Los escépticos que creen que la IA es una burbuja: ¿tendrán razón?

Fiabilidad
Resumen

¿Es la inteligencia artificial una tecnología tan transformadora como el fuego? ¿O nos estamos adentrando como sonámbulos en una burbuja de la inteligencia artificial similar al boom de las puntocom y el crack de la década de 2000? Las alucinaciones y la calidad de los datos de entrenamiento son sólo dos cuestiones que deben resolverse antes de que podamos hablar con confianza de cambiar el mundo.

Incluso para los estándares de la industria tecnológica, el entusiasmo en torno a la inteligencia artificial (IA) marca un nuevo estándar de oro para la hipérbole.

Sundar Pichai, consejero delegado de Google, ha declarado que la tecnología de IA es “más profunda”que la invención de la electricidad o el descubrimiento del fuego.

Mientras tanto, el gigante de la investigación McKinsey Global Institute estima que la inteligencia artificial podría aumentar los beneficios de las empresas hasta en 4 billones de dólares al año en todo el mundo en los próximos años, y organizaciones como Microsoft y Google se apresuran a integrar la IA generativa en las aplicaciones y sistemas operativos que utilizamos a diario.

Pero, ¿y si la IA no es la fuerza que cambia el mundo y aumenta los beneficios que todo el mundo cree?

Varios escépticos de alto nivel sugieren que la IA podría no ofrecer los rápidos beneficios que muchos esperan y que la actual manía por la IA podría ser una burbuja.

¿Tendrán razón?

 

¿Podría ser la IA una burbuja?

Michael Hartnett, estratega de inversiones del Bank of America, sugirió a principios de este año que el entusiasmo actual en torno a la IA era una “burbuja”.

El Nasdaq 100 se ha disparado este año, impulsado por las subidas de valores relacionados con la IA, como Nvidia, cuyos chips impulsan las aplicaciones de IA: Los beneficios de Nvidia han alcanzado los 13.510 millones de dólares, un 101% más que el año pasado.

Hartnett ha comparado el entusiasmo en torno a los valores relacionados con la IA con la caída de las puntocom en 2000, en la que las inversiones en el Nasdaq Composite subieron un 800% antes de caer un 740% en 2002.

El veterano economista David Rosenberg está de acuerdo y describe el actual interés por la IA como una “especie de manía”,

“Este tipo de comportamiento corporativo no difiere demasiado del que tuvo lugar en la burbuja de las puntocom, con una empresa tras otra satisfaciendo el apetito de los inversores por noticias sobre cómo planea incorporar Internet a su negocio, o impulsando las acciones sólo porque añadieron ‘.com’ al nombre”.

Sin embargo, Rosenberg matiza que cree en los beneficios de la IA a largo plazo.

El problema de las alucinaciones de la IA: ¿por qué son importantes?

Otros escépticos se muestran críticos con la tecnología en sí: Gary Marcus, analista de IA, afirma que las alucinaciones (cuando sistemas de IA como ChatGPT inventan o tergiversan hechos) no son un problema sencillo de eliminar.

Marcus cree que este problema de difícil solución podría impedir que la IA ofrezca los beneficios financieros que esperan sus defensores.

Marcus declaró al Financial Times: “Existe la fantasía de que si se añaden más datos, funcionará. Pero no se puede acabar con el problema a base de datos”.

Marcus se refirió a tecnologías de inteligencia artificial que antes habían sido muy publicitadas, como M, el asistente de inteligencia artificial de Facebook, o Watson, de IBM, que prometían resultados revolucionarios pero no los ofrecían.

Marcus escribió en su Substack: “Las alucinaciones están en su sangre de silicio, un subproducto de la forma en que comprimen sus entradas, perdiendo la pista de las relaciones fácticas en el proceso. Señalé este riesgo por primera vez en 2001, en el quinto capítulo de mi libro La mente algebraica, y el problema persiste desde entonces. Suponer alegremente que el problema desaparecerá pronto es ignorar 20 años de historia”.

Marcus dice que cree que el problema de las alucinaciones de la IA acabará solucionándose, pero nadie sabe si los avances tecnológicos para resolverlo llegarán en meses, años o décadas.

¿Aumentará la IA la productividad?

La afirmación de que la IA aumentará la productividad de los trabajadores ha sido el tema central de la fiebre del oro de la IA de este año, pero ¿es seguro que tecnologías como los grandes modelos lingüísticos (LLM) aumentarán la productividad?

McKinsey ha pronosticado que hasta el 50% de las tareas podrían automatizarse ya en 2030. Sin embargo, los escépticos como el consultor tecnológico Jeffrey Funk afirman que es probable que estas ganancias lleguen más despacio de lo que la gente imagina.

Funk escribe en Linkedin: “¿Cómo está ayudando la IA a las empresas a mejorar la productividad y la calidad de la producción de fábricas, obras de construcción, granjas, minas, proyectos de desarrollo de software o médicos que tratan a pacientes en hospitales?

En la actualidad, la IA tiende a centrarse en las tareas, opina Funk, en lugar de en el “pensamiento sistémico”.

La maldición de la recursividad

Internet ya se está llenando de contenidos generados por IA, y algunos han advertido de que esto dificultará el entrenamiento de los sistemas de IA en el futuro.

Un artículo publicado este verano, “The Curse of Recursion: Training on Generated Data Makes Models Forget” (PDF), mostraba que los grandes modelos lingüísticos entrenados con datos creados por IA degeneran, y que entrenar modelos de IA con la totalidad de Internet será cada vez menos gratificante.

Ross Anderson, catedrático de Ingeniería de Seguridad de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Edimburgo, escribió: “Al igual que hemos sembrado los océanos de basura plástica y llenado la atmósfera de dióxido de carbono, estamos a punto de llenar Internet de bla bla. Esto hará más difícil entrenar nuevos modelos raspando la web”.

Lo esencial

¿Es la invención de la IA, en todas sus formas, tan transformadora como el fuego, o al menos tan capaz de cambiar el rumbo de la humanidad? El tiempo lo dirá. Pero una cosa es segura: los cambios en nuestra forma de vivir y trabajar se están produciendo rápidamente.

¿Es exagerado el auge de la IA? No cabe duda de que los inversores se han acalorado mucho en los últimos meses y de que la tecnología presenta inconvenientes conocidos, por lo que quizá sea prudente mantener la calma y la serenidad en torno a la IA. No todas las empresas de IA se convertirán en gigantes multimillonarios.

Pero con la inversión que está llegando a la IA y los líderes empresariales que abrazan con entusiasmo su potencial, la IA parece preparada -a pesar de sus inconvenientes- para cambiar nuestras vidas de una forma que no se ha visto desde los albores de la era de Internet.

Yo, por mi parte, estoy aquí para ello.

Temas relacionados

Rob Waugh
Senior Tech Writer
Rob Waugh
Senior Tech Writer

Rob Waugh is one of Britain's leading technology and science journalists, and has written about business technology, gadgets and apps for newspapers including the Daily Mail, New York Post and the Telegraph over the past 25 years. His book on the history of AI and robotics, Nasa’s Bees, is out now.