IA que lee la mente: ¿el último clavo en el ataúd de la privacidad?

Fiabilidad
Resumen

Las herramientas de inteligencia artificial que leen la mente están empezando a ser capaces de descodificar las ondas cerebrales de personas y animales para transformarlas en resultados como texto o imágenes. ¿Estamos cruzando una línea que nunca debería existir en términos de privacidad personal? ¿Qué límites deberíamos establecer ahora para evitar que gobiernos y empresas utilicen estas tecnologías para desnudar nuestras mentes?

Una reciente investigación de la Universidad de Texas en Austin (UT Austin) ha demostrado cómo un programa informático de inteligencia artificial (IA) puede “leer” la mente de un ser humano a través de una resonancia magnética y transformar nuestros pensamientos en palabras con una precisión impresionante.

Es una de las muchas tecnologías emergentes que descifran las ondas cerebrales humanas o animales. En la última década se han probado otras que transforman las ondas cerebrales en resultados procesables, como texto o imágenes, o incluso acciones físicas como dar patadas a un balón.

La principal cuestión que se plantea es hasta qué punto es ético utilizar estas tecnologías para husmear en el bien más privado que todos poseemos: nuestra mente. Estamos cruzando una línea que puede despojarnos de cualquier atisbo de libertad personal que aún nos quede: el derecho a nuestros propios pensamientos. Y parece que algunos países ya han empezado a hacerlo.

¿Estamos acercándonos a un futuro distópico en el que los gobiernos pueden identificar posibles delitos antes incluso de que se cometan? ¿Deberíamos poner límites a lo que nunca deberíamos hacer con estas tecnologías antes de que sea demasiado tarde?

Antes de entrar en cuestiones más filosóficas, empecemos por repasar la tecnología actual.

Lectura de cerebros humanos y animales: ¿estamos realmente ahí?

En los últimos diez años se ha experimentado mucho con la lectura de ondas cerebrales humanas y animales para traducirlas en imágenes, textos, vídeos o movimientos robóticos. Probablemente el más famoso de ellos sea el Neuralink de Elon Musk, el cerebro-ordenador que pretende permitir a las personas controlar a distancia dispositivos mediante la actividad cerebral. Sin embargo, la experimentación aún está en marcha, y los resultados son principalmente especulativos (aparte de muy controvertidos), así que dejaremos esto para otro día.

Otras áreas de investigación han logrado su objetivo inicial con resultados increíbles. En 2018, un laboratorio de la Universidad de Toronto Scarborough fue capaz de extrapolar imágenes de rostros humanos mediante la lectura de ondas cerebrales. Planteada para ayudar a los testigos de crímenes a reconocer a posibles autores con un mayor grado de certeza, esta tecnología podría utilizarse para, al menos, mejorar la precisión de un reconocimiento facial algo defectuoso.

Otro proyecto pretende ayudar a las personas que han perdido la capacidad de hablar o escribir a recuperar su capacidad de comunicación con una interfaz cerebro-ordenador capaz de transformar las ondas cerebrales en palabras mecanografiadas a una velocidad de 90 caracteres por minuto y casi un 95% de precisión.

Los últimos experimentos de este año aprovechan toda la potencia de la IA para mejorar la forma en que las señales neuronales se traducen en resultados procesables.

Dos de los más destacados son la transformación de lo que ven los animales en vídeos mediante la lectura de las señales del córtex registradas por una sonda y la transformación de ondas cerebrales humanas en palabras con una precisión asombrosa sin necesidad de un implante quirúrgico.

No estamos en el punto en el que podamos leer la mente humana apuntando a un objetivo con una pistola mágica que lee la mente: la gran mayoría de estos experimentos requieren procedimientos complejos e invasivos para implantar algún dispositivo en el cerebro del sujeto o, como mínimo, someterse a largas horas de entrenamiento específico y sesiones de imagen médica para cartografiar su estructura anatómica única.

Sin embargo, esto no impidió que algunas personas los utilizaran para… digamos, fines menos éticos que ayudar a pacientes con ictus a recuperar su capacidad de hablar o moverse.

¡Usemos la tecnología de lectura de la mente para espiar a la gente!

Si has adivinado qué gobierno de este planeta ha experimentado ya con la tecnología de lectura de la mente, probablemente hayas acertado.

Según el South China Morning Post, las empresas chinas ya han utilizado decodificadores cerebrales portátiles en forma de diademas, gorras o cascos para leer las emociones de trabajadores de fábricas y estudiantes. Los padres helicópteros de China también pueden controlar el nivel de atención de sus hijos gracias a las diademas.

Aunque estos dispositivos están destinados a controlar los niveles de asistencia y atención de los estudiantes, o las emociones de los trabajadores de las fábricas. Si la calidad y la precisión de los resultados son elevadas es objeto de debate; aun así, estamos cruzando un umbral hacia la invasión obligatoria del pensamiento.

Quis Custodiet Ipsos Custodes (¿Quién controla a los controladores)?

Si hay algo que la historia reciente nos ha enseñado muy bien, es que nada es más preciado (y se maneja con más soltura) en este mundo que la información privada. Todo el mundo, desde las grandes corporaciones hasta los gobiernos e incluso las organizaciones criminales y terroristas, se asoma a lo que se supone que es privado.

La mera idea de poder extraer información de las mentes humanas es, como poco, aterradora. No importa que estas tecnologías puedan utilizarse con “buenos fines” aparentes, como ayudar a las fuerzas de seguridad a localizar a un sospechoso o prevenir delitos antes de que se cometan. Ya sabemos lo fácil que es perder algunas o todas nuestras libertades en nombre de una “amenaza superior” como una amenaza terrorista o una enfermedad mundial. Derechos que nunca volveremos a recuperar.

No tenemos forma natural de filtrar lo que nuestra mente está generando dentro de nuestros cráneos, y nuestros pensamientos nunca deberían estar expuestos a nadie fuera de nosotros mismos.

No es diferente de ser obligado a caminar desnudo: todo el mundo tiene derecho a un escudo de privacidad.

La dignidad humana debe protegerse a toda costa, y la violación de nuestra intimidad puede ocurrir de forma más sutil que ser encarcelados y que la policía nos lea la mente.

Aunque se han dado algunos pasos hacia el reconocimiento del derecho a la libertad de pensamiento, como siempre, la tecnología -fragmentada entre naciones- puede avanzar más rápido de lo que la legislación local puede seguir el ritmo.

El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU ) ya ha reconocido la existencia de los “neuroderechos” para garantizar que los derechos humanos se protegen de forma “holística, inclusiva y orientada a la acción”. Organizaciones no gubernamentales como la Fundación Neurorights están desarrollando un marco para crear un consenso internacional sobre qué son los neuroderechos y cómo deben abordarse.

Y lo que es más importante, derechos como la “libertad de pensamiento y conciencia” ya han sido establecidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) mucho antes incluso de que se inventaran estas tecnologías. Todo se reduce a aplicarlos de la forma más sensata y ética hoy y no mañana.

Reflexiones finales (ofrecidas voluntariamente)

Descodificar nuestros pensamientos es realmente una idea fascinante cuyas aplicaciones son tan entrañables y futuristas que sólo podrían definirse como “maravillas de la tecnología”. Sin embargo, al igual que cualquier tecnología potente y revolucionaria, existe un enorme potencial de manipulación errónea si no se establecen algunas reglas de la forma más precisa posible.

Ya estamos viviendo la constante sangría de nuestros derechos en nombre de la “seguridad”, y esto ocurre día tras día. Es fácil que nos engañen haciéndonos creer que necesitamos esta seguridad.

Pero como dijo Benjamin Franklin: “Aquellos que renunciarían a la libertad esencial para comprar un poco de seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad“.

Temas relacionados

Claudio Buttice
Data Analyst
Claudio Buttice
Data Analyst

El Dr. Claudio Butticè, Doctor en Farmacia, es un antiguo Director de Farmacia que trabajó para varios grandes hospitales públicos del sur de Italia, así como para la ONG humanitaria Emergency. Actualmente es autor de libros que ha escrito sobre temas como medicina, tecnología, pobreza en el mundo, derechos humanos y ciencia para editoriales como SAGE Publishing, Bloomsbury Publishing y Mission Bell Media. Sus últimos libros son "Universal Health Care" (2019) y "What You Need to Know about Headaches" (2022).Analista de datos y también periodista freelance, muchos de sus artículos se han publicado en revistas como Cracked, The Elephant, Digital…