direcciones recibieron más de 37,8 millones de dólares en criptodivisas desde 2018. La exposición a estas direcciones fue generalizada, abarcando América Latina, América del Norte, Europa y Asia. Además, los flujos en cadena a estas direcciones parecían correlacionarse con las incautaciones de fentanilo en la frontera entre Estados Unidos y México, lo que sugiere una conexión entre las transacciones basadas en criptomonedas y la producción de fentanilo.

La senadora Elizabeth Warren ha expresado su profunda preocupación por el uso de criptomonedas para financiar el tráfico de fentanilo. Durante una audiencia del Comité Bancario del Senado, afirmó que se vendían suficientes precursores de drogas utilizando criptomonedas para producir píldoras de fentanilo por valor de 54.000 millones de dólares, potencialmente suficientes para matar a casi 9.000 millones de personas. La petición de Warren de regulaciones más estrictas tiene como objetivo abordar este problema y cerrar el comercio de fentanilo financiado por cripto.

Elliptic, otra firma analítica de blockchain, publicó un informe que indica que muchas empresas chinas que venden productos químicos utilizados para fabricar fentanilo aceptan pagos en criptodivisas como bitcoin (BTC) y tether (USDT). Estos hallazgos alimentan aún más el debate sobre el papel de las criptomonedas en la crisis del fentanilo.

Aunque la información presentada por Chainalysis y Elliptic suscita preocupación, es esencial verla en su contexto. La economía del fentanilo opera principalmente en la sombra, lo que dificulta calibrar con precisión su verdadera magnitud. Además, los 37,8 millones de dólares estimados en transacciones de criptomoneda representan solo una fracción de las exportaciones químicas totales de China, que superaron los 100.000 millones de dólares en 2021.

Del mismo modo, solo representa un pequeño porcentaje del floreciente comercio de fentanilo.

La credibilidad de los datos de Chainalysis también ha sido cuestionada por algunos miembros de la comunidad cripto. Las cifras de la empresa sobre el porcentaje de transacciones de criptomonedas vinculadas a la delincuencia pueden estar incompletas, dejando espacio para que se pasen por alto direcciones y transacciones no identificadas.

Además, el trabajo de Chainalysis se ha enfrentado a críticas por comprometer la privacidad de los usuarios y socavar la noción de privacidad en la cadena de criptomonedas.

¿Qué delitos se cometen en Blockchain?

Las criptomonedas, como cualquier otra herramienta, pueden utilizarse tanto para fines positivos como nefastos. Los delitos relacionados con activos digitales suelen girar en torno al fraude o el robo.

Profundicemos en algunos ejemplos de este tipo de delitos relacionados con criptodivisas y los retos jurisdiccionales que presentan.

Fraudes ICO

Las ofertas iniciales de monedas (ICO) son una forma que tienen las empresas de recaudar fondos mediante la venta de tokens. Si bien pocos proyectos recurren a las ICO hoy en día en comparación con el auge de las ICO de 2017-2018, todavía son frecuentes entre los emprendimientos que requieren un amplio desarrollo. Por desgracia, algunos actores sin escrúpulos se aprovechan de la confianza de los inversores en estos proyectos y ejecutan “rug pulls.”

En este tipo de fraude, los estafadores crean un token criptográfico básico y presentan un documento oficial detallado que esboza ambiciosos planes de desarrollo. Una vez que reciben los fondos, los estafadores desaparecen, dejando a los inversores defraudados y a los proyectos legítimos luchando por conseguir capital.

A veces, los fundadores fingen seguir trabajando mientras malversan los fondos recaudados; otras veces, desaparecen en cuanto el dinero llega a sus carteras.

Un ejemplo bien conocido es el caso de OneCoin, donde los fundadores anunciaron y vendieron paquetes para minar tokens OneCoin, una criptomoneda falsa que ni siquiera se creó. El fraude costó a las víctimas más de 4.000 millones de dólares, y su fundadora, Ruja Ignatova, fue acusada de conspiración y fraude de valores.

Ignatova se dio a la fuga y aún no ha sido encontrada por las autoridades, aunque hay rumores de que fue asesinada a instancias de un jefe de la mafia húngara.

Fraude en el intercambio de criptomonedas

Hay una cantidad sustancial de delitos que están directamente relacionados con las criptomonedas, pero que en realidad no ocurren en la blockchain, como la estafa de OneCoin. El desastre de FTX no tiene que ver con un problema con la criptomoneda en sí, sino con una (supuesta) actividad delictiva que tuvo lugar en una bolsa centralizada.

FTX era una de las bolsas de criptomonedas más grandes y populares del mundo, con miles de millones de dólares en activos de usuarios. Las fuerzas de seguridad afirman que incumplió sus condiciones de servicio, desviando ilegalmente los fondos de los usuarios a empresas de riesgo que acabaron fracasando, lo que provocó una devastadora corrida bancaria. Los usuarios perdieron miles de millones de dólares en la crisis de FTX.

En los bancos tradicionales, cuando depositas dinero, te conviertes casi en un acreedor, y el banco no necesita mantener todo el dinero disponible a la vez, una práctica denominada banca de reserva fraccionaria. Algunas bolsas de criptomonedas funcionan de forma similar, pero a diferencia de los bancos, no están aseguradas por el gobierno.

Por tanto, si ingresas dinero en una bolsa y compras bitcoin u otra criptomoneda, puede que la bolsa no tenga reservas suficientes para todos sus clientes si se produce una estampida bancaria. Este es el riesgo que corres cuando no guardas tus criptomonedas en una cartera personal.

En el caso de FTX, la bolsa parece haber movido una tonelada de dinero de los clientes a su empresa de inversión hermana llamada Alameda Research. Cuando el valor de uno de los activos que tenía FTX cayó drásticamente, la casa de cambio no pudo permitirse volver a comprar los activos que se suponía que tenía, dejando a los clientes sin poder retirarse y contando las pérdidas.

El hecho de que la dirección de FTX y Alameda Research procediera de Estados Unidos y sus tratos con clientes estadounidenses indican que pretendían acogerse a la legislación estadounidense. Aunque FTX se gestionaba desde Bahamas, hacía negocios en Estados Unidos, lo que establece la jurisdicción personal.

Sin embargo, sigue habiendo dudas sobre cómo se aplica la jurisdicción personal en otros países donde se encuentran los titulares de las cuentas, y esto se tratará en la siguiente sección.

Hacking/robo:

Uno de los incidentes de piratería más importantes de la historia ocurrió en 2014, cuando la bolsa de criptomonedas Mt Gox se vio comprometida. Inicialmente comenzó como una plataforma de comercio online para el juego de cartas Magic The Gathering, Mt Gox se expandió más tarde al comercio de bitcoin, llegando a ser responsable de alrededor del 70% del volumen mundial de comercio de BTC en ese momento.

En 2014, la bolsa dejó de operar y reveló que los piratas informáticos habían robado aproximadamente 850.000 bitcoins, que en el momento de escribir estas líneas tendrían un valor de 19.700 millones de dólares. Como resultado, Mt Gox se declaró en bancarrota en el tribunal de distrito de Tokio y se le ordenó liquidar, un proceso que aún está en curso, dejando a los acreedores a la espera de sus Bitcoins adeudados.

El robo de criptomonedas está estrechamente relacionado con la piratería informática, ya que los piratas suelen atacar grandes carteras de criptomonedas para robar su contenido. Si alguien almacena su criptodivisa en una cartera digital conectada a Internet (también conocida como cartera caliente o hot wallet), los hackers podrían ponerla en peligro y robar la criptodivisa del propietario si las medidas de seguridad son insuficientes.

Para evitar estos riesgos, se aconseja a los usuarios que no guarden grandes cantidades de criptodivisas en monederos calientes, del mismo modo que uno no llevaría grandes cantidades de dinero en efectivo en el bolsillo. Los monederos hardware, también conocidos como monederos fríos, son dispositivos que se mantienen desconectados a propósito para evitar ciberataques.

Del mismo modo, guardar una copia digital de la clave privada también expone a los usuarios al riesgo de que les roben sus fondos, ya que los hackers pueden crear software para encontrar y utilizar estas claves privadas en dispositivos comprometidos.

Mientras que el acceso no autorizado a sistemas informáticos (piratería informática) es claramente ilegal y está cubierto por estatutos específicos, el uso de claves privadas obtenidas legalmente para robar criptomonedas plantea algunas complejidades jurisdiccionales. La naturaleza descentralizada de las criptomonedas hace que sea difícil determinar la ubicación exacta del malhechor y de la víctima, ya que los nodos están repartidos por todo el mundo.

En las jurisdicciones en las que las criptomonedas se consideran propiedad, robarlas con una clave privada probablemente se clasificaría como hurto. Sin embargo, sigue sin estar claro cómo tratarán los tribunales los casos en los que el ladrón opera desde una ubicación física diferente a la de la víctima, debido a la naturaleza global de las redes de criptomonedas.

A menos que la magnitud del robo sea masiva, puede que no merezca la pena extraditar al delincuente.

Blanqueo de dinero

El blanqueo de dinero mediante criptomonedas es un proceso en el que los delincuentes intentan ocultar el origen del dinero obtenido ilegalmente.

Es un error pensar que las criptomonedas como el bitcoin son completamente anónimas porque todas las transacciones se registran en la cadena de bloques, que es un libro de contabilidad totalmente público. Aunque la identidad de los propietarios de los monederos puede no ser evidente de inmediato, una vez que se vincula a una persona, todas sus transacciones son rastreables.

Esto es especialmente fácil porque la mayoría de las formas legales de vender criptomoneda a cambio de moneda fiduciaria, como el uso de un intercambio centralizado registrado, requieren información personal para verificar su identidad y evitar el blanqueo de dinero y otras actividades ilícitas.

Para proteger su privacidad, algunas personas utilizan “mixers” o “tumblers”, que son herramientas que les permiten mezclar sus criptodivisas con otras. Este proceso dificulta determinar quién posee qué fondos, proporcionando un cierto nivel de anonimato. Sin embargo, los mixers han suscitado controversia, ya que pueden aprovecharse para actividades ilegales, incluido el blanqueo de dinero.

Un conocido mixer llamado Tornado Cash ya se ha enfrentado a sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, alegando que piratas informáticos norcoreanos lo utilizaron para blanquear fondos robados. A pesar de las controversias que rodean a los mezcladores, algunas personas preocupadas por su privacidad los utilizan por razones legítimas, como donar de forma anónima a causas.

La responsabilidad legal de los desarrolladores por el uso indebido de su software de código abierto, como Tornado Cash, es un tema polémico. En algunos casos, los desarrolladores han sido detenidos por su presunta implicación en el blanqueo de dinero facilitado por su software.

En conclusión, el blanqueo de capitales mediante criptomonedas implica intentos de ocultar dinero obtenido ilegalmente. Aunque las criptomonedas pueden ofrecer cierto nivel de anonimato, todas las transacciones quedan registradas, lo que permite rastrearlas. Los mezcladores son herramientas que pueden proporcionar un anonimato adicional, pero no son perfectos y despiertan sospechas.

En general, los delitos relacionados con las criptomonedas son predominantemente fraudes y robos, que a menudo implican también el blanqueo de dinero para lavar los fondos. Los retos jurisdiccionales surgen debido a la naturaleza descentralizada y sin fronteras de las criptomonedas, presentando complejidades para que las autoridades legales responsabilicen a los autores en diferentes jurisdicciones.

A medida que estas cuestiones siguen evolucionando, la ley debe adaptarse para hacer frente a los desafíos únicos que plantean los activos digitales y los delitos cometidos en la cadena de bloques.

La doble naturaleza de la transparencia en la tecnología Blockchain

La aparición de las criptomonedas ha captado la atención de los delincuentes, pero es importante reconocer que las propias cadenas de bloques ofrecen un nivel de transparencia sin precedentes, que puede ser a la vez ventajoso y difícil para las actividades ilícitas. Cada transacción realizada en la cadena de bloques se registra públicamente, creando un libro de contabilidad inmutable y auditable.

  • Trazabilidad

Esta naturaleza transparente de blockchain demuestra ser una poderosa herramienta para las fuerzas del orden, ya que pueden rastrear eficazmente el flujo de dinero en la cadena de bloques. Esto dificulta significativamente la capacidad de los delincuentes para ocultar completamente sus actividades y cubrir sus huellas.

  • Puntos de control KYC

Para contrarrestar la explotación delictiva de las criptomonedas, las bolsas de criptomonedas reguladas han implementado estrictos protocolos de Conozca a su Cliente (KYC), especialmente aquellas que ofrecen operaciones con monedas fiduciarias. Estas medidas exigen que los usuarios verifiquen su identidad, lo que sirve de elemento disuasorio para los delincuentes que intentan convertir fácilmente sus ganancias ilícitas en divisas tradicionales.

Legislación propuesta para hacer frente a la criptodelincuencia

En respuesta a las crecientes preocupaciones en torno a las actividades delictivas relacionadas con las criptomonedas, los legisladores han presentado varios proyectos de ley destinados a regular la industria de las criptomonedas de manera más eficaz.

Uno de ellos es la Ley contra el Blanqueo de Dinero de Activos Digitales (DAAMLA, por sus siglas en inglés), que es un proyecto de ley que impondría nuevas regulaciones a las empresas de criptomoneda en los EE.UU. El proyecto de ley fue presentado por la senadora Elizabeth Warren en diciembre de 2022.

Elizabeth Warren propuso la Ley contra el Blanqueo de Dinero de Activos Digitales en diciembre para controlar las transacciones de criptodivisas. Presentó esta legislación bipartidista con el senador Roger Marshall para abordar los riesgos de seguridad de las criptomonedas.

La ley pretende ampliar la Ley de Secreto Bancario a los proveedores de monederos, mineros, validadores y otros participantes en la red de criptomonedas. También quiere regular las billeteras digitales autocustodiadas e impedir que las instituciones financieras utilicen mezcladores y tecnologías de privacidad.

Mientras que algunos elogian la Ley por su potencial para prevenir el uso ilegal de cripto, hay un creciente grupo de críticos que la ven como parte de un plan más amplio para debilitar la criptoindustria. Las recientes declaraciones de la senadora Warren sobre la creación de un “ejército anti criptomonedas” han suscitado la preocupación de que la ley pueda ser un trampolín hacia una prohibición total de las criptomonedas en lugar de una simple medida reguladora.

La Ley CANSEE, un proyecto de ley más reciente presentado por los senadores Jack Reed, Mike Rounds, Mark Warner y Mitt Romney, pretende abordar las infracciones de blanqueo de capitales en el ecosistema de las finanzas descentralizadas (DeFi). Propone nuevas penas para quienes controlen o creen aplicaciones para transacciones de activos digitales y exige el cumplimiento de las normas contra el blanqueo de capitales y KYC.

Coin Center, un think tank de criptomonedas, tiene preocupaciones sobre el proyecto de ley, calificándolo de “desordenado” e “inconstitucional”. Les preocupa el amplio poder otorgado al Secretario del Tesoro, que podría generar incertidumbre para los desarrolladores. La definición de “controles” sobre un protocolo DeFi es un importante punto de discordia, ya que deja la decisión exclusivamente en manos del Secretario del Tesoro, lo que podría dar lugar a controles excesivos y arbitrarios que no funcionan en el complejo contexto de DeFi.

DeFi es de naturaleza descentralizada, lo que hace que algunos de los requisitos esbozados en el proyecto de ley y propuestas legislativas similares sean esencialmente imposibles de aplicar y hacer cumplir. Coin Center cree que el proyecto de ley puede infringir los derechos de la Primera Enmienda de los desarrolladores de software a publicar libremente el código.

La Asociación Blockchain comparte las preocupaciones de Coin Center. Su directora ejecutiva, Kristin Smith, argumenta que el proyecto de ley exagera el blanqueo de dinero en DeFi, y que las transacciones ilícitas representan una pequeña fracción del total de transacciones de activos digitales. Smith cree que las actuales herramientas de aplicación de la ley son suficientes y considera innecesarias las nuevas medidas punitivas.

Eficacia de la legislación propuesta e impacto en la criptoindustria estadounidense

Aunque los proyectos de ley propuestos representan un enfoque proactivo para frenar la criptodelincuencia, algunos expertos cuestionan su posible eficacia. Los críticos argumentan que el exceso de regulación puede ahogar la innovación y paralizar el crecimiento de la criptoindustria estadounidense sin luchar significativamente contra la delincuencia.

La introducción de requisitos KYC para las plataformas DeFi, como han defendido recientemente los legisladores, es especialmente polémica. Los críticos proclaman que unas medidas tan estrictas no detendrían realmente la pequeña cantidad de delitos financieros que se producen en el sector. Por el contrario, podrían eliminar todo el sector de las transacciones financieras en Estados Unidos, empujando a los desarrolladores, la innovación y la inversión al extranjero.

Es crucial encontrar un equilibrio entre una regulación eficaz y el fomento de la innovación en el sector estadounidense de las criptomonedas. La legislación propuesta refleja el compromiso del gobierno para abordar estas cuestiones, pero la industria y los responsables políticos deben trabajar juntos para garantizar que estas medidas no obstaculicen inadvertidamente el crecimiento y el desarrollo legítimos.

Encontrando un término medio, la industria de las criptomonedas puede prosperar y, al mismo tiempo, minimizar su uso indebido por parte de los delincuentes.

Temas relacionados

John Isige

John es un experto en criptomonedas y escritor tecnológico que aborda las últimas tendencias y desarrollos en el ámbito de los activos digitales. Explora diversos temas como el análisis de datos, NFTs, DeFi, CeFi, el metaverso y tendencias tecnológicas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático con claridad y perspicacia. Siente una gran pasión por informar e involucrar a sus lectores con noticias criptográficas respaldadas por datos y opiniones fundamentadas sobre tendencias tecnológicas y tecnologías emergentes. Con más de medio década de experiencia, John ha contribuido a plataformas mediáticas líderes, entre las que se incluyen FXStreet, Business2Community, CoinGape, Vauld…