IA privada: VMware e Intel se alían para ofrecer a las empresas privacidad en público

En todo el mundo, desde la Casa Blanca hasta Downing Street y en toda la Unión Europea, se está produciendo un diálogo cada vez más intenso sobre la creación de un marco responsable para el desarrollo y el uso de la IA.

Los gobiernos están reconociendo la necesidad de una normativa que no solo proteja a los trabajadores de los cambios económicos que se esperan con la automatización de la IA, sino que también evite el refuerzo de los prejuicios sociales a través del aprendizaje automático.

Este panorama normativo emergente pretende orientar el poder transformador de la IA hacia aplicaciones éticas y garantizar que su integración en la sociedad beneficie a todos.

Sin embargo, gran parte del discurso en torno a la IA se centra en los consumidores, sobre todo en lo que se refiere a los riesgos potenciales para su privacidad.

Sin embargo, para las empresas, lo que está en juego es igualmente importante. No se trata únicamente de salvaguardar su propiedad intelectual (PI) de la difusión no autorizada, sino también de las implicaciones legales y éticas de la utilización de modelos de IA que puedan incorporar o aprender de la PI de otros.

Puntos clave

  • Los gobiernos de todo el mundo se están centrando en regular la IA para proteger a los trabajadores y evitar sesgos.
  • Mientras tanto, las empresas se enfrentan a preocupaciones sobre la propiedad intelectual y el impacto potencial de la regulación de la IA.
  • La IA privada ofrece una solución para equilibrar el valor de la IA con la necesidad de privacidad y control de los datos de una empresa, sobre todo cuando opera en un entorno de nube.
  • Las asociaciones entre empresas tecnológicas como VMware, Intel e IBM están encabezando el movimiento de la IA privada.
  • Neil C. Hughes informa directamente desde VMware Explore en Barcelona

Estrategia corporativa de IA: Prepararse para un mañana regulado

Desde Europa hasta la India, existe una tensión palpable entre las empresas. Los directivos están ansiosos por aprovechar el potencial de la IA, pero al mismo tiempo se muestran cautelosos a la hora de invertir fuertemente en una tecnología que pronto podría verse restringida o redefinida por los organismos reguladores. Esta inquietud subraya la necesidad de un enfoque equilibrado de la inversión en IA, que sea ágil y adaptable al futuro entorno normativo.

Las empresas buscan garantías de que sus inversiones no quedarán obsoletas debido a futuros cambios políticos en torno a la IA.

El reto para los proveedores de servicios es ofrecer plataformas de IA adaptables que ayuden a las organizaciones a navegar por las complejidades de un panorama normativo en evolución. Garantizar que las soluciones de IA actuales sean a la vez innovadoras y conformes y estén preparadas para los retos del mañana no es tarea fácil, pero la IA privada ya se está acercando a la categoría de ser una palabra de moda.

En el evento VMware Explore de Barcelona, VMware se subió a la ola del impulso de la IA privada desvelando nuevas y ampliadas alianzas para hacer realidad el sueño de la gestión centralizada de cargas de trabajo de IA y no IA. Pero, ¿qué es la IA privada?

El auge de la IA privada

La IA privada representa un enfoque arquitectónico estratégico diseñado para navegar por el cada vez más complejo panorama de la privacidad de los datos. A medida que se acelera la innovación en IA, el imperativo de mantener la confidencialidad de estos datos nunca ha sido mayor.

La iniciativa de VMware en IA Privada es una respuesta a este desafío, con el objetivo de conciliar el inmenso valor que la IA ofrece a las empresas con la necesidad de una sólida privacidad y protección de datos. Este enfoque aborda tres preocupaciones críticas en materia de privacidad:

  1. Evitar la fuga de propiedad intelectual durante las interacciones de los empleados con los modelos de IA.
  2. Garantizar que los datos corporativos confidenciales permanezcan internos.
  3. Mantener un control absoluto sobre el acceso a los modelos de IA.

A diferencia de los modelos de IA públicos, que pueden introducir una serie de riesgos, la IA privada está diseñada para proporcionar a las empresas la autonomía necesaria para seleccionar, entrenar y gestionar sus modelos de IA con un nivel de control y transparencia sin precedentes.

La visión de VMware sobre la IA privada ocupa un lugar central en Explore

En agosto, Raghu Raghuram, CEO de VMware, y Jensen Huang, CEO de NVIDIA, hablaron sobre los efectos transformadores de la Fundación VMware Private AI con NVIDIA. Esta asociación se centra en gran medida en la implementación de la arquitectura de IA privada en el sector empresarial.

Esta semana en Barcelona, VMware reveló que había unido fuerzas con Intel para introducir capacidades de IA privada en varios entornos informáticos. Al integrar VMware Cloud Foundation con la suite de software de IA de Intel, incluidos los últimos procesadores Intel® Xeon® y la serie Intel® Data Center GPU Max, la alianza promete ofrecer mucha IA validada que simplifica la construcción y el despliegue de modelos de IA.

También se anunció otra alianza estratégica entre IBM y VMware para ofrecer una plataforma segura para que las empresas desarrollen, entrenen y gestionen modelos de IA manteniendo la privacidad de los datos y el cumplimiento de la normativa.

El esfuerzo conjunto es otro ejemplo de la carrera por crear una arquitectura y un ecosistema de IA privados que proporcionen a las empresas la doble ventaja de aprovechar el potencial transformador de la IA y, al mismo tiempo, salvaguardar sus datos más sensibles y su propiedad intelectual.

Despliegue de la IA en una era de múltiples nubes

En la tecnología empresarial, la innovación de la IA no sólo tiene que ver con los algoritmos, sino también con dónde y cómo se despliegan.

Con el 87% de las empresas empleando una estrategia multi-nube, la integración de la IA en diversos entornos de nube es cada vez más crítica.

La arquitectura de IA privada está a la vanguardia de esta evolución, ofreciendo a las empresas la agilidad para desplegar modelos de IA -tanto propietarios como de código abierto- en nubes públicas, centros de datos privados y ubicaciones periféricas.

Esta proximidad a las fuentes de datos no solo impulsa el rendimiento, sino que también mejora la ciberseguridad al conceder a los equipos de TI una supervisión más exhaustiva y la capacidad de aplicar protocolos de seguridad sólidos y automatizados. Además, la convergencia de la IA y las cargas de trabajo tradicionales bajo un sistema de gestión unificado está agilizando las operaciones y reduciendo los costes. A medida que avanza la innovación en IA, los líderes empresariales reconocen la necesidad de una estrategia de IA flexible indisolublemente vinculada a su infraestructura multicloud, que es la columna vertebral de sus operaciones diarias.

En resumen

El aumento de la popularidad de la IA privada puede atribuirse a su alineación con las necesidades emergentes de las empresas de aprovechar las capacidades de la IA manteniendo al mismo tiempo estrictas normas de gobernación de datos y privacidad. Las organizaciones desconfían cada vez más de los riesgos asociados a los servicios públicos de IA, especialmente en lo que se refiere a las violaciones de datos y los problemas de privacidad.

La IA privada ofrece una alternativa convincente, ya que permite a las empresas ejecutar modelos de IA cerca de la fuente de datos, lo que mejora la seguridad y el cumplimiento normativo. El enfoque de VMware, que incluye un conjunto de casos de uso que van desde la generación de código hasta la recuperación avanzada de información, podría decirse que está allanando el camino hacia un nuevo paradigma en el que el potencial transformador de la IA se hace realidad sin sacrificar la inviolabilidad de la información privada.

Hasta ahora, una solución de IA rentable que no comprometiera la privacidad o el control de datos sensibles y procesos patentados era una quimera. Pero en 2024, muchos recurrirán a la IA privada para que les ayude a superar el creciente número de obstáculos normativos que se vislumbran en el horizonte. Todavía no se sabe si estará a la altura de su nuevo estatus de palabra de moda, pero a medida que los principales actores de la gran tecnología sigan uniendo sus fuerzas, el futuro de la IA se pondrá muy interesante.

Neil C. Hughes

Neil es un periodista tecnológico independiente con más de dos décadas de experiencia en tecnologías de la información. Reconocido como una de las Voces Principales en tecnología en LinkedIn y destacado por CIO Magazine y ZDNet por sus perspicaces aportes, Neil ha contribuido a publicaciones como INC, TNW, TechHQ y Cybernews, además de ser el anfitrión del popular podcast Tech Talks Daily.