Acciones

¿Qué son las acciones?

Una acción es un activo o valor financiero que representa la propiedad del capital de una empresa. En efecto, cuando usted compra una acción, está comprando una pequeña parte de esa empresa.

Las empresas emiten acciones para reunir capital, lo que les permite financiar su crecimiento y expansión o amortizar deuda.

A cambio, los inversores que compran estas acciones se convierten en accionistas de la empresa, lo que les da ciertos derechos, como votar en las decisiones operativas importantes y posibles beneficios financieros, como los dividendos.

Las acciones se negocian -es decir, se compran y venden- principalmente en bolsas como la de Nueva York. Estas bolsas están reguladas por los gobiernos con el objetivo de proteger a los inversores del fraude y las prácticas poco éticas.

Las acciones suelen constituir la base de las carteras de muchos inversores particulares, que diversifican con bonos, materias primas, divisas y otros activos.

¿Cuál es la diferencia entre acciones y participaciones? Aunque los términos “acciones” y “participaciones” tienden a utilizarse indistintamente, una participación es una unidad de una acción.

¿Quién es un accionista?

Un accionista posee al menos una acción de una empresa, lo que le otorga la propiedad de una participación en la empresa. Su propiedad es relativa al número de acciones que posee en proporción al número total de acciones que la empresa ha emitido, lo que se conoce como acciones en circulación.

Por ejemplo, si un accionista posee el 10% de las acciones en circulación de una empresa, no posee una participación del 10% en la empresa, sino una participación del 10% en la emisión de acciones.

A cambio de su inversión, los accionistas pueden recibir una parte de los beneficios de la empresa, que se reparten en forma de dividendos. El importe de los dividendos recibidos depende del número de acciones que posea el inversor.

Algunas empresas no pagan dividendos, sino que reinvierten los beneficios para impulsar el crecimiento del negocio, lo que aumenta el precio de las acciones. Algunas empresas también recompran acciones, lo que favorece el precio de la acción al reducir el número de acciones en circulación.

Tipos de acciones

Stock

Hay dos tipos principales de acciones:

  • Acciones ordinarias
  • Acciones preferentes

La mayoría de las acciones negociadas en bolsa son ordinarias. Dan a los accionistas una parte de la propiedad de la empresa y el derecho a votar en las juntas de accionistas.

Los accionistas ordinarios pueden recibir dividendos si la empresa los paga, y se benefician de la revalorización del capital. Si la empresa obtiene buenos resultados financieros, el valor de las acciones puede aumentar y los accionistas pueden venderlas para obtener beneficios.

Las acciones preferentes dan a los accionistas un mayor derecho sobre los activos y beneficios de la empresa que las acciones ordinarias, aunque normalmente no tienen derecho de voto en la empresa. Los accionistas preferentes tienen derecho a recibir el pago de dividendos antes que los accionistas ordinarios, lo que puede convertirlas en una opción atractiva para los inversores que buscan ingresos.

Existen distintas formas de clasificar las acciones que pueden orientar las estrategias de los inversores:

  • Acciones de crecimiento: Representan empresas con beneficios en rápido crecimiento, como las empresas tecnológicas. Las empresas de alto crecimiento no suelen pagar dividendos, ya que reinvierten sus beneficios, pero su rápido crecimiento se traduce en una fuerte revalorización del capital.
  • Acciones de renta variable: Pertenecen a empresas que reparten dividendos estables o crecientes de forma constante. Los inversores compran acciones de renta variable para recibir ingresos regulares por el pago de dividendos.
  • Acciones de valor: Se considera que ofrecen una buena relación calidad-precio, ya que el precio de sus acciones es bajo en relación con sus beneficios, como indica la relación precio-beneficios (PER). Los inversores compran valores porque los consideran sobrevendidos y esperan que el precio se recupere en el futuro, lo que les permitirá obtener beneficios.
  • Acciones Blue-Chip: Estos valores dan a los inversores la propiedad de grandes empresas bien establecidas, con un sólido historial de crecimiento de los beneficios y que suelen pagar dividendos.

Las acciones también pueden clasificarse por capitalización bursátil (market cap), que se refiere al valor de una empresa basado en el precio de la acción y el número de acciones emitidas.

Las acciones pueden ser de pequeña, mediana o gran capitalización.

Los valores de microcapitalización son los más pequeños de los valores de pequeña capitalización con los precios de acción más bajos, también conocidos como “penny stocks”. Se trata de valores muy especulativos de pequeñas empresas con beneficios limitados, pero que podrían convertirse en valores de crecimiento si sus productos o servicios despegan.

¿Cómo se negocian las acciones?

Cuando una empresa se hace pública a través de una oferta pública inicial (OPI), sus acciones se ponen a disposición de los inversores para que las compren y vendan en bolsa. Las bolsas ofrecen a los inversores un medio para comprar y vender acciones.

Para comprar acciones, debe tener una cuenta de corretaje en una entidad financiera o plataforma online.

Cada acción tiene un símbolo de cotización único -compuesto normalmente por 1-5 letras que abrevian el nombre de la empresa- para identificarla.

El proceso suele ser así: buscas el ticker de la acción que desea comprar, compruebas el precio de compra y venta por acción, conocidos como la oferta y la demanda, y ejecutas una operación para comprar el número de acciones que desea.

El dinero de las acciones se deduce del saldo de su cuenta, y las acciones se depositan en ella.

Para vender una acción, seleccione sus acciones, especifique cuántas quiere vender y ejecute la operación.

Los precios de las acciones vienen determinados por la oferta y la demanda. Cuantos más compradores haya para una acción, mayor será el precio. Si hay más órdenes de venta de una acción, el precio baja.

Pros y contras de invertir en acciones

Pros  Contras
Históricamente, las acciones han generado algunos de los rendimientos más altos para los inversores entre las clases de activos. Los precios de las acciones pueden ser muy volátiles y estar sujetos a las fluctuaciones del mercado, los acontecimientos económicos y el sentimiento de los inversores, lo que puede provocar importantes pérdidas a corto plazo.
Muchas empresas pagan dividendos a sus accionistas, lo que proporciona a los inversores un flujo de ingresos constante, además de posibles ganancias de capital. El valor de las acciones puede caer, provocando pérdidas de capital, especialmente a corto plazo. Existe el riesgo de que los inversores pierdan una parte o la totalidad de su inversión inicial.
Las acciones ofrecen una amplia gama de opciones de inversión en diferentes industrias, sectores y zonas geográficas, lo que permite a los inversores diversificar sus carteras. La inversión en acciones requiere investigación, análisis y un buen conocimiento del mercado, lo que puede no ser adecuado para todos los inversores.
Los accionistas tienen voz en las decisiones importantes de la empresa y pueden votar en las juntas de accionistas. A diferencia de las inversiones de renta fija, las acciones no ofrecen rendimientos garantizados.
Las acciones son relativamente líquidas, por lo que es fácil comprar y vender acciones cuando se necesita, proporcionando flexibilidad para acceder a sus fondos. Las reacciones emocionales a las oscilaciones del mercado pueden dar lugar a decisiones impulsivas, perjudicando potencialmente la rentabilidad de las estrategias de inversión a largo plazo.
A largo plazo, las acciones tienen el potencial de superar la inflación, preservando y aumentando el poder adquisitivo de los inversores. Los inversores pueden incurrir en comisiones de corretaje e impuestos sobre las plusvalías.
Las acciones pueden revalorizarse, lo que ofrece la posibilidad de obtener importantes beneficios de las inversiones. Los accionistas tienen un control limitado sobre las operaciones cotidianas de la empresa y las decisiones de gestión.
Las acciones son relativamente accesibles a una amplia gama de inversores a través de cuentas de corretaje y plataformas en línea. Si una empresa quiebra, los accionistas ordinarios pueden recibir poco o nada de su inversión una vez pagados los acreedores.
Las acciones son adecuadas para los inversores a largo plazo, ya que tienen el potencial de superar a otros tipos de inversión. Las fluctuaciones de precios a corto plazo pueden resultar inquietantes para algunos inversores y llevarles a tomar decisiones impulsivas.
Algunos países conceden a los residentes ventajas fiscales sobre las inversiones en acciones a largo plazo, como tipos impositivos más bajos sobre las plusvalías. Las acciones pueden verse influidas por factores externos, como acontecimientos económicos y geopolíticos y cambios en los tipos de interés, que pueden afectar al valor de las inversiones.

En resumen

Una acción representa la propiedad de una empresa que se negocia en forma de acciones cotizadas en bolsa. A cambio de invertir su capital, los accionistas pueden beneficiarse de la revalorización de las acciones y, en algunos casos, del pago de dividendos.

Es fundamental comprender que invertir en acciones conlleva recompensas y riesgos potenciales, incluida la oportunidad de acumular riqueza a lo largo del tiempo, recibir ingresos por dividendos y participar en el crecimiento de las empresas, así como la posibilidad de sufrir pérdidas de capital si el valor de las acciones disminuye.

La diversificación de su inversión de capital entre diferentes valores y otros activos puede mitigar algunos de los riesgos, ayudando a proteger su cartera del impacto negativo de los malos resultados de un único valor.

Temas relacionados

Nicole Willingde

Nicole Willing cuenta con dos décadas de experiencia en la redacción y edición de contenidos sobre tecnología y finanzas. Es experta en los mercados de materias primas, acciones y criptomonedas, así como en las últimas tendencias del sector tecnológico, desde los semiconductores hasta los vehículos eléctricos. Su experiencia informativa sobre la evolución de los equipos y servicios de redes de telecomunicaciones y la producción de metales industriales le da una perspectiva única sobre la convergencia de las tecnologías del Internet de las Cosas y la fabricación.