Fiabilidad

Inteligencia emocional artificial

¿Qué es la Inteligencia Artificial Emocional?

La Inteligencia Artificial Emocional (IAE) es un campo especializado de la IA que integra diversas tecnologías, como el procesamiento del lenguaje natural, machine learning, la visión por ordenador y la computación afectiva, para crear algoritmos y sistemas capaces de percibir, interpretar y simular las emociones humanas. El objetivo es conseguir que las máquinas interactúen de forma más natural e intuitiva con los humanos incorporando señales emocionales a sus respuestas.

Según la creencia popular, las máquinas carecen de la capacidad de comprender las emociones; sin embargo, la aparición de la inteligencia emocional artificial ha puesto en duda la validez de esta afirmación. La inteligencia emocional artificial se refiere a la capacidad de las aplicaciones informáticas para discernir e interpretar las emociones humanas.

Al observar el comportamiento humano, como ver un partido y mostrar diversas emociones y estados de ánimo, las aplicaciones informáticas pueden procesar e interpretar estos estados emocionales. Este proceso se basa en el análisis de las expresiones faciales y el ritmo cardíaco.

En concreto, el software es capaz de comprender las fluctuaciones del ritmo cardíaco evaluando los cambios en la coloración facial, lo que elimina la necesidad de acoplar físicamente cualquier dispositivo al cuerpo humano.

La inteligencia emocional artificial tiene muchos usos. Por ejemplo, las empresas no sólo podrían vender productos y servicios específicos a los clientes, sino también ahorrar mucho en gastos de publicidad. Las empresas invierten mucho en comprender el comportamiento y las preferencias de los clientes, y la inteligencia emocional artificial puede complementar estos estudios.

¿Cómo funciona?

El software con inteligencia emocional artificial debe entrenarse primero para interpretar correctamente las emociones humanas antes de su despliegue. La inteligencia emocional artificial se basa en el aprendizaje automático, la inteligencia artificial y enormes volúmenes de datos sobre el comportamiento humano, como gestos, tonos, expresiones faciales y tono de voz.

El software utiliza IA que, de nuevo, se basa en múltiples fuentes como la visión por ordenador, cámaras, saensores, datos del mundo real sobre las emociones y el comportamiento humano, algoritmo de voz y técnicas de deep learning para recopilar datos. El software aprende continuamente sobre el comportamiento humano a través de estos puntos de datos y, con el tiempo, aprende a interpretar con precisión las emociones humanas.

Por ejemplo, la fuerza de las pulsaciones puede indicar un estado de ánimo como agresividad, ira, excitación o profunda implicación. Es tarea de la inteligencia emocional artificial identificar con precisión la causa por la que un ser humano estaba aplicando un determinado grado de fuerza sobre las teclas del teclado.

Es una tarea enormemente compleja y los riesgos de error son altísimos, sobre todo en las primeras fases de desarrollo. Sin embargo, la precisión aumentará con el tiempo.

A continuación algunos ejemplos reales de cómo funciona la inteligencia emocional artificial.

Affectiva

Affectiva es una empresa de software de inteligencia emocional artificial que ha ayudado a muchas marcas de renombre a impulsar sus campañas de marketing. El nombre de su producto es Affdex for Market Research.

Captura, procesa e interpreta las respuestas emocionales de los espectadores a los anuncios digitales basándose en sus expresiones faciales, como sonrisas, muecas y ceños fruncidos. Mide el estado emocional del espectador durante la visualización de contenidos digitales mediante la medición de la frecuencia cardiaca. Lo hace a través de una cámara web que controla los cambios de color en la cara del espectador.

Muchas empresas de renombre, como Kellogg’s, Mars y CBS, utilizan Affectiva en sus estudios de mercado para optimizar sus campañas de marketing y obtener mejores resultados. Affectiva mantiene una amplia base de datos de emociones humanas que utiliza para medir la probabilidad de diversas acciones prospectivas, como la probabilidad de compra, la molestia y la alegría.

Proporciona diversas normas que permiten a las empresas cuantificar sus campañas de marketing con parámetros como el aumento de las ventas, el recuerdo de una marca o producto, la intención de compra y la posibilidad de compartir una campaña publicitaria por parte de un cliente.

Realeyes

Realeyes es otra empresa de software de inteligencia emocional artificial que utiliza visión por ordenador, inteligencia artificial, cámaras web y machine learning para interpretar el estado emocional y las respuestas de los espectadores de contenidos digitales. En primer lugar, los clientes de Realeyes seleccionan la geografía donde quiere lanzar sus productos, por ejemplo, el norte de Europa. En segundo lugar, Realeyes selecciona un grupo objetivo de 300 espectadores de la misma región, que ven el contenido promocional de los clientes en el momento que ellos eligen.

En tercer lugar, mientras lo ven, Realeyes capta sus estados emocionales. En cuarto lugar, Realeyes recoge los datos, los procesa y ofrece los resultados a los clientes en un panel de control. El cuadro de mandos contiene un informe detallado sobre cómo percibió el grupo destinatario el contenido digital promocional.

El informe también contiene recomendaciones detalladas sobre cómo los clientes de Realeyes deben aprovechar los resultados de la prueba para optimizar mejor sus campañas de marketing. Los productos de Realeyes son utilizados por marcas como Coca-Cola, Hershey’s y Mars, agencias de publicidad como MarketCast, Ipsos y Publicis, y empresas de medios de comunicación como Teads, Oath y Turner. Según informes fiables, el potencial de mercado de esta tecnología es enorme.

Críticas

Los neurocientíficos señalan que las aplicaciones de software de inteligencia emocional artificial están mal equipadas para calibrar con precisión las emociones humanas, al menos por ahora.

Uno de los argumentos es que las aplicaciones informáticas de inteligencia emocional artificial no son adecuadas para comprender las diferencias culturales que se manifiestan en las expresiones faciales.

Conclusión

El campo de la Inteligencia Emocional Artificial (IAE) encierra un gran potencial para revolucionar las campañas de marketing y mejorar las interacciones entre humanos y máquinas.

Aprovechando tecnologías como el procesamiento del lenguaje natural, el aprendizaje automático, la visión por ordenador y la computación afectiva, la AEI pretende capacitar a las máquinas para percibir, interpretar y simular las emociones humanas, creando así interacciones más naturales e intuitivas.

Temas relacionados

Kaushik Pal
Editor

Kaushik es un arquitecto técnico y consultor de software con más de 23 años de experiencia en análisis de software, desarrollo, arquitectura, diseño, pruebas e industria de capacitación. Tiene interés en nuevas tecnologías y áreas de innovación, centrándose en arquitectura web, tecnologías web, Java/J2EE, código abierto, WebRTC, big data y tecnologías semánticas. Ha demostrado su experiencia en análisis de requisitos, diseño e implementación de arquitecturas, preparación de casos de uso técnico y desarrollo de software. Su experiencia ha abarcado diferentes sectores como seguros, banca, aerolíneas, envíos, gestión de documentos y desarrollo de productos, entre otros. Ha trabajado con una amplia…