¿Qué trabajos sustituirá la inteligencia artificial? El impacto en mujeres

Fiabilidad
Resumen

El impacto de la IA en los puestos de trabajo varía en función del género, y las mujeres se enfrentan a mayores riesgos de sustitución. La brecha digital agrava esta disparidad, limitando el acceso de las mujeres a las oportunidades que ofrece la IA. La infrarrepresentación de las mujeres en la IA y en los campos STEM puede dar lugar a tecnologías sesgadas. Abordar estos retos requiere un desarrollo inclusivo de la IA, una mayor alfabetización digital y políticas de apoyo.

En el panorama cambiante del mercado laboral mundial, muchos se preguntan: “¿Qué empleos sustituirá la IA?”. Se trata de una pregunta crucial, sobre todo si se tiene en cuenta cómo afecta de manera diferente a hombres y mujeres.

El poder transformador de la inteligencia artificial (IA) es innegable, pero presenta retos únicos para las mujeres. Las mujeres se enfrentan a un riesgo mucho mayor de ser sustituidas por la IA en el lugar de trabajo.

Este problema no es sólo de equidad, sino que afecta al tejido de nuestra economía global y al progreso de la sociedad. Cuando la mitad de la población se enfrenta a una posible pérdida de empleo, las repercusiones son enormes: desde el crecimiento económico a la innovación, desde la estabilidad de las comunidades a la competitividad mundial.

Sumérjase en esta exploración matizada del impacto de la IA sobre el género en el lugar de trabajo y descubra por qué defender a las mujeres en la era de la IA no es sólo una cuestión de justicia, sino una necesidad urgente para un futuro próspero.

¿Qué trabajos sustituirá la IA? Disparidad de género en el impacto de la IA en el empleo

Al considerar qué empleos sustituirá la IA, vemos que ésta cambia el mercado laboral mundial. Los datos indican que es más probable que la IA sustituya los trabajos de las mujeres que los de los hombres.

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT, 2023, PDF) afirma que la IA podría sustituir alrededor del 4% de los empleos ocupados por mujeres en todo el mundo. En cambio, sólo el 1% del empleo masculino corre un riesgo similar. En los países de renta alta, la diferencia es aún mayor: el 8% de los empleos femeninos se enfrentan a la amenaza de la automatización, mientras que sólo el 3% de los empleos masculinos corren ese riesgo.

No se trata sólo de la pérdida de empleos individuales, sino de las implicaciones económicas más amplias. Si una parte significativa de las mujeres se enfrenta al desplazamiento laboral, sectores enteros podrían desestabilizarse, afectando al crecimiento económico y a la innovación.

Sin embargo, la pregunta “¿Qué empleos sustituirá la IA?” no se refiere únicamente a la pérdida de puestos de trabajo. Un informe de la UNESCO destaca que la IA también está generando la necesidad de nuevas competencias digitales, aunque una parte significativa de las mujeres de todo el mundo ni siquiera tiene acceso a Internet o a las competencias digitales esenciales.

Aunque las mujeres representan casi la mitad de la población mundial, 259 millones menos de mujeres utilizan Internet en comparación con los hombres (UIT, 2022).

La brecha es especialmente pronunciada en las naciones de menores ingresos, con un 21% de mujeres en línea en comparación con el 32% de los hombres, que no ha mejorado desde 2019. Hay muchas razones para esto, incluidas las normas culturales y sociales, las rutas de acceso inseguras a las instalaciones públicas de TIC o las limitaciones financieras.

Fuente: ITU. Techopedia

 

Esta brecha digital afecta directamente a sectores que experimentan rápidos cambios tecnológicos, como el financiero. A medida que se generalizan las herramientas basadas en la IA, las mujeres que desempeñan funciones tradicionales deben adaptarse.

Sin embargo, primero necesitan una alfabetización digital básica y acceso antes de que puedan siquiera aprender acerca de las herramientas financieras impulsadas por la IA.

Si no se aborda el problema de fondo del acceso a Internet y las competencias digitales básicas, los esfuerzos por capacitar a las mujeres para la era de la IA corren el riesgo de resultar ineficaces. El reto no consiste únicamente en introducir a las mujeres en la IA, sino en garantizar que disponen de las competencias básicas para utilizarla.

El papel de la mujer en el mercado laboral: ¿Qué empleos sustituirá la IA?

Mientras continúa el debate en torno a “qué trabajos sustituirá la IA”, es crucial analizar las funciones que suelen desempeñar las mujeres en el mercado laboral y cómo la IA podría cambiarlas. Los datos del informe de la OIT revelan que el impacto de género de la IA se deriva del importante número de mujeres que desempeñan funciones administrativas.

Muchas mujeres de todo el mundo trabajan en puestos administrativos como secretarias, contables y cajeros de banco. Estos puestos, que han aumentado en los países de renta alta durante la última década, corren un alto riesgo de ser sustituidos por la IA.

El 24% de las tareas administrativas están muy expuestas al riesgo de automatización por IA, y otro 58% de las tareas administrativas tienen una exposición media. Teniendo en cuenta ambos niveles de exposición, el 82% de las tareas administrativas están expuestas al riesgo de automatización de la IA a un nivel superior a la media (OIT, 2023).

What jobs will AI replace: Tasks with medium and high GPT-exposure, by occupational category and (ISCO 1-digit)
Fuente: OIT. Techopedia

 

Esto contrasta con los demás grupos profesionales, en los que la mayor proporción de tareas muy expuestas oscila entre el 1% y el 4%, y las tareas medianamente expuestas no superan el 25%. Aun asumiendo amplios márgenes de error, el resultado sigue siendo sorprendente.

Implicaciones económicas y derechos de la mujer en la era de la IA

La pérdida de puestos de trabajo ocupados mayoritariamente por mujeres podría frenar el aumento del trabajo femenino. El derecho al trabajo – elegido libremente y realizado en condiciones seguras y justas – es un derecho humano fundamental (ONU, 1948). Por lo tanto, garantizar que las mujeres tengan este derecho es crucial. En última instancia, el 70% de las mujeres desean un empleo remunerado (OIT, 2017), lo que se traduce en aproximadamente el 35% de la población mundial.

Además, hay un argumento económico de peso: las mujeres trabajadoras ofrecen enormes beneficios económicos. Por ejemplo, el plan del G20 de 2014 para cerrar la brecha laboral entre hombres y mujeres en un 25% para 2025 podría añadir 189 millones de puestos de trabajo.

Los países con brechas significativas entre hombres y mujeres que trabajan obtendrían la mayoría de estos puestos de trabajo, alrededor de 162 millones, aumentando potencialmente el PIB mundial en un 3,9% para 2025, lo que se traduce en 5,8 billones de dólares estadounidenses (OIT, 2017).

Sin embargo, es esencial entender que la introducción de la IA no significa que habrá menos empleos en general, sino que el tipo de empleos cambiará. La verdadera preocupación es que las mujeres puedan perderse estos nuevos empleos relacionados con la IA. Si las mujeres no obtienen las cualificaciones u oportunidades adecuadas, podrían quedarse fuera. Esto significa menos voces diferentes en la mano de obra, lo que puede hacerla menos creativa y eficaz.

En última instancia, el PIB no es sólo una cuestión de cifras de empleo; también muestra lo bien que le va a la economía en lo que respecta a nuevas ideas y productos. Los equipos formados por hombres y mujeres suelen ser más innovadores, adaptables y productivos. Sus ideas, creatividad e innovaciones únicas podrían perderse si el futuro de la inteligencia artificial no incluye a las mujeres. Esto podría ralentizar la economía de formas no perceptibles inmediatamente en las meras estadísticas de empleo.

En resumen, aunque la IA pueda mantener o incluso aumentar el número total de puestos de trabajo, la diversidad en esos puestos es importante, ya que puede cambiar el crecimiento de la economía. Esto demuestra por qué es tan importante entender qué trabajos sustituirá la IA y el impacto potencial en las mujeres.

La brecha de género en la IA y los campos STEM

Si bien es evidente el riesgo de que la IA sustituya a las funciones tradicionales desempeñadas por las mujeres, es igualmente crucial abordar los sectores en los que las mujeres están infrarrepresentadas, especialmente aquellos que impulsan esta revolución tecnológica.

El informe de la UNESCO (2023) destaca la infrarrepresentación de las mujeres en los campos STEM, especialmente en el diseño y desarrollo de la IA. No se trata simplemente de una cuestión de equidad. La falta de representación femenina puede dar lugar a tecnologías de IA que inadvertidamente descuiden o malinterpreten las necesidades de alrededor de la mitad de la población mundial.

La cruda realidad: Datos sobre mujeres en STEM e IA

Los datos del Foro Económico Mundial revelan la brecha. Mientras que casi la mitad de todos los trabajadores son mujeres (49%), sólo el 29% trabaja en funciones STEM. Esto no se debe a que no haya suficientes licenciadas en STEM, ya que cada vez hay más mujeres que estudian STEM. El 59% de las mujeres que trabajan en el campo de los datos y la IA tienen un título universitario (o de posgrado), frente al 55% de los hombres (Instituto Alan Turing, 2021).

Fuente: LinkedIn Economic Graph.

Sin embargo, muchas se enfrentan a dificultades para permanecer en puestos STEM a largo plazo. Las mujeres representan el 29% de los puestos STEM de nivel inicial, pero muy pocas consiguen ascender en la escala empresarial. Solo el 18% de las mujeres que trabajan en STEM llegan a vicepresidentas, y una proporción aún menor (12%) alcanza puestos directivos (WEF, 2023, PDF).

El campo de la IA subraya esta tendencia. Entre 2016 y 2022, los puestos de trabajo en IA se multiplicaron por seis. Sin embargo, el número de mujeres que trabajan en IA creció lentamente. En 2022, las mujeres constituirán aproximadamente el 30% de la mano de obra de IA, un aumento de apenas cuatro puntos porcentuales desde 2016 (FEM, 2023).

En general, las mujeres que trabajan en IA y ciencia de datos en el sector tecnológico tienen mayores tasas de rotación (es decir, cambian de puesto de trabajo) y desgaste (es decir, abandonan la industria por completo) que los hombres (The Alan Turing Institute, 2021).

What jobs will AI replace: Job turnover and attrition rates men and women

La representación femenina es necesaria para diseñar tecnologías de IA con amplias perspectivas que garanticen un futuro de IA diverso e inclusivo. Por lo tanto, hay una necesidad urgente de promover la educación STEM para mujeres y niñas. Iniciativas como las becas para mujeres en IA o los programas de mentores con las principales líderes tecnológicas pueden ayudar.

Sin embargo, está claro que estas iniciativas por sí solas no bastan.

Las elevadas tasas de rotación y abandono entre las mujeres que desempeñan funciones relacionadas con la IA y la ciencia de datos plantean preguntas apremiantes. ¿Por qué las mujeres abandonan su trabajo o el sector? ¿A qué retos se enfrentan en el lugar de trabajo que les llevan a tomar estas decisiones?

Es imperativo profundizar en la cultura, las políticas y las prácticas del lugar de trabajo que podrían expulsar inadvertidamente a las mujeres. Las organizaciones deben fomentar un entorno en el que las mujeres se sientan valoradas, apoyadas y vean un camino claro para avanzar en su carrera.

Abordar y redefinir los estereotipos de género en la IA

Con más mujeres en puestos de desarrollo de IA, hay más posibilidades de corregir los prejuicios existentes en las tecnologías de IA. Sin embargo, el camino está plagado de retos. El informe de la UNESCO (2023), por ejemplo, subraya la preocupación por los posibles sesgos de género de la IA. No se trata solo de una cuestión teórica; los ejemplos del mundo real aportan pruebas tangibles.

La experiencia de Amazon en 2018 sirve como un cuento con moraleja en este sentido.

La compañía dejó de usar una herramienta de reclutamiento basada en IA en 2018 porque mostró un sesgo hacia los candidatos masculinos para puestos técnicos. Amazon entrenó al sistema con currículos enviados durante un período de 10 años: el problema es que la mayoría de ellos provenían de hombres.

Esencialmente, la IA aprendió a favorecer a los candidatos masculinos. Rechazó los currículos que mencionaban “femenino”, como “capitana de club de ajedrez femenino”. También dio puntuaciones más bajas a los graduados de dos universidades exclusivamente femeninas.

Este ejemplo de Amazon subraya un reto más amplio: entender y abordar cómo la IA refleja y puede reforzar las opiniones sociales sobre el género. Más allá del diseño y la aplicación de la IA, es crucial reconocer cómo estas tecnologías se cruzan con los roles sociales de las mujeres, tanto en el ámbito profesional como en el doméstico.

Los sistemas de IA, especialmente en su diseño actual, pueden perpetuar inadvertidamente los estereotipos de género, una preocupación destacada en el informe de la UNESCO.

Reforzar los estereotipos de género en el cuidado y la asistencia

Como señala el informe de la UNESCO (2023), muchos asistentes personales virtuales suelen tener voces femeninas por defecto. Esto podría reforzar el estereotipo de que las mujeres son ayudantes, no líderes. De hecho, debido a esta expectativa social, trabajan menos mujeres. Esto es evidente al ver la diferencia de 40 puntos porcentuales en las tasas de trabajo entre hombres y mujeres con hijos menores de cinco años (BID, 2019).

Promoción de un modelo desequilibrado de trabajo flexible

La IA puede ayudar con acuerdos de trabajo flexible, pero también podría reforzar la narrativa de que las mujeres deben realizar principalmente tareas domésticas y de cuidado.

El informe de la UNESCO (2023) cita múltiples estudios de la época de la pandemia del COVID-19, que muestran que las mujeres de todo el mundo asumieron más tareas domésticas y de cuidados no remuneradas, lo que hace que la brecha conocida sea aún más significativa.

Esto significa que las mujeres tienen menos tiempo para mejorar y reciclarse, tareas necesarias para seguir el ritmo del desarrollo de las tecnologías de la IA.

De hecho, las mujeres a menudo ven las responsabilidades familiares como una razón por la que no pueden participar en la educación y la formación más que los hombres (OCDE, 2018). Esto puede hacer que las mujeres elijan trabajos flexibles o se adapten a las expectativas sociales, lo que dificulta la abolición de las normas de género en el lugar de trabajo.

Soluciones para las implicaciones de género de la IA

Abordar los efectos de la IA en las mujeres requiere un enfoque multifacético. He aquí algunas posibles soluciones:

Promover un desarrollo de la IA que tenga en cuenta el género

  • Detección y corrección de sesgos: Implementar herramientas de auditoría de IA para detectar y corregir los sesgos de género en los algoritmos de IA. Revisar y actualizar periódicamente estas herramientas para garantizar su eficacia.
  • Equipos de desarrollo diversos: Asegúrese de que las mujeres y otros grupos infrarrepresentados formen parte de los equipos de desarrollo de IA. Un equipo diverso puede aportar perspectivas variadas, reduciendo las posibilidades de sesgos involuntarios.

Mejorar la alfabetización digital y el acceso

  • Programas de alfabetización digital: Ponga en marcha programas diseñados específicamente para que las mujeres mejoren sus conocimientos digitales. Esto puede hacerse en colaboración con instituciones educativas, ONG y empresas tecnológicas. Es necesario dotar a las mujeres de los conocimientos necesarios para comprender, criticar y navegar por los sistemas de inteligencia artificial.
  • Acceso asequible a Internet: Colaborar con las empresas de telecomunicaciones para ofrecer paquetes de Internet asequibles, garantizando que más mujeres puedan acceder a recursos y formación en línea.

Apoyar a las mujeres en las carreras STEM y de IA

  • Programas de tutoría: Establecer programas de tutoría en los que las mujeres con experiencia en STEM e IA puedan orientar y apoyar a las recién llegadas.
  • Modalidades de trabajo flexibles: Reconozca los retos específicos a los que pueden enfrentarse las mujeres, como las responsabilidades de cuidado de otras personas. Ofrezca modalidades de trabajo flexibles para adaptarse a ellas.
  • Entorno laboral seguro: Aplique políticas estrictas contra el acoso y cree una cultura de apoyo en el lugar de trabajo donde las mujeres se sientan seguras y respetadas.

Iniciativas de colaboración

  • Asociaciones público-privadas: Los gobiernos pueden colaborar con las empresas tecnológicas para ofrecer becas, prácticas y programas de formación adaptados a las mujeres.
  • Participación de la comunidad: Colaborar con las comunidades locales para comprender las barreras culturales y sociales a las que se enfrentan las mujeres y trabajar en colaboración para abordarlas.

Intervenciones políticas

  • Políticas inclusivas: Los gobiernos deben formular y aplicar políticas que protejan a los grupos vulnerables, especialmente a las mujeres, de los posibles prejuicios que la IA pueda introducir o perpetuar.
  • Investigación y recopilación de datos: Financiar iniciativas de investigación centradas en la comprensión de las repercusiones de género de la IA, garantizando que las políticas se basen en pruebas.

Sensibilización:

  • Campañas y talleres: Organizar campañas y talleres de sensibilización que destaquen la importancia de la igualdad de género en la IA. Utilizar ejemplos del mundo real para mostrar los riesgos potenciales de los sesgos de género en las aplicaciones de la IA.
  • Involucrar a los aliados masculinos: Anime a los hombres de la IA y la tecnología a defender la igualdad de género y apoyar a sus colegas femeninas.

Conclusión

La influencia de la IA en el mercado laboral es evidente, pero su efecto sobre las diferencias de género suscita preocupación.

A medida que la IA desempeña un papel más significativo en la sociedad, es vital vigilar su impacto en las diferencias de género. Hechos claros demuestran que debemos dotar a las mujeres de las competencias digitales necesarias e incluirlas en el desarrollo de tecnologías de IA.

Presionar para que más mujeres trabajen en IA e impulsar la alfabetización digital son buenas medidas. Sin embargo, los gobiernos, las organizaciones y el público deben trabajar juntos para garantizar que el futuro impulsado por la IA sea inclusivo y equitativo.

En este momento clave, es crucial reflexionar sobre los empleos que sustituirá la IA y el papel del género. El objetivo es un mundo en el que la IA capacite a todos, independientemente de su sexo o género.

Temas relacionados

Maria Webb
Technology Journalist
Maria Webb
Periodista especializada en tecnología

Especialista en contenidos con más de 5 años de experiencia periodística, Maria Webb es actualmente una periodista especializada en tecnología para Business2Community y Techopedia, y se especializa en artículos basados en datos. Tiene especial interés en la IA y el posthumanismo. Su trayectoria periodística incluye dos años como periodista estadística en Eurostat, donde elaboró atractivos artículos centrados en datos, y tres años en Newsbook.com.mt, donde cubrió noticias locales e internacionales.