Seguridad en la nube: Su guía para una adopción segura y satisfactoria de la nube

Resumen

Descubra cómo desenvolverse en el complejo mundo de los proveedores de servicios en la nube (CSP), como Azure, AWS y Google Cloud, y obtenga información muy valiosa para proteger sus datos y optimizar su negocio.

La industria tecnológica evoluciona rápidamente, y una tendencia que destaca es la computación en múltiples nubes. Tanto si se trata de una pequeña empresa como de un gran actor, organizaciones de todas las formas y tamaños están adoptando la nube para impulsar su crecimiento e impulsar la innovación transformadora.

Utilizar los recursos de varios proveedores de servicios en la nube a la vez resulta atractivo porque puede mejorar la seguridad, simplificar las operaciones y crear oportunidades de colaboración entre distintas ubicaciones.

Este enfoque proporciona una mayor flexibilidad y control sobre los recursos informáticos, lo que permite a las empresas tomar decisiones estratégicas alineadas con sus necesidades y objetivos únicos.

Con la computación multinube, las empresas pueden optimizar la asignación de recursos y aprovechar los puntos fuertes de los distintos CSP, lo que en última instancia impulsa la eficiencia, la adaptabilidad y la seguridad de sus operaciones.

El universo en expansión de los modelos de servicios en la nube

Los modelos de servicios en nube pueden clasificarse en:

  • SaaS (software como servicio)
  • PaaS (plataforma como servicio)
  • IaaS (infraestructura como servicio)

Como era de esperar, han surgido muchas variaciones a partir del concepto original de ofertas “como servicio”. Estas variaciones han adoptado diferentes formas y funciones, cada una de ellas atendiendo a necesidades y requisitos específicos.

No se trata, ni mucho menos, de una lista exhaustiva:

  • aPaaS (aplicación como servicio)
  • DaaS (datos como servicio)
  • FaaS (función como servicio)
  • SecaaS (seguridad como servicio)
  • AIaaS (inteligencia artificial como servicio)

5 características que debe tener un servicio en la nube

La computación en nube ofrece muchas ventajas derivadas de cinco características clave que definen un auténtico servicio en nube. Es esencial ser consciente de estas características, ya que algunos servicios se están proporcionando como un servicio en la nube que puede no cumplir con los criterios descritos por NIST SP800-145.

Esta práctica, conocida como “lavado de nubes”, puede llevar a las empresas a invertir en servicios que no aportan el valor real de la verdadera computación en nube.

Para evitar ser víctima de esta práctica, es crucial asegurarse de que cualquier servicio en la nube que considere posea las cinco características siguientes:

  • Agrupación de recursos: La capacidad de asignar recursos dinámicamente en función de la demanda.
  • Amplio acceso a la red: Acceso a los recursos desde cualquier lugar con conexión a Internet.
  • Rápida elasticidad: La capacidad de ampliar o reducir rápidamente para satisfacer la demanda cambiante.
  • Servicio medido: La capacidad de supervisar y medir el rendimiento y el uso de los recursos.
  • Autoservicio a petición: La capacidad de suministrar recursos rápida y fácilmente sin intervención humana.

Con estas cinco características, puedes estar seguro de que están recibiendo todas las ventajas y el valor que ofrece un auténtico servicio en la nube. No te conformes con nada menos que lo auténtico: no te dejes “lavar la nube”.

Recuerda: Es esencial llevar a cabo una investigación exhaustiva antes de confiar en cualquier proveedor de servicios en la nube.

Factores clave que hay que evaluar antes de adoptar la nube

Antes de decidirse a pasar a la nube, es esencial comprender las diferencias fundamentales entre este enfoque y el mantenimiento de sus datos y aplicaciones in situ. Aunque la nube ofrece ventajas como velocidad, rentabilidad, productividad y agilidad, hay que tener en cuenta varios factores antes de migrar.

Un aspecto crucial que debe sopesar es el nivel de implicación y responsabilidad que desea en la gestión del entorno de nube.

Desmitificación del modelo de responsabilidades compartidas

El modelo de responsabilidades compartidas es un marco de seguridad en la nube que describe las responsabilidades de seguridad del CSP y sus clientes. Este modelo garantiza la rendición de cuentas y separa las responsabilidades técnicas de la gestión de la infraestructura de la nube, la gestión de aplicaciones y el almacenamiento de datos de las necesidades empresariales.

Como cliente de servicios en la nube, asegúrate de que entiendes perfectamente las normas de seguridad de la empresa con la que trabaja. Comprender la postura de seguridad de un CSP es vital e incluye saber dónde y qué medidas de seguridad tienes implantadas, además de dónde se encuentran sus servicios específicos en la nube.

Dependiendo de tu tipo de organización o negocio, debes comprender las medidas de protección de datos del CSP y las políticas de residencia de datos para garantizar el cumplimiento del GDPR, PHI, PCI-DSS y cualquier otro marco aplicable.

Evitar el bloqueo del proveedor

Con muchos CSP disponibles, las empresas tienen ahora la libertad de elegir entre una gama de plataformas de nube pública de renombre.

A la cabeza se encuentran Azure (AZ), Amazon Web Services (AWS), Google Cloud Platform (GCP), Alibaba e IBM Cloud, entre otras. Esta abundancia de opciones permite a las organizaciones adoptar un enfoque multicloud, diversificando su infraestructura en la nube y evitando los riesgos de poner todos los huevos en la misma cesta.

Esta estrategia mitiga el potencial de dependencia del proveedor y permite una integración perfecta de los servicios en la nube adaptados a las necesidades específicas de la empresa. Sin embargo, en esta era digital, no se puede exagerar la importancia de la seguridad multicloud.

Liberar el potencial de la seguridad multinube

Pero, ¿qué es la seguridad multinube y qué puede hacer por su organización? La gestión de la seguridad multinube es la capacidad de controlar quién hace qué, cuándo y cómo en todos sus entornos en la nube a través de una única interfaz de gestión, o “panel único de control”, como a veces se denomina. Las herramientas de gestión de múltiples nubes pueden ayudarte a realizar un seguimiento de tus recursos en múltiples nubes públicas y privadas.

Con una única interfaz de usuario, se obtiene el control de todas las aplicaciones y cargas de trabajo. Esto significa que la migración de cargas de trabajo entre diferentes entornos de nube, como mover clústeres Kubernetes, se convierte en pan comido.

¿Qué se debe buscar en una interfaz de gestión de seguridad para varias nubes?

Asegúrate de que la solución que adquiera tenga la mayoría de las siguientes características:

  • Sincronizar Políticas en todos sus entornos de nube;
  • Adaptar las políticas de seguridad a los servicios – base las políticas en su uso previsto;
  • Automatizar la seguridad – haga de DevSecOps una prioridad absoluta;
  • Consolidar la supervisión – centralice las alertas de registros e implemente una protección de seguridad activa;
  • Compliance Across Clouds – audite el cumplimiento, informe y remedie;
  • Segmentación entre entornos – segmentación de contenedores mediante grupos de seguridad (SG) (también conocidos como controles de seguridad de red (NSC) o cortafuegos (FW) para contener los ataques;
  • Control y seguridad multi-tenancy – para garantizar el aislamiento entre tenants;
  • Análisis de imágenes y funciones – análisis en busca de vulnerabilidades y errores de configuración;
  • Proteger cargas de trabajo sin servidor – aplicación coherente de políticas para entornos sin servidor como AWS Fargate y Azure Container Instances;
  • Seguridad de la infraestructura – gestión de la postura de seguridad en todas sus nubes públicas;
  • Visibilidad en varias nubes – auditoría continua de cuentas para detectar riesgos de seguridad y errores de configuración, seguridad unificada en varias nubes;
  • Corrección rápida de errores de configuración – garantiza que las cuentas en la nube siguen cumpliendo las normas;
  • Escala empresarial – garantiza que la solución sea escalable en todos los entornos de nube.

Protección de tu empresa frente a posibles infracciones

¿Por qué es tan importante la seguridad? La respuesta está en las posibles consecuencias de una brecha. Si un atacante consigue acceder a uno de sus entornos en la nube, podría infiltrarse y tomar el control de sus otros servicios en la nube. Esto pone en peligro tus datos y amenaza la integridad y estabilidad de toda la infraestructura en la nube.

Para mitigar estos riesgos, debes aplicar medidas de seguridad sólidas en todas tus operaciones basadas en la nube. Esto incluye la adopción de fuertes controles de acceso, el cifrado de datos sensibles, la supervisión y actualización periódicas de los protocolos de seguridad y la implantación de la autenticación multifactor.

Además, llevar a cabo evaluaciones de riesgos exhaustivas y mantenerse al día de los últimos avances en seguridad dentro del sector de la nube es vital para mantener un entorno de nube seguro.

Por qué migrar a la nube es la opción lógica para tu empresa

Las ventajas empresariales de la computación en nube son sustanciales. Los beneficios financieros y no financieros de esta tecnología están bien documentados. Los servicios en la nube han madurado desde hace unos años, y muchas pequeñas empresas han adoptado la tecnología.

Es más, las tasas de adopción están aumentando a medida que el mercado se expande, y las pequeñas empresas se dan cuenta de que los servicios basados en la nube pueden reducir costes, aumentar la productividad y, al mismo tiempo, proporcionar un fuerte nivel de seguridad, algo que puede no ser posible dentro de sus centros de datos locales.

Alrededor del 75% de las organizaciones adoptarán un enfoque de transformación digital basado en la nube como principal plataforma fundamental para 2026.

La decisión de pasar a la nube es un reto. Examinar los riesgos y las recompensas es esencial a la hora de considerar las implicaciones de trasladar todas sus aplicaciones, datos y sistemas a un proveedor externo.

Considera la posibilidad de dejar atrás todo ese material heredado: sistemas operativos obsoletos, aplicaciones con errores y todas esas piezas de infraestructura independientes sin atributos de resistencia. En otras palabras, no levantes y cambia utilizando la metodología física a virtual (P2V).

Las soluciones basadas en la nube presentan una oportunidad única para reiniciar su empresa; trasladarse a la nube es la opción más lógica para muchas organizaciones. Algunas de las ventajas de la adopción de la nube son el aumento de la seguridad, la reducción de los costes operativos, la disminución del mantenimiento de los centros de datos y la accesibilidad en cualquier lugar con conectividad a Internet.

Pero, ¿qué razones pueden existir para no migrar a la nube?

Precauciones esenciales para proteger la información sensible

Las organizaciones deben tomar precauciones adicionales para proteger la información sensible almacenada en la nube. Por ejemplo, supongamos que almacena en la nube números de tarjetas de crédito, números de la seguridad social o cualquier información de identificación personal (IIP). En ese caso, debe asegurarse de que estos recursos están protegidos mediante técnicas de cifrado como certificados SSL/TLS y de que el proveedor de servicios en la nube (CSP) utiliza cifrado de nivel militar como AES-256 y FIPS 140-2.

Es más, debe obtener garantías del CSP de que las prácticas de seguridad bien pensadas que incluyen el cifrado, la segregación de funciones, las pruebas de penetración periódicas y sus obligaciones contractuales están bien documentadas.

Las garantías pueden obtenerse mediante una prueba de penetración actualizada y su correspondiente informe de reparación, sin olvidar el informe SOC2-Tipo 2 más reciente.

Conclusión

La nube ha transformado por completo el funcionamiento de las empresas, independientemente de su tamaño. Compañías que van desde pequeñas empresas hasta grandes organizaciones de Fortune 500 han experimentado los inmensos beneficios de la computación en nube. Esta tecnología ha reducido costes, aumentado la productividad y mejorado la flexibilidad y la resistencia.

Sin embargo, para garantizar una transición segura y sin problemas a la nube, es vital llevar a cabo una evaluación de seguridad exhaustiva. Este proceso implica varios pasos, incluido el desarrollo de una estrategia de nube y el examen minucioso de las capacidades de seguridad de un proveedor de servicios en la nube. Es importante tener en cuenta que el uso de varios CSP, como Azure y AWS, no significa que una medida de seguridad se aplique a ambas plataformas.

Las prácticas y políticas de seguridad de cada CSP deben revisarse minuciosamente en un entorno de múltiples nubes para garantizar una evaluación completa de la seguridad.

Es esencial reunir los artefactos pertinentes de cada CSP y crear un plan de respuesta a incidentes para cada servicio en la nube. Además, es muy recomendable buscar la ayuda de un proveedor fiable de gestión de seguridad multinube para simplificar y agilizar el proceso de gestión de la seguridad.

Siguiendo estas directrices, las empresas pueden adoptar con confianza la nube manteniendo el máximo nivel de seguridad y protegiendo sus valiosos datos.

Temas relacionados

John Meah

Como autor y escritor independiente, John ha perfeccionado sus habilidades para crear contenido atractivo. Pero eso no es todo: también es un consultor de ciberseguridad certificado con credenciales de PCIP, CISSP y CCSK. Además, es miembro de pleno derecho del prestigioso Chartered Institute of Information Security (CIIS). Actualmente, John trabaja para un banco offshore internacional, gestionando la seguridad de todos los proyectos. Sin embargo, su experiencia no se detiene ahí; ha pasado más de dos décadas en TI y seguridad de la información, trabajando en diversos sectores como banca, finanzas y servicios logísticos. Lo que lo distingue es su capacidad…