¿Se convertirán DAO en herramientas de gobierno de uso generalizado?

Fiabilidad
Resumen

Las DAO están a punto de revolucionar los sectores de las finanzas, los seguros y los servicios al eliminar la necesidad de intermediarios, agilizar los flujos de trabajo y optimizar los costes. Si las DAO son tan eficientes y fiables como parecen, es difícil ver cómo la estructura empresarial actual puede competir eficazmente.

Por contraintuitivo que pueda parecer, uno de los grandes puntos fuertes de blockchain es el hecho de que nadie tiene un control total sobre ella. En los libros de contabilidad tradicionales, incluso los digitales, siempre hay alguien que supervisa sus operaciones, ya sea un banco, una casa de inversiones u otra institución.

Las cadenas de bloques están distribuidas por cientos, incluso miles, de centros de datos de todo el mundo. Nadie, ni siquiera los fundadores de la cadena, puede alterar un registro existente sin cambiar simultáneamente una mayoría crítica de sus duplicados, lo que no es una tarea imposible, pero sí extremadamente difícil.

 

Blockchain para la gobernanza

En los últimos meses, hemos visto este paradigma llevado a un nuevo nivel. En lugar de un libro mayor distribuido limitado a la transacción de activos digitales, están tomando forma nuevas Organizaciones Autónomas Descentralizadas (DAO, por sus siglas en inglés) que cambian toda la gobernanza de una cadena a una base distribuida, cediendo esencialmente el control de las operaciones de la comunidad a sus miembros.

¿Cómo funciona exactamente? La DAO se rige por contratos inteligentes alojados en una blockchain. Cualquiera puede proponer cambios en los contratos o aceptar otros nuevos, pero sólo pueden aprobarse por consenso de los miembros. Las votaciones suelen ser transparentes y, cuando se cumplen las condiciones de aprobación, el contrato se actualiza automáticamente.

En muchos casos, la votación se pondera en función del número de tokens distribuidos en la cadena (“votación simple de tokens”). Cuantos más tokens poseas, más votos obtendrás.

Y el consenso puede otorgarse de muchas maneras: por mayoría simple de votos tokenizados, por umbrales de aprobación más altos para determinadas medidas, como una supermayoría de 2/3 o incluso 3/4, o algún otro método acordado. Por naturaleza, sin embargo, la DOA debe ser distribuida y transparente, de modo que el control no pueda ser centralizado por individuos o grupos.

¿Un nuevo paradigma empresarial?

Para algunos, no se trata sólo de una nueva forma de gestionar una organización. Es un cambio fundamental en la forma de operar y de tomar decisiones. Para el mundo empresarial, esto representa una posible reinvención de la estructura corporativa, de jerarquías descendentes a organismos más cooperativos y colaborativos.

En un reciente artículo publicado en el blog Blue Sky de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia por el profesor Wulf Kaal y el consultor tecnológico Josh Bykowski, se afirma que las DAO están a punto de revolucionar los sectores de las finanzas, los seguros y los servicios al eliminar la necesidad de intermediarios, agilizar los flujos de trabajo y optimizar los costes.

Mientras tanto, los problemas relacionados con la propiedad de los contenidos y la compensación justa que asolan la industria de los medios de comunicación podrían resolverse a través de las DAO, incluso a medida que evoluciona la era de la propiedad intelectual impulsada por la inteligencia artificial.

Asimismo, las organizaciones sin ánimo de lucro y las agencias gubernamentales verán mejorada enormemente la financiación, una toma de decisiones más amplia y una asignación más equitativa de los recursos a un ritmo más rápido.

Preparados para el metaverso

Pero quizás el caldo de cultivo más fértil para las DAO sea el metaverso. Cuando literalmente todo es virtual, los beneficios de la gobernanza basada en el consenso se arraigan más en la actividad organizada.

Un ejemplo de ello es Decentraland, una plataforma de realidad virtual construida sobre la cadena de bloques Ethereum. Los miembros tienen la capacidad de hacer prácticamente cualquier cosa e ir a cualquier parte del mundo, incluso realizar negocios y tomar decisiones sobre la evolución del entorno.

Esto se hace a través de tokens virtuales que representan terrenos o elementos de red denominados MANA, que pueden utilizarse para intercambiar NFT, wearables, avatares y otros activos, así como para votar sobre las numerosas cuestiones planteadas por los miembros de la comunidad.

Solución cibernética

La DAO también se está dando a conocer en el mundo de las criptomonedas. Los titulares de ciberdivisas se inclinan cada vez más por las operaciones descentralizadas, con servicios como MakerDAO que permiten a los miembros actuar esencialmente como sus propios banqueros. MakerDAO utiliza fichas monetarias denominadas Dai que están vinculadas al dólar estadounidense y respaldadas por Ethereum, USD Coin y otras criptomonedas.

Para la gobernanza, el servicio utiliza tokens MKR que se utilizan para votar sobre los cambios propuestos para los protocolos de la plataforma. Los miembros deciden sobre aspectos como los tipos de interés, las garantías aceptables e incluso las decisiones de contratación para puestos técnicos y de gestión, estableciendo esencialmente las condiciones en las que se ahorran e invierten sus activos.

Lo esencial

Aunque la autoridad descentralizada puede ofrecer un mayor control a los miembros de una comunidad, tiene algunos inconvenientes. Por un lado, la velocidad de la toma de decisiones puede verse obstaculizada en función del número de votos necesarios para aprobar una medida.

Asimismo, es posible que algunos miembros no estén tan informados como otros, lo que puede dar lugar a manipulaciones e incluso coacciones. Y, por supuesto, la plataforma debe emplear una seguridad de primer nivel para evitar brechas y malware.

Aún está por ver si las DAO se convertirán en la norma de la economía digital o si crearán su propio paradigma operativo. Pero si son tan eficientes y fiables como parecen, es difícil ver cómo la estructura corporativa actual puede competir eficazmente, especialmente si las monedas digitales se vuelven tan omnipresentes como lo son ahora las monedas nacionales.

Y si las corporaciones pueden hacerse más eficaces despojándolas de sus autoridades centrales, ¿qué dice eso de los gobiernos?

Temas relacionados

Arthur
Technology Writer
Arthur
Editor

Arthur Cole es un periodista independiente de tecnología que ha estado cubriendo desarrollos en tecnología de la información y empresas durante más de 20 años. Contribuye a una amplia variedad de sitios web líderes en tecnología, incluyendo IT Business Edge, Enterprise Networking Planet, Point B and Beyond, y varios servicios de proveedores.