Criptoderivados

¿Qué son los criptoderivados?

Un derivado de criptodivisa es un contrato financiero que representa un activo subyacente y determina su valor. Con el auge de las criptomonedas como nueva clase de activos digitales, la industria financiera ha lanzado diversos productos e instrumentos para satisfacer las necesidades de un número creciente de operadores e inversores.

Los derivados se utilizan desde hace tiempo en el comercio de acciones, materias primas, divisas y otros activos tradicionales, y ahora son populares en los mercados de criptomonedas. Los operadores pueden utilizar derivados para exponerse a las fluctuaciones del precio de un activo y especular sobre su rendimiento futuro sin poseer el activo en sí.

Los cuatro tipos principales de derivados son

  • Futuros
  • Forwards
  • Opciones
  • Swaps

Los futuros y las opciones son los dos tipos más negociados en los mercados de criptomonedas. Los futuros perpetuos, por ejemplo, se han desarrollado específicamente para el comercio de criptodivisas.

¿Cómo funcionan los criptoderivados?

Los criptoderivados se pueden negociar en las bolsas de criptomonedas y, cada vez más, en las bolsas financieras tradicionales.

Los derivados utilizados para negociar criptodivisas funcionan de forma similar a los derivados tradicionales. El comprador y el vendedor acuerdan un contrato para transferir la propiedad del activo subyacente a un precio específico y en un momento futuro. El derivado en sí no conlleva ningún valor inherente. Por ejemplo, el valor de un contrato de derivados ETH se basa en el precio del éter (ETH).

Los criptoderivados facilitan la liquidez del mercado y ofrecen a los operadores flexibilidad, así como la posibilidad de obtener grandes ganancias. Sin embargo, como los derivados a menudo utilizan el apalancamiento para tomar prestada la mayor parte del valor de la posición, exponen al operador al riesgo de grandes pérdidas.

Explicación de los tipos de criptoderivados

¿Cómo funcionan los diferentes tipos de criptoderivados?

Futuros

Los futuros son contratos que obligan al operador a comprar o vender una criptodivisa a un precio determinado en una fecha fija en el futuro. Esto permite a los operadores obtener beneficios si disciernen correctamente si el precio de una criptodivisa subirá o bajará.

  • Un operador puede abrir una posición larga si espera que el precio aumente;
  • Un operador puede abrir una posición corta si espera que el precio baje.

Las bolsas suelen ofrecer contratos de futuros semanales, quincenales, trimestrales y anuales. Cada contrato representa una cantidad de la criptomoneda especificada. Así, el precio del bitcoin (BTC) de 30.000 $ requeriría 10.000 contratos de 1 $ para abrir una posición por valor de 1 bitcoin.

Al igual que los futuros tradicionales, los criptoderivados pueden liquidarse en efectivo, lo que significa que la operación se liquida en efectivo en lugar de mediante la transferencia del activo.

Por ejemplo, si un operador compra un contrato “31AUG2023 BTC” a 30.000 dólares, se compromete a comprar un contrato de bitcoin el 31 de agosto de 2023 por 30.000 dólares. Si la moneda cotiza por encima de los 30.000 dólares en esa fecha, el operador obtiene un beneficio, pero si cotiza por debajo, pierde el dinero.

Como los contratos de futuros representan una posición en el precio de la criptomoneda para una fecha específica en el futuro, el precio del contrato refleja dónde se espera que cotice la criptomoneda en esa fecha, por lo que no necesariamente sigue de cerca el precio al contado, o actual.

Opciones

Las opciones son un tipo de contrato de futuros que otorga al operador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender una criptomoneda a un precio de ejercicio en una fecha de vencimiento determinada o antes.

  • Las opciones de compra permiten al operador comprar el activo en la fecha especificada;
  • Las opciones de venta permiten al operador vender el activo en la fecha especificada.

Hay varias comisiones asociadas a los contratos de opciones:

  • El comprador paga una comisión conocida como prima para adquirir el contrato;
  • Los intermediarios cobran una comisión fija o porcentual por operación;
  • Tanto el comprador como el vendedor pagan comisiones a la bolsa;
  • El comprador paga intereses por los fondos de margen prestados;

Si el precio de la criptomoneda al vencimiento es favorable al operador, éste puede ejercer la opción de compra o venta. Si el ejercicio de la opción supone una pérdida, el operador puede optar por dejarla expirar, de modo que sólo pierda la prima que pagó para suscribir el contrato.

Los contratos de opciones ofrecen a los operadores más flexibilidad que los futuros, ya que pueden decidir si ejecutan el contrato en función de las fluctuaciones del mercado.

Futuros perpetuos

Los contratos perpetuos o swaps, también conocidos como perps, son una forma de contrato de futuros sin fecha de vencimiento fija. Utilizan un mecanismo de tasa de financiación para que el precio del contrato siga el precio de mercado al contado del activo subyacente.

La diferencia entre el precio al contado y el precio de los futuros perpetuos fija la tasa de financiación, o comisión de mantenimiento.

  • Si el precio del contrato perpetuo es superior al precio del índice, los operadores con posiciones largas pagan la tasa de financiación.
  • Si el precio del contrato perpetuo es inferior al precio del índice, los operadores con posiciones cortas pagan la tasa de financiación.

Esto ayuda a incentivar a los operadores a acercar el precio del contrato al precio al contado de la criptomoneda. A los operadores se les paga directamente y no a través de las bolsas.

Los contratos perpetuos son una forma popular de operar con criptomonedas, ya que los mercados cotizan continuamente, a diferencia de las acciones, por ejemplo, que sólo cotizan durante determinadas horas y días de la semana.

Como su nombre indica, los contratos pueden mantenerse indefinidamente hasta que el titular decida cerrar la posición, por lo que pueden ser adecuados tanto para inversores como para operadores a corto plazo.

El mecanismo de tasa de financiación significa que los precios de los contratos perpetuos tienden a seguir más de cerca los precios al contado que los futuros.

¿Cómo se utilizan los criptoderivados en el comercio?

Los derivados de criptodivisas permiten a los operadores especular sobre la dirección de los precios, cubrir sus carteras frente al riesgo, diversificar sus participaciones, tomar posiciones en monedas o tokens sin poseerlos y utilizar el apalancamiento para aumentar sus beneficios. También contribuyen a facilitar la liquidez del mercado.

  • Especulación: Especular con activos financieros implica capitalizar la volatilidad del mercado para obtener beneficios tomando una posición sobre los movimientos futuros esperados de los precios.
  • Cobertura: Los operadores pueden utilizar derivados para gestionar el riesgo adoptando una posición opuesta a una tenencia existente para compensar posibles pérdidas y reducir la exposición a las fluctuaciones del mercado. El apalancamiento permite al operador cubrir su cartera por una fracción de su coste. Los derivados también pueden predecir el riesgo cuando las opciones están sobrecompradas o sobrevendidas, lo que permite a los operadores ajustar sus posiciones.
  • Apalancamiento: Los contratos apalancados permiten a los operadores multiplicar los beneficios potenciales o tomar una posición por una fracción del coste de una posición completa. Por ejemplo, un contrato largo 10x daría lugar a un beneficio de 10 veces la ganancia de precio del activo subyacente. Un operador sólo tendría que pagar el 10% del valor total de un contrato de futuros. Sin embargo, el uso del apalancamiento también multiplica el riesgo de fuertes pérdidas.
  • Diversificación: Los derivados ayudan a los operadores a diversificar sus carteras entre activos y plazos y les permiten desarrollar estrategias de negociación avanzadas, como el arbitraje y la venta en corto.
  • Liquidez: La liquidez se refiere a la facilidad con la que se pueden completar las transacciones que ponen en contacto a compradores y vendedores. En los mercados líquidos, los operadores pueden abrir y cerrar posiciones con facilidad, mientras que en los mercados sin liquidez hay pocos participantes y, por tanto, pocas transacciones completadas. La introducción de derivados en los mercados de criptomonedas ha aumentado la liquidez, lo que puede reducir la volatilidad de los precios y mejorar su descubrimiento.

Ventajas y desventajas de los criptoderivados

Ventajas pros Desventajas cons
Capacidad de beneficiarse de precios en baja. Alta volatilidad de precios cripto.
Ganancias maximizadas por apalancamiento. Pérdidas severas en posiciones apalancadas.
Eficiencia del mercado. Incertidumbre regulatoria.
Gestión de riesgo. Riesgo de contratos ilíquidos.
Diversificación. Posible manipulación de precios.

Lo esencial

Los criptoderivados son instrumentos financieros complejos que se adaptan mejor a los operadores experimentados con los conocimientos, habilidades y circunstancias para utilizarlos con eficacia.

A medida que el espacio de las criptodivisas siga evolucionando, es probable que aumente el papel de los derivados. Ofrecen a los operadores nuevas formas de interactuar con los activos digitales, beneficiarse de la volatilidad de los precios y gestionar el riesgo de la cartera.

Sin embargo, es importante tener en cuenta la preocupación de que los instrumentos apalancados, como los futuros y los contratos perpetuos, pueden aumentar la prevalencia de la manipulación de precios por parte de los grandes operadores del mercado, y pueden multiplicar tanto las pérdidas como los beneficios en función de los movimientos de los precios. Un aumento del número de posiciones muy apalancadas también puede contribuir a la volatilidad del mercado a corto plazo.

Como las criptomonedas son una clase de activos relativamente nueva, las autoridades reguladoras de todo el mundo aún tienen que ultimar las directricesl, y los distintos países adoptan enfoques diferentes que, en última instancia, podrían afectar al uso de derivados.

Los operadores deben adoptar un enfoque prudente e informado a la hora de utilizar criptoderivados, asegurándose de que comprenden los riesgos que entrañan antes de comprometer fondos.

Temas relacionados

Nicole Willingde

Nicole Willing cuenta con dos décadas de experiencia en la redacción y edición de contenidos sobre tecnología y finanzas. Es experta en los mercados de materias primas, acciones y criptomonedas, así como en las últimas tendencias del sector tecnológico, desde los semiconductores hasta los vehículos eléctricos. Su experiencia informativa sobre la evolución de los equipos y servicios de redes de telecomunicaciones y la producción de metales industriales le da una perspectiva única sobre la convergencia de las tecnologías del Internet de las Cosas y la fabricación.