Fiabilidad

Sistema de alimentación ininterrumpida

¿Qué significa sistema de alimentación ininterrumpida?

Un sistema de alimentación ininterrumpida (SAI) es un sistema de baterías mejorado que se activa automáticamente en caso de interrupción del suministro eléctrico y funciona como fuente de alimentación primaria hasta que los dispositivos electrónicos pueden apagarse de forma segura o hasta que un generador de emergencia toma el relevo.

El objetivo de un SAI es mantener constantes los niveles de energía y evitar fluctuaciones que podrían dañar los equipos digitales o mecánicos. Todos los tipos de sistemas SAI están diseñados para mantener niveles de energía constantes y evitar fluctuaciones que podrían dañar los equipos digitales o mecánicos, pero hay diferentes tipos de diseño para proporcionar diferentes niveles de protección. El tamaño y las capacidades de un sistema SAI dependen del tamaño del equipo protegido, que puede ir desde un solo ordenador hasta un gran centro de datos, un complejo de edificios o una ciudad.

Los tipos de sistemas SAI incluyen:

  • Fuera de línea/En espera: Restaura la alimentación cuando falla la alimentación normal utilizando una salida de inversor CC/CA que no suele durar más de 25 milisegundos. El SAI fuera de línea proporciona una batería de reserva, pero no mantiene una alimentación perfecta durante las caídas y sobretensiones. Este tipo de SAI es el más adecuado para respaldar dispositivos de baja potencia, como pequeñas estaciones de trabajo de oficina y ordenadores personales domésticos.
  • Interactivo: Garantiza una alimentación de entre cinco y 30 minutos, y de hasta varias horas si se amplía, mediante un autotransformador multitoma de tensión variable, que suma o resta inmediatamente la tensión de salida de un transformador. Los SAI interactivos de línea pueden proporcionar una protección moderada contra las fluctuaciones de energía, así como respaldo de batería.
  • Doble conversión en línea: Es similar al interactivo de línea, excepto en que un rectificador acciona directamente un inversor CC/CA, aunque esté alimentado por una corriente alterna normal. Este tipo de SAI protege las cargas críticas de prácticamente todas las perturbaciones eléctricas y es el SAI más utilizado para proteger grandes centros de datos y otros equipos críticos.

Diccionario Techopedia: Sistema de alimentación ininterrumpida

Las fuentes de alimentación ininterrumpida proporcionan energía provisional a máquinas mecánicas y digitales en una amplia gama de industrias, como la fabricación, la tecnología de la información, el transporte y la sanidad.

Importancia

Los sistemas SAI mantienen constantes los niveles de alimentación y evitan fluctuaciones que podrían causar daños importantes a los equipos eléctricos. Por eso desempeñan un papel tan importante en la gestión de riesgos de las instalaciones sanitarias, de tecnología de la información y de fabricación, donde es prioritario mantener los sistemas eléctricos en funcionamiento continuo.

Un generador de emergencia puede tardar en tomar el relevo cuando se produce una interrupción del suministro eléctrico. Incluso la interrupción más pequeña puede tener consecuencias devastadoras (incluso mortales) en muchos sectores y debe evitarse a toda costa.

Batería de reserva frente a SAI

Los términos “batería de reserva” y “SAI” se utilizan a veces como sinónimos, pero no son lo mismo y no funcionan de la misma manera.

Las baterías de reserva se encienden cuando falla la alimentación. Su propósito es permitir que los equipos digitales y mecánicos se apaguen de forma segura en caso de apagón. Los bajones y subidas de tensión no siempre activan una batería de reserva.

Sin embargo, como un SAI supervisa continuamente la energía entrante, es capaz de responder rápidamente a todo tipo de interrupciones del suministro eléctrico, no sólo a los cortes.

Algunos sistemas SAI mejorados con energía solar pueden incluso programarse para utilizar sus propias baterías durante las horas de mayor consumo para reducir costes.

Casos de uso

Los sistemas SAI ayudan a garantizar la continuidad del negocio protegiendo los equipos sensibles y críticos de cualquier tipo de interrupción del suministro eléctrico. Esto incluye proporcionar energía provisional en caso de:

  • Apagones: pérdida total de energía
  • Caídas de tensión: reducciones de la magnitud y duración de la tensión durante breves periodos de tiempo.
  • Picos de tensión: aumentos inesperados y repentinos de la tensión.
  • Sobretensión: tensión que supera el límite superior de diseño.
  • Subtensión: tensión que cae por debajo de los límites deseados.
  • Distorsiones armónicas: señales eléctricas no deseadas causadas por variaciones de tensión y corriente en el sistema de distribución eléctrica.
  • Interferencia de ruido: cualquier señal eléctrica indeseable que distorsiona o interfiere con las señales deseadas.
  • Fluctuaciones de frecuencia: variaciones a corto plazo en los niveles de tensión y corriente.
  • Transitorios de conmutación: interrupciones del suministro eléctrico causadas por cambios bruscos en los circuitos.

Diseño monolítico vs modular

El diseño original de los SAI era monolítico. Este tipo de SAI es relativamente barato, pero los componentes son autónomos y los dispositivos tienen que escalarse verticalmente (como los servidores en bastidor) cuando cambian las demandas de energía y los requisitos de redundancia. Este tipo de SAI es una buena opción cuando los daños causados por una interrupción o un corte del suministro eléctrico conllevan un riesgo bajo.

Los sistemas SAI modulares son más caros, pero sus componentes son intercambiables en caliente. Este tipo de SAI puede escalarse horizontalmente (como un servidor blade) conectando subsistemas adicionales según sea necesario. Este tipo de SAI es una buena opción cuando los daños causados por una interrupción o un corte del suministro eléctrico conllevan un riesgo de medio a alto.

Ambos tipos de SAI utilizan inversores para activar los circuitos de alimentación de reserva cuando se interrumpe la alimentación principal. Algunos diseños modulares incluyen reguladores de carga solar para proporcionar una capa adicional de redundancia y garantizar que siempre habrá un flujo de energía continuo y filtrado.

Consideraciones sobre la compra

A primera vista, las fuentes de alimentación SAI modulares pueden parecer más caras, pero cuando se calcula el coste total de propiedad (TCO) -incluyendo la facilidad de mantenimiento, un menor espacio ocupado y la flexibilidad general del sistema-, el enfoque modular resulta muy convincente.

A la hora de decidir qué tipo de SAI comprar, es importante saber primero qué nivel de protección (y cuánta redundancia) se necesita para garantizar que un recurso crítico reciba alimentación de forma continua. Aunque los sistemas monolíticos tradicionales suelen tener un coste inicial más bajo, los sistemas SAI modulares pueden ser menos costosos de adquirir, mantener y reparar a lo largo del ciclo de vida del dispositivo.

En última instancia, la decisión de adquirir un SAI modular en lugar de un SAI monolítico dependerá de la frecuencia con la que se espera que fluctúe la demanda de energía y del riesgo de daños financieros y de reputación en caso de que se produzca una interrupción o un corte del suministro eléctrico.

Temas relacionados

Margaret Rouse
Experta en tecnología

Margaret Rouse es una galardonada escritora técnica y profesora conocida por su habilidad para explicar temas técnicos complejos a una audiencia de negocios no técnica. Durante los últimos veinte años, sus explicaciones han aparecido en sitios web de TechTarget y ha sido citada como autoridad en artículos del New York Times, Time Magazine, USA Today, ZDNet, PC Magazine y Discovery Magazine. La idea de diversión de Margaret es ayudar a profesionales de TI y negocios a aprender a hablar los idiomas altamente especializados de cada uno. Si tienes una sugerencia para una nueva definición o cómo mejorar una explicación técnica,…