TOP 10 criptomonedas ecológicas en 2024

¿Sabías que hay criptomonedas ecológicas? Las criptomonedas son una de las revoluciones tecnológicas con mayor impacto en el sector financiero, pero también en el medio ambiente. Por un lado, por la energía necesaria para mantener la blockchain siempre activa y online, y por otra, la energía dedicada a algunas criptomonedas en concreto al respecto de su minería. Por ejemplo, Bitcoin en solitario consume un 0,4% de la energía global y emite un 0,2% de las emisiones de carbono, y estamos hablando de sólo una criptomoneda.

Por eso han aparecido criptomonedas ecológicas. Son proyectos destinados a tener un menor impacto sobre el medio ambiente, consumiendo menos energía o llevando la eficiencia a proyectos o usos ya existentes.

En este artículo analizamos algunos de los mejores proyectos de criptomonedas eco del momento: qué son, cómo minimizan su impacto ambiental y por qué son una excelente opción a considerar para invertir.

Las mejores criptomonedas ecológicas con futuro

Sin más dilación, aquí tienes las criptomonedas ecológicas que han cambiado el panorama del consumo energético y las emisiones de la blockchain:

  1. Bitcoin Minetrix – el proyecto que cambia la forma de minar Bitcoin un 99% más eficiente.
  2. eTukTuk – el proyecto crypto que va a revolucionar la movilidad eléctrica urbana.
  3. Cardano – una de las cadenas de bloques más eficientes del mundo.
  4. Solana – la primera blockchain en conseguir la neutralidad de carbono.
  5. Polkadot – una de las redes Proof of Stake más eficientes del mercado.
  6. Ethereum 2.0 – una mejora sustancial en la red PoS de Ethereum en su nueva versión.
  7. XRP – la criptomoneda más ligera para cambiar el sistema financiero.
  8. IOTA – uno de los tokens con menor consumo energético por unidad.
  9. Hedera – la red pública blockchain más sostenible jamás diseñada.
  10. NEAR – un protocolo crypto que ha ganado certificaciones de neutralidad climática.

Análisis de las criptomonedas ecológicas

Entender en qué consisten las eco criptomonedas es una forma excelente de valorar si valen la pena como inversión. Uno de los planteamientos de base es que, al ser eficientes, ya están apostando por un futuro donde la lucha contra el cambio climático está a la orden del día. Eso podría significar que puedan atraer más inversores en el futuro, redoblando su valor para cierto tipo de ahorradores e inversores que buscan medir el impacto ambiental de su capital. Son las mejores criptomonedas para invertir a largo plazo.

Así que si te preocupa el cambio climático o la sostenibilidad, en esta sección conoceremos los principales proyectos de criptomonedas ecológicas a fondo:

Bitcoin Minetrix – el proyecto que cambia la forma de minar Bitcoin un 99% más eficiente

Bitcoin Minetrix encabeza nuestra lista por un motivo claro: quiere cambiar cómo minar Bitcoin. Debemos añadir que minar Bitcoin es ahora mismo una huella de carbono significativa, motivo por el cual Tesla se retiró de utilizar BTC para los pagos de sus vehículos eléctricos.

criptomonedas ecológicas

Este proyecto tiene a solucionar eso, en parte, gracias a un sistema de minería por staking, es decir, mediante el simple bloqueo de tokens BTCMTX en el muy eficiente contrato inteligente de la red Ethereum. Así, el usuario compra BTCMTX, lo coloca en staking, y puede monitorizar el proceso por el cual se convierten en créditos de minado que, a la larga, se pueden cambiar por energía de minado en la nube de Bitcoin.

La buena noticia es que el proyecto trabaja con plataformas de minado en la nube muy eficientes y con energía renovable para minimizar el impacto ambiental de todo el proceso. La minería de Bitcoin va a continuar durante décadas, y proyectos como éste dan esperanza de una mejor forma de hacer las cosas (a nivel económico y también medioambiental).

El proyecto, ahora mismo en preventa, ha superado una recaudación de 10 millones de dólares, y está a punto de acabar. Esto es una señal inequívoca del potencial que este proyecto puede tener de cara al futuro. ¿Podría BTCMTX hacer de Bitcoin una de las criptomonedas más ecológicas? El tiempo lo dirá.

eTukTuk – el proyecto crypto que va a revolucionar la movilidad eléctrica urbana

El proyecto de eTukTuk apunta a modernizar el popular transporte urbano asiático de los tuktuks o triciclos mediante versiones eléctricas sin emisiones y silenciosos.

Con un piloto en marcha en Sri Lanka y un proyecto que se presentó en el Foro Económico Mundial de Davos en 2023, eTukTuk ha conseguido colaboraciones con grupos de capital e inversión en Asia.

criptomonedas ecológicas

Esta iniciativa incorpora los vehículos eléctricos pero también los puntos de carga, que se nutren de energía renovable para ser 100% sostenibles. Hay más de 1,2 millones de tuktuks con motor diésel a sustituir sólo en Sri Lanka: imaginemos el impacto si eso se consigue no sólo en ese país sino en todo el sudeste asiático, donde son muy populares.

El proyecto establece un token TUK que sirve para conductores y clientes por igual, y una cadena de bloques eficiente para conectar rutas, puntos de carga, movimientos y pagos. Todo el sistema debe servir para operarse desde dos apps (una para usuarios, otra para conductores). Todo, de forma descentralizada. Por eso es una de nuestras criptomonedas ecológicas más destacadas, y analizamos su predicción aquí.

El sistema estará integrado con Binance Pay para gestionar transacciones en criptomonedas y stablecoins. El token TUK en sí funciona en la cadena Binance Smart Chain, aunque inicialmente iba a construirse en Cardano. Es otro ejemplo de la eficiencia y escalabilidad del proyecto, cuya escala de ambición es masiva.

Ahora mismo, los tokens TUK se venden en preventa limitada para aquellos particulares que deseen una porción del proyecto antes de su lanzamiento oficial.

Cardano – una de las cadenas de bloques más eficientes del mundo

Cardano es una criptomoneda impulsada por una empresa y que se preocupa mucho por el impacto medioambiental, empezando por fijar una política de sostenibilidad corporativa que afecta al token, a la red y a la empresa y sus trabajadores.

criptomonedas ecológicas

Para empezar, Cardano es de tipo Proof of Stake, lo que ya garantiza una gran eficiencia frente a los tipos Proof of Work como Bitcoin. El sistema de validación, llamado Ouroboros, es el primer nodo que permite escalar a capacidades de nivel global manteniendo unos requisitos energéticos mínimos.

A diferencia de otras blockchains, en Cardano no se necesita más energía para añadir bloques o aumentar la producción. Esto es posible mediante sistemas como el multi-ledger, las cadenas paralelas y las transacciones en pool.

Cardano permite hacer staking a sus titulares, contribuyendo a este proceso y mejorando la eficiencia global. Además, la Fundación Cardano vinculada al proyecto se ocupa de transmitir estas bondades e invitar a proyectos a construir sus apps en la red Cardano, ya que así se pueden beneficiar de esta escalabilidad y eficiencia energética. Además, eso permite mantener los costes de transacción muy baratos.

Cardano, como una de las criptomonedas más ecológicas, se lanzó al mercado en 2017 y siempre ha sido vista como una alternativa más eficiente, segura y rápida que Ethereum. Sea como sea, está disponible ampliamente en intercambios y brókers.

Solana – la primera blockchain en conseguir la neutralidad de carbono

Seguimos nuestro análisis con Solana, la primera criptomoneda con contrato inteligente de capa 1 que dispone de un tracker de seguimiento de sus emisiones en tiempo real. Puedes ver ese dato en cualquier momento de forma totalmente transparente.

criptomonedas ecológicas

Un token Solana, por ejemplo, consume la mitad de energía eléctrica que una búsqueda de Google, o 60 veces menos que una bombilla LED encendida durante una hora. Para que nos hagamos una idea, Solana tiene una huella de carbono de 9,160 toneladas de CO2. Es la primera criptomoneda que, gracias a acciones de mitigación, ha alcanzado la neutralidad de carbono o Net Zero, hoy. No es un objetivo para el futuro: ya se ha alcanzado.

La apuesta de la blockchain de Solana con la Web3 más eficiente va más allá de mirarse a sí misma. Solana permite crear apps en su red y algunas de ellas han nacido con la misma vocación climática. Por ejemplo, GainForest, que combina IA con datos recabados por usuarios para tener un mapa en tiempo real de los bosques del mundo y sus certificados. También existe EcoToken, para créditos medioambientales, Sunrise Stake, para hacer staking a favor del clima, y otras sobre el monitoreo de eventos meteorológicos.

Solana es una de las criptomonedas ecológicas con una apuesta más clara por la sostenibilidad y el cambio climático. Fue lanzada en 2020 y ya nació con estos principios en su ADN, cosa que vemos en hechos unos años después.

Polkadot – una de las redes Proof of Stake más eficientes del mercado

Polkadot se anuncia como una red de protocolo escalable, interoperabilidad, seguro y eficiente energéticamente. Para saber si Polkadot es un proyecto verde, primero nos fijamos en que es de tipo Proof of Stake (en este caso, nominal) y utiliza así una fracción de la energía que consume una blockchain normal.

criptomonedas ecológicas

Además, un estudio realizado en 2022 descubrió que Polkadot tiene, en efecto, una de las huellas de carbono más reducidas de las criptomonedas a nivel anual. Se comparó con otras redes PoS como Ethereum, Cardano o incluso Solana. El consumo de Polkadot son 70.237 KWh/año, mientras que Cardano consume 598.000 KWh/año (que sigue siendo una muy buena cifra) y Ethereum casi 93 millones de KWh/año (antes de su versión 2.0, ahora consume cerca de 2 millones), por comparar.

La red de Polkadot sirve para conectar redes entre ellas de forma segura e interactuar en la Web 3.0. Eso significa que Polkadot podría jugar un papel determinante a la hora de que otras redes adapten sus operaciones a sistemas más eficientes y escalables.

Polkadot salió al mercado en 2020 por parte de creadores de Ethereum (como Gavin Wood), y ahora cotiza en las principales bolsas de criptomonedas del mundo. Es una de las criptomonedas ecológicas que todo inversor debe valorar: conoce el precio de Polkadot aquí.

Cómo encontrar criptomonedas ecológicas en el mercado

Las criptomonedas verdes son aquellas que, por lo general, tienen un bajo consumo energético y/o minimizan su huella de carbono. Eso significa que son eficientes incluso en millones de transacciones y también fomentan un uso que reduzca el impacto ambiental. Considera estos factores para encontrarlas en el mercado:

Consumo de energía

Una criptomoneda ecológica implica que su consumo energético unitario (por token) o en su conjunto es muy bajo, casi cero. Esto se mide en KiloWattios por hora (KWh). Una operación con Bitcoin usa casi 1997 KWh, pero una con Solana es de 0,06 KWh. No hay comparación posible. Por suerte, cada vez más, los nuevos proyectos abordan este tema e informan de manera pública para convencer a sus inversores.

Huella de carbono

La huella de carbono de una criptomoneda ecológica es muy baja. Para entender este valor, necesitas mirar el proyecto: cuál es su blockchain, si es de tipo PoW o PoS, y cuántos servidores necesita para funcionar. En ese sentido, podemos ver el presente y el futuro, porque la adopción de criptomonedas está avanzando. Eso significa que la huella no debería crecer aunque vengan más usuarios o se multipliquen las transacciones totales.

Iniciativas ecológicas

Las iniciativas de carácter ecológico tomadas por las comunidades de algunas criptomonedas ecológicas y sus fundadores son muy importantes. Hemos visto ejemplos en redes como la de Solana o Cardano, pero también en Bitcoin Minetrix y eTukTuk, que van más allá para impactar de forma positiva en un sector como el minado de BTC o la movilidad urbana. Hay redes dedicadas a apoyar estos proyectos de alto valor -invertir en ellos es también apostar por ese futuro más verde.

¿Cuál es el impacto ecológico de las criptomonedas?

  • Las criptomonedas, en general, no son malas para el medio ambiente. Sin embargo, existe una diversidad de consumo y una desigualdad entre las diferentes criptomonedas.
  • Como hemos dicho, hay criptomonedas como Bitcoin que sí tienen un elevado consumo energético, tanto en su mantenimiento como en la minería. Minar BTC en granjas de servidores se produce en países como Rusia, Georgia o Kazajistán por su electricidad barata, pero la aportación a las emisiones de CO2 es ingente.
  • Sin embargo, en comparación con otros sectores como la industria o los transportes, las criptomonedas son un sector muy menor en el cambio climático.
  • Es posible tomar decisiones a nivel financiero que tengan un impacto en el medio ambiente, como apoyar proyectos sostenibles y rehuir aquellos que no lo sean en la medida de lo posible.

La importancia de una criptomoneda ecológica

La revolución de la sostenibilidad está llegando a todos los sectores, en especial con el auge de los impactos negativos del cambio climático (olas de calor, sequía, etc.). Eso implica que, a medida que aumente la conciencia sobre estos problemas, las criptomonedas ecológicas tienen una solución sostenible que combina finanzas y medio ambiente.

Así, van a ser oportunidades para inversores y usuarios a la hora de participar del mundo de las criptos mientras dan apoyo a las mejores prácticas responsables y sostenibles. Además, son innovadoras, ya que no es fácil desarrollar un sistema eficiente a nivel energético y que mantenga seguridad, consenso, soluciones y escalabilidad.

Por último, si en algún momento se produce un avance normativo hacia el consumo energético de las criptomonedas, es posible que las criptomonedas ecológicas estén alineadas con este movimiento. Por ello, son más estables y compatibles a largo plazo.

Conclusión

En este artículo hemos analizado varias criptomonedas ecológicas 100% comprometidas con el medio ambiente y la sostenibilidad (al mismo tiempo que desarrollan las finanzas descentralizadas). Son proyectos innovadores, que atraen inversores a pasos agigantados y que podrían tener un futuro más allá de toda duda.

Si quieres invertir en criptomonedas ecológicas, considera alguno de estos proyectos, como Bitcoin Minetrix, que apunta a cambiar el minado de BTC para bien, o eTukTuk, la modernización con transporte eléctrico renovable que está a punto de llegar.

Los criptoactivos son muy volátiles y no están regulados en la mayoría de los países de la UE, Australia y Reino Unido. No hay protección al consumidor. Pueden aplicarse impuestos sobre los beneficios. Su capital está en riesgo.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el ranking criptomonedas ecológicas?

¿Cuáles son las criptomonedas más ecológicas?

¿Por qué invertir en criptomonedas ecológicas?

¿Cómo se pueden desarrollar criptomonedas más ecológicas?

Irene Enrico Morales

Irene es escritora y creadora de contenido para redes sociales y páginas web especializadas. Tiene un grado en marketing y un Master en comunicación. Le encanta desentrañar temas complejos y proporcionar información divulgativa y educativa al público general.