Fiabilidad

Retos de la criptoimposición: Los intentos de los gobiernos mundiales por adaptarse a la realidad descentralizada

Resumen

Los órganos de gobierno de todo el mundo se esfuerzan por llegar a un consenso sobre la mejor manera de gravar las criptomonedas. La naturaleza volátil de los activos digitales, así como su descentralización, son algunos de los mayores retos a los que se enfrentan los gobiernos.

La naturaleza descentralizada de las criptomonedas está dificultando considerablemente la imposición de normas fiscales a los activos digitales por parte de los organismos gubernamentales de todo el mundo.

Desde el lanzamiento del bitcoin (BTC) en 2009, las criptomonedas se han desarrollado enormemente, y el anonimato que proporcionan a sus usuarios ha dejado a varias agencias tributarias intentando ponerse al día con las tendencias.

¿Cuáles son algunos de los mayores retos de la criptofiscalidad y qué están haciendo los organismos tributarios de todo el mundo para superarlos?

La criptofiscalidad mundial está “en desarrollo”

Los activos digitales suelen tratarse como propiedades y están sujetos a impuestos sobre las plusvalías de naturaleza similar a los de los activos tradicionales, según explicó a Techopedia Aharon Miller, cofundador y director de operaciones de Oobit.

Aunque esto, por supuesto, varía según la jurisdicción, lo que crea desafíos, ya que algunas optan por regular activamente las criptodivisas, mientras que otras perfeccionan sus estrategias.

Andrew Silverman, analista fiscal de Bloomberg Intelligence, describió la fiscalidad de las criptomonedas en todo el mundo como “en desarrollo”:

“Ha habido algunos esfuerzos para tratar de crear un régimen fiscal uniforme para las criptomonedas en el contexto de la iniciativa sobre la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios en la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico], pero otras cuestiones, como el impuesto mínimo global, han tenido prioridad.”

Entretanto, el Consejo Ministerial de la OCDE aprobó a principios de junio el Marco de Información sobre Criptoactivos, con lo que se está avanzando en los requisitos globales de información.

Sin embargo, el siguiente paso para muchos países sigue siendo adoptar estos principios en sus leyes locales, dijo Silverman.

Diferencias en la criptoimposición mundial

Los países de todo el mundo tienen dificultades para ponerse de acuerdo sobre qué se considera exactamente renta imponible en lo que respecta a las criptomonedas.

El Internal Revenue Service (IRS) de EE.UU., por ejemplo, señala que la recepción de una recompensa por apostar se considera ingreso imponible. Mientras tanto, la agencia tributaria francesa considera que las recompensas de apuestas sólo son imponibles una vez que se convierten en moneda fiduciaria, explicó Silverman de Bloomberg Intelligence.

“Esto nos lleva a una diferencia fundamental en la forma en que Francia y Estados Unidos ven la criptomoneda. Estados Unidos considera que la criptodivisa tiene valor en sí misma, mientras que Francia cree que la criptodivisa solo tiene valor una vez que se convierte en efectivo”.

Miller, de Oobit, también señaló que en EE.UU. y Canadá, las criptomonedas se consideran “propiedades, que atraen el impuesto sobre las ganancias de capital sobre los beneficios comerciales”, mientras que el Reino Unido grava la minería, las apuestas y las ganancias de préstamos, así como las ganancias de capital sobre el comercio de criptomonedas.

“Singapur adopta una postura más suave, gravando el impuesto sobre la renta sólo sobre los beneficios comerciales, excluyendo la minería y ganancias similares. Estas distinciones pueden afectar notablemente a la participación internacional de criptomonedas, pudiendo dar lugar a una doble imposición, lo que pone de relieve la importancia de una orientación fiscal a medida”, añadió.

Sin embargo, no todos los países son igual de restrictivos en lo que respecta a la criptoimposición. El Salvador, por ejemplo, utiliza BTC como moneda de curso legal, similar al dólar estadounidense, su moneda de curso legal.

China, por su parte, se encuentra “entre los regímenes de cripto tacos más restrictivos porque el país ha introducido su propia CBDC [moneda digital del banco central] y no quiere que el bitcoin compita con ella”, explicó Silverman.

“Alemania, el Reino Unido y EE.UU. tienen probablemente los regímenes criptofiscales más desarrollados. En términos de regímenes fiscales innovadores, Brasil podría ser un buen ejemplo. Al igual que en estados de EE.UU. como Colorado, que también está muy a favor de las criptomonedas, en Brasil se pueden pagar los impuestos en criptomonedas y el umbral mínimo anual es de 35.000 reales. La gente también tiende a señalar a Portugal, Singapur y Eslovenia como países que han hecho sus países cripto-amigables.”

Miller añadió que Lituania también “destaca como una excelente opción para el establecimiento de empresas [de criptomonedas] como Oobit”. Esto se debe a que el país ha cultivado un panorama normativo favorable para la industria y ha ofrecido directrices transparentes que se alinean con las normas internacionales y combaten el blanqueo de dinero y otras preocupaciones relacionadas.

Desafíos criptofiscales

La falta de un consenso global podría ser uno de los mayores retos a los que se enfrenten los gobiernos a la hora de aplicar los impuestos. Esto también podría complicar los esfuerzos para prevenir la evasión fiscal de las criptomonedas, ya que la gente opta por trasladarse a países donde las regulaciones son mucho más indulgentes, dijo Miller.

La volatilidad de los mercados de criptomonedas también constituye otro reto importante, ya que complica la determinación de su valor justo de mercado y puede dar lugar a oportunidades de evasión fiscal.

Además, Silverman explicó que, en muchos casos, uno de los principales retos a la hora de gravar las criptomonedas es la falta de comprensión por parte del gobierno de qué es exactamente lo que está tratando de gravar.

“Los legisladores y reguladores se basan en nociones fiscales antiguas para enmarcar los nuevos estatutos y reglamentos, y la criptomoneda no suele encajar muy bien en los marcos preexistentes. El problema es que crear nuevos modelos de normas fiscales suele ser muy difícil para los gobiernos. Además, la criptomoneda se desarrolla mucho más rápidamente de lo que los gobiernos pueden regularla. Eso hace que sea difícil para los gobiernos lidiar con ella”.

Tanto Miller como Silverman añadieron también que la naturaleza descentralizada de las criptomonedas y el hecho de que puedan negociarse en distintas plataformas descentralizadas dificulta el seguimiento de los activos digitales. Así, se complican aún más las oportunidades fiscales.

“Los gobiernos, como el de EE.UU., están gastando mucho dinero en software que esperan ayude a identificar transacciones que luego puedan ser gravadas. Los EE.UU. también están utilizando citaciones John Doe y, por lo tanto, dependen de los proveedores de servicios de criptomoneda para informar al IRS sobre lo que los contribuyentes, en algunos casos, han sido reticentes a revelar”, dijo Silverman.

Agilización de la declaración de impuestos sobre criptodivisas

Se han creado una serie de soluciones tecnológicas que podrían ayudar a agilizar la declaración de impuestos de las criptomonedas, así como su cumplimiento, incluyendo software de criptoimpuestos como Elliptic y bolsas de criptomonedas.

El software fiscal para criptomonedas puede ser una gran herramienta para ayudar a los comerciantes a calcular los impuestos de sus activos digitales, así como a presentar declaraciones de impuestos, explicó Miller.

Aunque para que los gobiernos garanticen el cumplimiento de los criptoimpuestos, primero tendrían que aceptar los activos digitales como un “instrumento financiero legítimo”, añadió Silverman.

“Creo que la premisa básica de muchas de las normas fiscales sobre criptomonedas es que existe cierto nivel de evasión fiscal. Creo que eso ha fomentado una gran desconfianza entre las autoridades fiscales, especialmente en EE.UU., y las del sector de la criptodivisa. El conflicto con las empresas y un enfoque de confrontación por parte de una autoridad fiscal simplemente no es eficaz.”

Esto significa que, para que existan normas fiscales eficaces, los gobiernos deben hacer un esfuerzo por familiarizarse con la industria de las criptodivisas.

El futuro de la criptoimposición

Algunos países, como EE.UU., están tratando de ampliar su ámbito de aplicación de los impuestos a las criptomonedas, y recientemente se han publicado directrices sobre las apuestas que consolidan la posición oficial del Tesoro.

Dijo Silverman:

“Estados Unidos considera que las criptomonedas son una fuente importante de evasión fiscal, por lo que el IRS ha intensificado su aplicación. Otros países también están avanzando en la institución de mejores regímenes de información para ayudar a comprender el panorama antes de empezar a adoptar regímenes fiscales más sofisticados.”

Lo esencial

El intrincado panorama de la fiscalidad de las criptomonedas refleja la naturaleza evolutiva del sector y los retos a los que se enfrentan los gobiernos de todo el mundo.

Su naturaleza descentralizada, unida a su rápido desarrollo y a las diferentes definiciones según las jurisdicciones, ha hecho que el establecimiento de normativas fiscales uniformes sea una tarea compleja. Aunque algunos países como Alemania, el Reino Unido y Estados Unidos han avanzado en la elaboración de marcos criptofiscales, persisten las disparidades, lo que dificulta un consenso global.

De cara al futuro, el camino hacia una fiscalidad eficaz de las criptomonedas depende del compromiso de los gobiernos para comprender y acoger el sector, fomentar la cooperación y cultivar la confianza entre las autoridades fiscales y el sector de las criptomonedas.

Temas relacionados

Iliana Mavrou
Editora

Iliana se graduó de la Universidad de la Ciudad de Londres con una licenciatura en Periodismo en 2021. Desde entonces, ha estado cubriendo la industria de la criptomoneda, las finanzas y la tecnología para varias publicaciones. Esto incluye a Capital.com, donde informó sobre temas complejos relacionados con la tecnología blockchain y el ámbito de las criptomonedas en general. Iliana actualmente está completando una Maestría en Comunicación.