Question

¿Cómo cambiará la IA la interfaz de usuario?

Answer
Resumen

Aunque la IA se está volviendo más experta en descifrar el habla humana, aún es demasiado pronto para que comprenda los vastos conjuntos de modismos y giros idiomáticos que pueblan las lenguas utilizadas en todo el mundo. Sin embargo, el mundo se está alejando de los teclados, los ratones y las pulsaciones, y se acerca a lo que -algún día- podrían ser las interfaces sin comandos.

La inteligencia artificial (IA) representa un cambio fundamental en la forma en que se desarrolla y funciona la tecnología informática. Pero, en el fondo, es una nueva forma de que los seres humanos interactúen con el universo digital.

Se ha escrito mucho sobre cómo la IA introduce una forma conversacional de relacionarse con los ordenadores, en contraposición a los métodos de teclear, hacer clic y tocar que han surgido hasta ahora. En el futuro, se espera que los usuarios necesiten poca o ninguna formación o conjunto de habilidades para comunicarse con una entidad digital. Diremos nuestros deseos, y el bot inteligente, ya sea algo como ChatGPT u otro asistente virtual inteligente, obedecerá, o al menos debería obedecer.

Sin embargo, no se trata simplemente de una nueva forma de hacer las cosas. Es un cambio fundamental en la relación entre la inteligencia biológica (nosotros) y la inteligencia artificial que hemos creado.

¿Qué es una interfaz de usuario?

La interfaz de usuario es simplemente el medio para interactuar con un ordenador. Ya sea en un ordenador de sobremesa/portátil, un teléfono móvil, un cajero automático o cualquier otro dispositivo digital, la IU es la forma en que damos a conocer nuestros deseos. Algunas IU son muy sencillas, como un teclado o incluso un solo botón, mientras que otras requieren conocimientos lingüísticos complejos o la capacidad de navegar por arquitecturas de menús muy estratificadas.

Y algunas IU no requieren ninguna acción por parte del usuario: los escáneres de retina, por ejemplo, abren puertas con sólo mirarlas. Los transpondedores de peaje activan una secuencia de acciones con sólo pasar por delante.

¿Cómo ha cambiado la interfaz de usuario a lo largo de los años?

Las primeras interfaces de usuario se remontan a los primeros ordenadores. La máquina ENIAC, desarrollada por la Universidad de Pensilvania durante la II Guerra Mundial, utilizaba un tablero de conexiones para transmitir las instrucciones de los programadores al aparato de la máquina, basado en tubos de vacío, de forma similar a como los operadores telefónicos conectaban las llamadas.

Durante la mayor parte de las décadas de 1950 y 1960, los teclados inspirados en los de las máquinas de escribir se convirtieron en el medio preferido para interactuar con los ordenadores, con diversas teclas de función especializadas que fueron evolucionando con el tiempo. La mayoría de estos dispositivos utilizaban el procesamiento por lotes y las tarjetas perforadas para convertir las ideas en programación, antes de gravitar hacia interfaces de línea de comandos que pudieran visualizarse instantáneamente en pantallas de vídeo.

La primera interfaz gráfica de usuario (GUI) surgió de Xerox en los años 70 y, desde entonces, Apple, IBM, Microsoft y otros la han actualizado continuamente para todo tipo de dispositivos informáticos.

¿Qué es una interfaz de usuario basada en la intención?

Cada una de estas UI anteriores simplificaba y agilizaba lo que es esencialmente el mismo enfoque básico de la programación: transmitir el proceso exacto en el que el ordenador debe producir el resultado esperado. Sin embargo, la IA representa un enfoque totalmente nuevo, en el sentido de que ya no necesitamos decirle al aparato cómo hacer algo; le decimos lo que queremos que haga, y los algoritmos inteligentes del interior de la máquina se encargan a partir de ahí.

Esta interfaz de usuario basada en la intención cede gran parte del control al modelo de IA mientras intenta cumplir su mandato. La interacción real entre el usuario y el ordenador se reduce drásticamente, y sólo si los resultados son erróneos o insatisfactorios tendrá que volver a intervenir el usuario. Normalmente, esto ocurre cuando la intención original se expresa de forma incorrecta o poco clara.

¿Cuáles son las ventajas prácticas de las IU basadas en la intención?

La IU Basada en la Intención no sólo ahorra mucho tiempo y esfuerzo, sino que democratiza el impresionante poder del entorno digital actual a personas que, de otro modo, no tendrían medios para acceder a él. Ni siquiera la ubicuidad de los teléfonos móviles ha proporcionado a todo el mundo acceso a la totalidad del mundo conectado; sólo a aquellos que se toman el tiempo y el esfuerzo de comprender todas las funciones y características de la IU que han elegido.

Sin embargo, con una IU basada en la intención, basta con decir o teclear lo que se desea, y el dispositivo completará la tarea. Muchos usuarios ya han comprobado la utilidad de preguntar: “¿Dónde está la gasolina más barata cerca de mí?”, en lugar de iniciar una aplicación, escribir la petición y luego hacer zoom en un mapa para obtener la respuesta. A medida que las aplicaciones de IA sean más innovadoras y sofisticadas, este mismo paradigma se aplicará a peticiones más complejas como “Crea un gráfico original que represente las ventas del próximo trimestre” o “Escribe un programa que compare la satisfacción del cliente con nuestras funciones añadidas más recientemente”.

¿Cuáles son algunos de los inconvenientes?

Incluso con una interfaz de usuario basada en la intención, un ordenador sigue siendo un ordenador. Su rendimiento es tan bueno como su programación y los datos que pueda recopilar. Una IA mal entrenada y con acceso a recursos limitados producirá resultados defectuosos, y ninguna IU puede cambiar eso.

Y aunque la IA se está volviendo más experta en descifrar el habla humana, aún es demasiado pronto para que comprenda los vastos conjuntos de modismos y giros idiomáticos que pueblan las lenguas utilizadas en todo el mundo. Esto significa que las interacciones con la IA a través de la interfaz de usuario basada en la intención tendrán que producirse en un punto intermedio entre lo que dice la gente y lo que pueden entender los algoritmos inteligentes.

Por supuesto, esto es mucho menos gravoso para el usuario que aprender un lenguaje de programación o adentrarse en las profundidades de una plataforma basada en menús.

¿Qué es probable que venga después de la IB-UI?

Algunos expertos hablan de interfaces de mando cero, similares a los escáneres y transpondedores de peaje antes mencionados, pero orientados a operaciones más complejas. Desde este punto de vista, la IA será capaz de saber lo que queremos sin que tengamos que expresar nuestros deseos en absoluto. Si es la hora de la reunión trimestral de ventas, entonces, por supuesto, se necesitan los datos de ventas del trimestre anterior, y tendrán que ser tan completos y prospectivos como quepa razonablemente esperar. Si es martes y el martes es día de compras, habrá que hacer una lista, organizar el transporte, acceder a cupones y descuentos, etc.

Puede que sea mucho pedir, pero las tendencias de la IA están impulsadas por una mayor eficacia y comodidad. El truco será entrenar a los algoritmos para que hagan lo que hay que hacer, pero no hasta el punto de que emprendan acciones perjudiciales que haya que deshacer más tarde.

También se están realizando esfuerzos para que la IA pueda leer los escáneres cerebrales para descifrar los pensamientos, e incluso estamos viendo Interfaces Cerebro-Ordenador (BCI) directas muy básicas. Ambos avances plantean todo tipo de cuestiones éticas, y aún se encuentran en fases muy rudimentarias.

Temas relacionados

Arthur
Editor

Arthur Cole es un periodista independiente de tecnología que ha estado cubriendo desarrollos en tecnología de la información y empresas durante más de 20 años. Contribuye a una amplia variedad de sitios web líderes en tecnología, incluyendo IT Business Edge, Enterprise Networking Planet, Point B and Beyond, y varios servicios de proveedores.