Curve Wars

¿Qué son las “Curve Wars”?

El concepto Curve Wars se refiere a una competición en curso entre varios protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi) que proporcionan acceso al comercio de stablecoin y liquidez para la ejecución de órdenes.

En el comercio de stablecoin, Curve Finance lidera las filas debido a su inusual capacidad para garantizar un bajo deslizamiento y comisiones. Esta capacidad única ha atraído a muchos inversores DeFi al ecosistema.

El protocolo Curve Finance consta de pools de liquidez que admiten diferentes pares de stablecoin y activos digitales. Cada fondo de liquidez puede ser financiado por cualquier persona -conocidos como proveedores de liquidez (LP)- a cambio del token de red de Curve Finance, CRV.

Sin embargo, la liquidez suele escasear, lo que da lugar a una feroz competencia por atraer al mayor número de proveedores de liquidez a cada fondo. Para garantizar una liquidez suficiente, muchos de estos protocolos emplean tácticas como el soborno a los poseedores de tokens veCRV (CRV sin voto) para influir en las decisiones de votación a su favor.

veCRV es una variante intransferible del activo CRV. Simboliza el poder de voto y sólo se genera cuando el token CRV está bloqueado o estacado. Los poseedores de tokens veCRV también obtienen recompensas del ecosistema Curve; sin embargo, éstas suelen espaciarse a lo largo de cuatro años.

Aunque el soborno pueda parecer poco convencional, desempeña un papel crucial en el contexto financiero del ecosistema Curve Finance. Actualmente, la aplicación descentralizada (dApp) controla más de 2.500 millones de dólares en valor total bloqueado (TVL) combinado repartido en 277 pools de liquidez, según DeFiLlama.

Este volumen de liquidez tiene como objetivo estratégico atraer y retener a los proveedores de liquidez dentro de sus respectivos pools.

Las guerras de curvas se extienden por múltiples frentes, y algunos de los protocolos más populares que compiten por la liquidez son Convex Finance, Yearn y StakeDAO, entre otros.

Antecedentes de Curve Finance y la ironía del poder de voto

Para comprender mejor la batalla en el ecosistema de Curve Finance, profundicemos en el propio protocolo DeFi.

Curve Finance es un protocolo de intercambio descentralizado (DEX) que permite a los usuarios negociar criptoactivos sin permisos. En lugar de depender de un libro de órdenes central, Curve Finance emplea un modelo de creador de mercado automatizado (AMM). En este caso, la negociación se realiza a través de un enfoque de igual a igual (P2C) en lugar del formato convencional de igual a igual (P2P).

Mientras que empresas contemporáneas como UniSwap permiten intercambiar cualquier criptomoneda, Curve Finance se centra en las stablecoins, lo que la convierte en la plataforma DEX para comprar y vender estos equivalentes digitales de fiat.

En Curve Finance, la liquidez la proporcionan los usuarios para ambas partes de una operación. Por ejemplo, en un pool USDC/USDT, los proveedores de liquidez depositan fondos en ambos activos subyacentes. A continuación, los operadores de Curve Finance pueden utilizar estos fondos para negociar tokens a cambio de una comisión.

Curve Finance recompensa a los proveedores de liquidez con el 50% de las comisiones de negociación, que se cobran a una baja tasa del 0,04%. Estas comisiones se distribuyen como tokens CRV, que tienen utilidad en las transacciones de la red, las apuestas y la gobernanza.

Los usuarios también tienen la opción de apostar sus tokens CRV a cambio de tokens CRV con derecho a voto. Estos tokens determinan qué grupos de liquidez reciben incentivos de CRV cada diez días. Los usuarios que posean una cantidad significativa de estos tokens ERC-20 intransferibles tienen la oportunidad de atraer una gran cantidad de liquidez a sus respectivos pools.

Sin embargo, esto tiene una vuelta de tuerca. Los usuarios deben bloquear sus tokens veCRV durante un máximo de cuatro años para recibir recompensas considerables.

Según el protocolo de Curve Finance, los usuarios sólo pueden ganar un veCRV bloqueando un CRV durante cuatro años. Pero estos tokens, en total, cuestan miles de millones de dólares, por lo que resulta poco práctico y costoso para los inversores.

CVR

Si una sola entidad puede amasar el poder de voto necesario, podrá dictar fácilmente cómo y dónde deben canalizarse los incentivos de los veCRV. De este modo, dicho protocolo podrá generar la liquidez necesaria para comprar y vender distintos activos digitales.

¿Quién lidera las Curve Wars?

A pesar de que la batalla dura ya varios años, muchos inversores en DeFi han reconocido que Convex Finance lleva la delantera.

La dApp controla hasta el 50% del suministro total de CRV, lo que significa que tiene mucho que decir sobre cómo se reparten las recompensas entre los pools de liquidez cada semana.

DeFiLlama

Para un mejor contexto, Convex Finance controla más del 85% de la TVL de Curve Finance, lo que representa más de 2.000 millones de dólares, según DeFiLlama.

¿Cuáles son las diferentes estrategias utilizadas en las Curve Wars?

Adquirir liquidez en el competitivo panorama de DeFi y DEX es una empresa feroz. En consecuencia, numerosos protocolos han ideado estrategias para atraer la mayor afluencia de liquidez resolviendo el único defecto crucial del protocolo Curve Finance: el staking.

Los usuarios tienen que bloquear sus fondos durante cuatro años para obtener la máxima recompensa por apostar CRV en veCRV. Esto es poco práctico, especialmente para los usuarios minoristas con presupuestos reducidos.

A continuación analizamos las distintas estrategias que utilizan los pools de liquidez para atraer a los usuarios. Nos centraremos en Convex Finance debido a su posición destacada.

La fórmula ganadora de Convex Finance

Convex Finance es el mayor poseedor de tokens veCRV en el ecosistema de Curve Finance. Ha llegado a la cima abordando el problema de las apuestas a largo plazo con Curve Finance. Permite a los usuarios apostar su CRV en su plataforma para obtener tokens cvxCRV que pueden retirarse en cualquier momento.

Convex Finance puede desbloquear el máximo rendimiento agrupando los tokens veCRV de cada usuario y dejándolos durante cuatro años.

Otra estrategia desplegada en las Guerras de las Curvas es la de la comisión de intercambio y la recompensa de las apuestas.

Por un lado, Convex Finance cobra un 17% en comisiones por todos los ingresos generados a través del protocolo Curve Finance. El 10% de esta comisión se entrega a los apostantes de cvxCRV como CRV, mientras que el 4,5% se entrega a los apostantes de CVX.

Además de esto, existe una tasa anual de porcentaje variable (vAPR) con la que los stakers pueden ganar. Son variables porque el tipo cambia a menudo.

En el momento de escribir esto, esta recompensa de staking se divide en recompensas de tokens de gobernanza del 100%, donde los stakers obtienen un 17,19% en vAPR pagadero tanto en tokens CRV como CVX.

La segunda es la recompensa del 100% de stablecoin, que tiene un 13,99% de vAPR, y los inversores reciben el pago mediante stablecoins USDT, USDC y DAI. Todas estas estrategias son una forma de sobornos (técnicamente llamados los Sobornos Cuve) para que los titulares de tokens veCRV bloqueen su liquidez con el protocolo de Convex Finance.

CVX1

Estas estrategias han ayudado a Convex a obtener una enorme ventaja sobre otros pools de liquidez en el ecosistema Curve Finance. Esto se debe a que ganar un 17,19% en tokens de red o un 13,99% en stablecoins es un retorno de la inversión bastante considerable en comparación con los escasos tipos de interés que los bancos pagan a sus clientes.

¿Cuáles son los riesgos y las ventajas de participar en las guerras de curvas?

La principal ventaja de estos protocolos de aplicación descentralizados reside en su continua generación de liquidez. Esta capacidad les permite atender las demandas de todo operador DeFi que busque comprar y vender activos digitales. Sin embargo, existen enormes riesgos antes de lanzarse a cualquiera de estos protocolos.

  • Plataformas no reguladas

Las plataformas DeFi siguen sin estar reguladas, lo que significa que los fondos de los inversores podrían ser robados fácilmente en cualquier momento. La mayoría de las plataformas DEX no están supervisadas por ningún organismo regulador mundial.

  • Blanco fácil para los piratas informáticos

Los ciberdelincuentes se sienten especialmente atraídos por este ecosistema, principalmente debido a las insuficientes medidas de seguridad de muchas plataformas. Un ejemplo reciente es la acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ) contra un ingeniero llamado Damian Williams (Shakeeb Ahmed), que supuestamente robó 9 millones de dólares de un intercambio descentralizado sin nombre.

Si se produce un fallo de seguridad, los estafadores pueden perder sus fondos si los hackers atacan alguno de estos protocolos. Recuperar estos fondos puede llevar mucho tiempo y, en algunos casos desafortunados, las pérdidas pueden resultar irreversibles.

  • Poder de voto

A pesar de estos retos, participar como proveedor de liquidez en las Curve Wars puede reportar importantes beneficios. Esto se debe principalmente a las sustanciales recompensas que están en juego. Poseer el token CRV otorga automáticamente acceso al activo veCRV.

Con veCRV en la mano, los stakers ganan influencia sobre la asignación de fondos entre los pools de liquidez.

  • Obtención de recompensas de los fondos de liquidez

Plataformas destacadas como Convex Finance, Yearn, StakeDAO y otras buscan activamente liquidez y ofrecen sistemáticamente recompensas e incentivos a los LP que apuestan sus tokens veCRV con ellas.

Este enfoque permite a estas plataformas generar la liquidez necesaria para sus operaciones. A cambio, los LP y los stakers obtienen tokens cvxCRV negociables y transferibles (en el caso de Convex Finance).

  • Múltiples fuentes de ingresos

Participar en un fondo de liquidez suele conllevar la emisión del token nativo del fondo. Por ejemplo, al bloquear un activo veCRV con Convex Finance, el usuario obtendrá instantáneamente un activo cvxCRV líquido y negociable. Éste, a su vez, puede retirarse o recomprarse para obtener más recompensas.

¿Cuál es el futuro de Curve Wars?

La liquidez es un bien preciado dentro del ecosistema DeFi, y Curve Finance es el mejor lugar para obtenerla por una fracción del coste en comparación con otras plataformas DEX.

Como resultado, cada vez más pools de liquidez están preparados para competir vigorosamente por los incentivos de CRV, con el objetivo de atraer a los poseedores de tokens veCRV a sus rediles en un futuro próximo.

Actualmente, Convex Finance lleva la delantera en esta batalla de liquidez, pero las mareas pueden cambiar en los próximos años.

Conclusión

El ecosistema Curve Finance existe desde hace más de dos años, desde su lanzamiento en 2020. Es un medio fluido y rentable de intercambiar stablecoins al tiempo que evita el deslizamiento (para los stakers minoristas) y la pérdida impermanente (para los proveedores de liquidez con mucho dinero).

Dado que DeFi está ganando aceptación rápidamente en todo el mundo, es probable que Curve Finance desempeñe un papel importante a la hora de permitir la generación de liquidez y obtener ganancias de tales actividades. Las criptoballenas también utilizan Curve Finance para intercambiar activos rápidamente y obtener la liquidez que necesitan para otras operaciones.

No obstante, el panorama DeFi aún está en pañales, y Curve Finance desempeña un papel enorme en su continuo crecimiento. Por ejemplo, la plataforma DEX ha lanzado recientemente en Base un protocolo de contrato inteligente de capa 1 de la bolsa Coinbase.

Esto aumenta aún más los ecosistemas blockchain sobre los que se ejecuta. Con Curve Finance en marcha, los protocolos de blockchain que ya operan en la plataforma Base podrán acceder a stablecoins en dólares sin esfuerzo.

Esto, y muchos otros beneficios, convierte a Curve Finance en una figura central en el impulso hacia una economía descentralizada.

Mientras tanto, los protocolos de blockchain más recientes pueden verse arrastrados a elaborar su modelo de liquidez utilizando ideas de la Curve Wars.

Temas relacionados

Jimmy Aki

Graduado de la Universidad de Virginia y actualmente con base en el Reino Unido, Jimmy ha estado siguiendo el desarrollo de la tecnología blockchain durante varios años, siendo optimista sobre su potencial para democratizar el sistema financiero. Los trabajos previamente publicados de Jimmy se pueden encontrar en BeInCrypto, Bitcoin Magazine, Decrypt, EconomyWatch, Forkast.news, Investing.com, Learnbonds.com, MoneyCheck.com, Buyshares.co.uk y en una variedad de otras destacadas publicaciones mediáticas. Jimmy ha invertido en Bitcoin desde 2018 y, más recientemente, en tokens no fungibles (NFT) desde su auge en 2021, con experiencia en trading, minería de criptomonedas y finanzas personales. Además de escribir para…