Fiabilidad

Espionaje con inteligencia artificial: ¿una película de Bond o la realidad?

Resumen

La Inteligencia Artificial (IA) se está introduciendo sigilosamente en el mundo del espionaje y es probable que aumente las capacidades de los espías humanos y las agencias de servicios secretos. Se incorpora a un entorno en el que las estrategias deben basarse en cantidades ingentes de datos y decidirse en cuestión de minutos.

Una cosa que me saca de quicio es cuando la realidad empieza a parecer una película de ciencia ficción de los años 80 o 90. Podemos argumentar que el presente siempre ha estado influido por las predicciones más descabelladas sobre el futuro, al menos desde los tiempos de Julio Verne.

Podemos argumentar que el presente siempre ha estado influido por las predicciones más descabelladas sobre el futuro, al menos desde los tiempos de Julio Verne.

Sin embargo, es indiscutible que las recientes revoluciones tecnológicas –Internet y la inteligencia artificial (IA) por encima de todo- están haciendo que nuestro mundo se parezca cada vez más a lo que en los 80 llamábamos “ciberpunk”.

En lo que algunos podrían ver como un giro inesperado, pero que yo preferiría llamar una “predicción del pasado”, los servicios secretos del mundo han empezado a emplear activamente la inteligencia artificial para librar sus guerras de espionaje (ahora virtuales).

Y aquí estamos, viviendo en un mundo que hace que la película WarGames de John Badham parezca menos ficción y más un documental (aunque con pantallas en color).

Hacer la guerra en el ciberespacio

Todos podemos ver el impacto de trasladar la guerra fría de desgaste entre las potencias mundiales al espacio virtual.

En los últimos años, el número de ciberataques que amenazaron o incluso dañaron a las mayores agencias gubernamentales se disparó a niveles sin precedentes, con los ciberataques contra gobiernos saltando un 95% en la última mitad de 2022, según una fuente.

Cuanto más conectados estamos, menos protegidos estamos por lo que tradicionalmente otorgaba seguridad a cualquier nación: el poder militar y la seguridad.

Puede que se trate de agencias de espionaje rivales que luchan entre sí, pero las implicaciones son bastante nefastas.

Los actores nefastos pueden ahora cruzar cualquier frontera sin disparar una sola bala, ni tener que atravesar ninguna montaña, río, desierto o frontera amurallada.

Y ya no es necesario poseer todo el poderío del ejército chino o ruso para suponer una amenaza seria para una agencia gubernamental estadounidense.

Basta con un pequeño grupo de hackers expertos, armados con el conjunto adecuado de armas virtuales, posiblemente impulsadas por alguna IA. En pocas palabras, la guerra ya no es lo que era, especialmente la guerra de espionaje.

La IA como arma en las guerras de espionaje

Si las armas utilizadas para librar guerras de espionaje han cambiado, también lo ha hecho el flujo de la propia guerra.

La inteligencia tiene hoy una forma, un tamaño y un alcance completamente diferentes, con millones de puntos de datos que se recogen a cada momento en un abrir y cerrar de ojos.

Las tecnologías de big data deben estar revolucionando todos los escenarios de espionaje, sobre todo porque la mayoría de estos datos son de código abierto y pueden ser recopilados por cualquiera, en lugar de por unos pocos actores clandestinos.

La información viaja a una velocidad mucho mayor, y el número de actores que recopilan esta información ha aumentado significativamente. Facebook, Twitter y Google procesan cientos de petabytes de datos cada día, y periódicamente se lanzan nuevos satélites comerciales de vigilancia.

Las cosas suceden a una velocidad mucho mayor, y los tiempos de reacción son mucho más ajustados.

Como dijo la presidenta del Comité Directivo de Seguridad Internacional de HAI, Amy Zegart:

“Durante la crisis de los misiles cubanos de 1962, el presidente Kennedy tuvo 13 días para deliberar en secreto sobre lo que haría después de que los aviones espía U-2 descubrieran misiles soviéticos en Cuba.

“El 11 de septiembre, el Presidente George W. Bush tuvo sólo 13 horas para sopesar la información sobre quién era el responsable de ese horrible ataque y cómo respondería Estados Unidos.

“Hoy, el tiempo de decisión podría ser de 13 minutos o menos”

Con tantos datos que digerir y tan poco tiempo para hacerlo, la IA es una herramienta necesaria más que un lujo.

Algunos de los principales actores mundiales ya lo entienden, y han empezado a recopilar conjuntos de datos para alimentar sus IA, con o sin el consentimiento de los destinatarios.

Por ejemplo, Richard Moore, jefe del MI6, explicó sus sospechas de que China había tendido “trampas de datos” durante la reciente pandemia de Covid-19, cuando Pekín obligó a menudo a los países que les compraban vacunas a compartir con ellos sus conjuntos de datos sobre vacunación.

Según Moore, estas acciones deberían hacer saltar las alarmas sobre la voluntad de los chinos de “coaccionar o crear dependencias” que supongan una amenaza para el orden internacional.

Moore también explicó cómo los servicios secretos británicos están utilizando actualmente la IA para interrumpir el flujo de armas hacia Rusia durante la actual guerra contra Ucrania.

Obviamente, como están en el “bando bueno” de la guerra de espionaje, y son todos unos espías bonachones, van a utilizar la IA sólo de la forma más “ética y segura”. Sí, claro.

Y ahora debemos profundizar en la pregunta. ¿Qué pregunta? La que siempre se hace cuando se trata de IA:

¿Los espías humanos van a ser sustituidos por la IA?

Reconozco que soy un poco parcial, ya que yo mismo soy analista de datos, pero el mundo del espionaje es más amplio que mi línea de trabajo, así que puedo intentar dar una respuesta, espero que neutral, a esta pregunta.

Según personas como Moore y Zegart, no existe tal riesgo, ya que el factor humano no puede sustituirse de muchas maneras.

Es cierto que la recopilación de inteligencia va a depender cada vez más del uso de la IA. La cantidad de datos que hay que procesar es demasiado para los humanos solos, sobre todo si nos fijamos únicamente en los datos de código abierto. Como en muchas industrias, la IA va a ser otra herramienta del oficio para facilitar y acelerar el proceso de cribar estas cantidades masivas de información.

Los humanos siguen siendo necesarios para dar sentido a esta información, transformándola en “inteligencia” procesable. Por ejemplo, la IA podría utilizarse para analizar imágenes de satélite y detectar anomalías, ahorrando a los humanos la insoportable tarea de revisar miles de imágenes cada día.

Sin embargo, aunque la IA pueda detectar una cantidad inusual de tráfico de vehículos entrando y saliendo de una base enemiga, sigue siendo necesario un humano para comprender el significado de este tráfico y decidir qué acción debe tomarse (si es que debe tomarse alguna).

Y si bien es cierto que la IA puede recopilar con mayor eficacia los datos procedentes de fuentes abiertas, no puede decirse lo mismo de la información confidencial obtenida por medios no convencionales.

Para este tipo de recopilación de inteligencia, las relaciones humanas establecidas por agentes colocados en los lugares adecuados son algo que la IA nunca podría sustituir.

Conclusión

Lejos de ser un uso armamentista de la IA, el empleo de esta tecnología en el espionaje puede aumentar significativamente las capacidades de los espías humanos y las agencias de servicios secretos.

Por lo tanto, va a ser (y, en cierta medida, ya lo es) crucial para proteger activos nacionales vitales, secretos y tecnologías sensibles, y garantizar la paz y la estabilidad mundiales.

Por cierto, Matthew Broderick estuvo genial en Juegos de guerra.

Temas relacionados

Claudio Buttice
Data Analyst

El Dr. Claudio Butticè, Doctor en Farmacia, es un antiguo Director de Farmacia que trabajó para varios grandes hospitales públicos del sur de Italia, así como para la ONG humanitaria Emergency. Actualmente es autor de libros que ha escrito sobre temas como medicina, tecnología, pobreza en el mundo, derechos humanos y ciencia para editoriales como SAGE Publishing, Bloomsbury Publishing y Mission Bell Media. Sus últimos libros son "Universal Health Care" (2019) y "What You Need to Know about Headaches" (2022).Analista de datos y también periodista freelance, muchos de sus artículos se han publicado en revistas como Cracked, The Elephant, Digital…