Inscripciones recursivas (Bitcoin)

¿Qué son las inscripciones recursivas?

Las inscripciones recursivas permiten a los desarrolladores eliminar el límite de bloques de 4 MB de bitcoin (BTC) permitiendo a los usuarios recuperar datos de inscripciones existentes para utilizarlos en inscripciones futuras.

Para comprender plenamente la idea de las inscripciones recursivas, primero hay que entender qué son los ordinales de bitcoin, cómo funcionan y cuáles son sus limitaciones.

Con los ordinales, el contenido digital, incluido el arte, puede inscribirse en la blockchain de bitcoin, ampliando su alcance de forma muy parecida a como lo hace la mayor plataforma de contratos inteligentes, ethereum, con los tokens no fungibles (NFT).

Las inscripciones ordinales permiten asignar a los satoshis (SAT) individuales -la unidad más pequeña de BTC- de la blockchain de bitcoin un identificador único que puede transferirse, rastrearse e infundirse para que signifique algo.

Esta innovación abrió la red bitcoin al ámbito de las aplicaciones y la convirtió en algo más que un simple “depósito de valor” o moneda.

Las inscripciones recursivas llevan los ordinales de Bitcoin al siguiente nivel

Las inscripciones recursivas llevan a los ordinales al siguiente nivel, permitiendo a los usuarios recuperar datos de inscripciones existentes para utilizarlos en otras futuras. El proceso de revisar y entrelazar bloques se denomina “inscripción recursiva”.

Los desarrolladores que trabajan en el nuevo protocolo creen en la posibilidad de construir una red polifacética de fuentes de datos interconectadas, de forma que el límite duro de 4 MB de espacio en bloque deje de ser un impedimento.

En otras palabras, las inscripciones recursivas permiten recuperar información de sus bloques anfitriones para formar nuevas inscripciones.

El encadenamiento de datos mediante una secuencia de llamadas significa que, en teoría, las inscripciones recursivas pueden soportar software complejo, contratos inteligentes, videojuegos o películas en cadena. Curiosamente, esta novedosa tecnología puede ser capaz de lograr todo esto al tiempo que reduce las tarifas de red y aumenta la eficiencia de almacenamiento sin necesidad de emplear nueva criptografía.

Cómo funcionan las inscripciones recursivas

El término “inscripciones recursivas” suena intimidatorio a primera vista, pero simplemente se refiere al proceso de extraer datos de inscripciones anteriores y utilizarlos en otras nuevas. Estos datos se enlazan después a través de un complejo mecanismo de llamada que permite la ejecución de software con bloques de bitcoin para que funcionen como anclas.

Las inscripciones pueden representar archivos de gran tamaño fragmentados en numerosos bloques que admiten archivos de alta calidad, vídeos, imágenes en 3D o software completo totalmente on-chain. Con el límite de bloques de 4 MB fuera del camino, los desarrolladores pueden indexar software de terceros, incluyendo videojuegos y películas que se ejecutan en gigabytes de datos.

La introducción de los videojuegos en Bitcoin

El concepto de inscripciones recursivas es todavía nuevo, con una investigación limitada sobre el tema. Introducido por el creador de los ordinales de bitcoin, Rodarmor, en junio de 2023, podría marcar el comienzo de la era de los videojuegos en la blockchain de bitcoin, allanando el camino para los juegos descentralizados y sin permisos.

Utilizando el protocolo de inscripciones recursivas, los usuarios pueden construir y jugar a juegos almacenados y ejecutados en una red inmutable sin necesidad de consultar a servidores centralizados o a terceros. Los videojuegos en la blockchain Bitcoin podrían mejorar significativamente la seguridad y la transparencia en los juegos, así como la inmutabilidad de los datos y activos de juego.

Además de resolver los problemas de censura, las inscripciones recursivas pueden reducir los costes y el tiempo de inactividad. Los usuarios podrían incluso ganar bitcoin adoptando nuevos tipos de modelos play-to-earn.

DeFi en la red Bitcoin

Durante más de una década, Ethereum ha dominado las finanzas descentralizadas (DeFi), con Bitcoin como el “depósito de valor” más codiciado. A lo largo de los años se han lanzado muchos otros protocolos en competencia directa con ethereum, como cardano y solana, pero ninguno ha triunfado.

Con el debut de las inscripciones de recursión, los participantes en el mercado de criptomonedas podrían ampliar su paladar DeFi para incluir Bitcoin.

Es probable que las aplicaciones descentralizadas (dApps) en la mayor blockchain causen sensación en la industria de las criptomonedas, teniendo en cuenta que el mercado de BTC está valorado en 900.000 millones de dólares.

La dFi en la red Bitcoin implica la creación de nuevos ecosistemas como el préstamo, el empréstito, el swapping, el staking y el yield farming. Se recurre a contratos inteligentes para impulsar el funcionamiento de los servicios financieros en blockchain, en lugar de utilizar intermediarios convencionales como bancos o instituciones.

DeFi se esfuerza por construir un sistema financiero más abierto, fácil de usar y eficiente, no dictado por ninguna organización central. Sin embargo, se limita predominantemente a Ethereum y otras blockchains que facilitan los contratos inteligentes y la interoperabilidad.

Por el contrario, debido a su lenguaje de scripting restringido y a su enfoque prudente de la innovación, Bitcoin tiene dificultades para integrar directamente aplicaciones DeFi.

Las inscripciones recursivas podrían sortear estos obstáculos permitiendo a los usuarios establecer y ejecutar lógicas y contratos complejos en la red Bitcoin, utilizando datos ordinales tanto de entrada como de salida.

Controversias en torno a las inscripciones recursivas

Las inscripciones recursivas han atraído, en poco tiempo desde su creación, mucha atención de la comunidad criptográfica. Al igual que con los ordinales de bitcoin, algunos han acogido la idea con los brazos abiertos; otros todavía están evaluando el tema, que aún no se ha explorado ampliamente, mientras que algunos descartan la idea de plano.

Dado que la inscripción recursiva es un protocolo basado en la teoría de los ordinales de Casey Rodarmor, implica que, en cierta medida, no forma parte integral del núcleo de la red bitcoin.

Han surgido cuestiones en torno al principio descentralizado de la red Bitcoin que afectan al nuevo invento, ya que las inscripciones recursivas son posibles gracias a un grupo más reducido de desarrolladores.

Los defensores acérrimos de la descentralización consideran esto inquietante, ya que los desarrolladores podrían ejercer su control y, por tanto, acabar moldeando la red a su imagen y semejanza.

Otros críticos del desarrollo argumentan que las inscripciones recursivas podrían congestionar la red Bitcoin con imágenes, repositorios de código, código de software, películas, juegos y otras formas de datos, acabando por amontonar el mempool bitcoin.

En vista de ello, los suscriptores de la red tendrían que pujar más alto y pagar tarifas más elevadas para completar sus transacciones. Hay que tener en cuenta que la red bitcoin nunca se ha caracterizado por unos costes de transacción más baratos.

Retos en torno a las inscripciones recursivas

Las inscripciones recursivas también pueden suponer un reto para la gente corriente que quiera comprar BTC pero tenga que pagar tasas más altas por sus transacciones.

La inscripción de datos en gigabytes en la blockchain de bitcoin puede exponer la red al malware, especialmente si un inscriptor decide fragmentarla en numerosos archivos entrelazados con videojuegos descargables, software o archivos de cualquier naturaleza.

Otro reto para las inscripciones recursivas es la dificultad técnica y el riesgo que entraña su creación y uso. Los inscriptores que no tengan cuidado podrían exponer sus claves privadas, poniendo en peligro la seguridad de sus activos digitales en la red.

Los usuarios deben seguir normas y protocolos estrictos para garantizar que sus inscripciones recursivas funcionen correctamente y no provoquen errores o conflictos con otras transacciones o scripts.

Además, al diseñar sus inscripciones recursivas, los usuarios deben ser conscientes de las compensaciones entre la eficiencia del almacenamiento y el rendimiento. Por ejemplo, utilizar más llamadas podría reducir la cantidad de datos necesarios para cada inscripción, pero también aumentar la latencia y la complejidad de su ejecución.

En resumen

Puede que las inscripciones recursivas no sean el invento perfecto para el criptoprotocolo más significativo, y no es una solución única para todos, pero es un avance muy necesario que sigue a los ordinales de bitcoin.

Con esta innovación, los desarrolladores amplían los límites de la blockchain de bitcoin, que hace apenas ocho meses, en términos generales, debía dejar la criptoutilidad a plataformas como ethereum.

Al ecosistema bitcoin se le ha presentado la oportunidad de redefinirse una vez más aprovechando el ámbito en rápido crecimiento de DeFi, los juegos de “jugar para ganar” y las películas, con una disminución del límite de espacio de bloque de 4 MB.

Independientemente de que se cumplan todas las sugerencias anteriores, las inscripciones recursivas ofrecen la posibilidad de nuevos y amplios casos de uso y características a la blockchain original y más grande.

No obstante, las inscripciones recursivas deben estudiarse a fondo para garantizar que se utilizan con los fines adecuados. Los desarrolladores deben idear formas de garantizar que la seguridad de la red bitcoin no se vea comprometida por posibles ataques maliciosos destinados a exponer las claves privadas y la pérdida de activos.

Temas relacionados

John Isige

John es un experto en criptomonedas y escritor tecnológico que aborda las últimas tendencias y desarrollos en el ámbito de los activos digitales. Explora diversos temas como el análisis de datos, NFTs, DeFi, CeFi, el metaverso y tendencias tecnológicas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático con claridad y perspicacia. Siente una gran pasión por informar e involucrar a sus lectores con noticias criptográficas respaldadas por datos y opiniones fundamentadas sobre tendencias tecnológicas y tecnologías emergentes. Con más de medio década de experiencia, John ha contribuido a plataformas mediáticas líderes, entre las que se incluyen FXStreet, Business2Community, CoinGape, Vauld…