3 formas en que la IA está reimaginando las infraestructuras de transporte

RESUMEN

Desde carreteras y aeropuertos inteligentes hasta nuevas formas de infraestructura, la IA está renovando por completo el transporte

La inteligencia artificial (IA) está redefiniendo nuestra forma de interactuar con el universo digital. Ya sea en el trabajo o en casa, la IA se ha infiltrado en la mayor parte de lo que hacemos online.

Pero esto es sólo el principio. Aún están por llegar algunos avances verdaderamente revolucionarios en nuestra relación con el mundo físico, y en ningún lugar es probable que esto sea más prevalente que en la forma en que viajamos.

Gran parte de esto vendrá de la automatización inteligente de la recopilación y el análisis de datos para agilizar el tráfico y mejorar la seguridad.

Pero la IA también está preparada para reinventar las infraestructuras de transporte y hacerlas más duraderas y menos costosas de construir y mantener.

Formas más inteligentes de viajar

Carreteras

Tomemos como ejemplo una simple carretera. Desde los caminos de tierra de los tiempos primitivos hasta las modernas construcciones de ingeniería de hoy en día, las carreteras sirven esencialmente como la superficie que permite un viaje razonablemente suave para los medios de transporte sobre ruedas.

En el mundo moderno, las carreteras han asumido un nuevo papel como conductos digitales. Ahora facilitan el transporte eficiente de un lugar a otro. Estas carreteras digitales permiten optimizar las rutas, ayudándonos a llegar a nuestros destinos de la manera más eficaz posible.

Según Andrey Koptelov, analista de innovación de la empresa de desarrollo de software a medida Itransition, las carreteras inteligentes no sólo guiarán a nuestros vehículos a sus destinos adecuados, sino que harán cumplir las leyes de tráfico, permitirán la actuación de los servicios de emergencia, reducirán los atascos e incluso evitarán accidentes.

Una vez equipados con una plétora de sensores, cámaras y otros dispositivos -incluso en el propio pavimento-, los sistemas de gestión inteligente dispondrán de abundantes datos para garantizar que las carreteras funcionan en condiciones óptimas en cuanto a clima, volumen y otros muchos factores.

Mejor aún, gran parte de la señalización necesaria para circular por trazados complejos podría quedar obsoleta. Los semáforos en rojo, por ejemplo, pueden dar paso a sistemas de guiado inteligentes que dirijan a los vehículos a través de los cruces de forma rápida y segura.

Las rutas óptimas pueden trazarse y actualizarse en tiempo real, lo que permitirá llegar antes a destino, reducir el desgaste de la calzada y del vehículo y disminuir las emisiones de carbono o prolongar la vida útil de la batería.

Las carreteras inteligentes también se consideran la respuesta a la creciente diversidad de opciones de transporte, sobre todo en zonas urbanas densas.

Con la capacidad de seguir el movimiento en todas sus formas, la IA ayudará a garantizar que peatones, ciclistas y usuarios de vehículos de batería como los hoverboards puedan compartir las carreteras con vehículos más pesados de forma segura y, en muchos casos, sin necesidad de cambios drásticos en las propias carreteras.

Transporte aéreo

El transporte aéreo también está maduro para un cambio de imagen de la IA. Pocas personas cuestionarían hoy en día la necesidad de mejorar la experiencia de volar, tanto en el aire como en el aeropuerto.

Las aerolíneas modernas y las autoridades aeroportuarias se enfrentan a una tormenta perfecta de aumento de la demanda y disminución de la mano de obra, con las cargas añadidas de la seguridad y las interrupciones relacionadas con el clima.

Como señalaba recientemente AviationFile, todo el sector se está centrando en la IA para solucionar todos estos problemas y muchos más.

El mantenimiento predictivo, por ejemplo, mejora enormemente con sistemas inteligentes basados en datos de sensores. Esto evita muchos problemas graves en el avión, en la pista, en la torre y en sistemas críticos como el embarque y la gestión de equipajes.

Manos amigas

La seguridad también puede gestionarse de forma mucho menos intrusiva mediante el uso del reconocimiento facial y el análisis del comportamiento.

Al mismo tiempo, los quioscos de autoayuda y los servicios móviles dotados de chatbots inteligentes y asistentes virtuales permiten a los viajeros hacer o cambiar reservas, navegar por los aeropuertos y acceder a otros muchos servicios, lo que reduce la demanda del ya sobrecargado personal aeroportuario.

Ferrocarriles

Otra pieza crucial de la infraestructura de transporte es el ferrocarril. Como han demostrado acontecimientos recientes, una industria ferroviaria robusta es vital para la economía y la seguridad pública.

Global Railway Review destacó recientemente las múltiples formas en que la IA podría hacer que los ferrocarriles fueran más seguros y eficientes. Como la IA tiene una capacidad demostrada para detectar problemas antes de que provoquen accidentes, algunas de ellas son:

  • Conducción y frenado automatizados;
  • Supervisión basada en el estado;
  • Protección contra colisiones;
  • Mantenimiento predictivo.

Utilizando herramientas como la plataforma Nvidia Jetson, los operadores ferroviarios están desplegando la IA en todos los niveles de la infraestructura -desde el motor y los propios vagones hasta las vías, las agujas y las estaciones- para obtener una visión completa de las condiciones físicas y operativas en tiempo real.

Incluso cuando los vehículos pierden sus conexiones directas con la nube o los servidores centrales, los sistemas inteligentes de a bordo tienen la capacidad de inferir a partir del contexto para tomar decisiones de forma independiente.

La IA también está ayudando en el diseño y construcción de nuevas infraestructuras para que las carreteras, puentes y otras construcciones sean más seguras y duraderas.

Una reciente colaboración entre AutoDesk y la empresa de diseño Dar produjo un puente de 5 metros impreso en 3D con materiales reciclados e integrado con sensores en el tablero y las estructuras de soporte.

El diseño no sólo abre la posibilidad de construir estructuras aún mayores in situ, sino de integrarlas en la infraestructura existente de forma robotizada, reduciendo los costes y la interrupción de los flujos de tráfico al tiempo que se mejora la seguridad.

El resultado final

Aunque el mundo se digitalice cada vez más y aceptemos la posibilidad de ver el mundo virtualmente desde la seguridad de nuestros sofás, los bienes y las personas seguirán necesitando desplazarse físicamente de un lugar a otro.

Sin embargo, a medida que crece la población, esta tarea promete ser cada vez más difícil y costosa, a menos que se encuentren nuevas y mejores formas de desplegar y mantener las infraestructuras de transporte.

La IA aporta esencialmente a esta tarea las mismas capacidades que al mundo de las finanzas, la sanidad y la informática, asumiendo todas las responsabilidades repetitivas y rutinarias para que los humanos puedan concentrarse en los elementos más creativos y gratificantes del trabajo.

De paso, elimina otros factores limitantes críticos como el coste y la complejidad, permitiendo que las infraestructuras avancen de forma que satisfagan las necesidades de una economía del siglo XXI.

Y con un transporte más eficiente a nuestra disposición, los beneficios de la productividad humana deberían ser más fáciles de distribuir por todo el mundo.

Temas relacionados

Arthur

Arthur Cole es un periodista independiente de tecnología que ha estado cubriendo desarrollos en tecnología de la información y empresas durante más de 20 años. Contribuye a una amplia variedad de sitios web líderes en tecnología, incluyendo IT Business Edge, Enterprise Networking Planet, Point B and Beyond, y varios servicios de proveedores.