Impacto de la adopción de la IA en los mercados financieros

Fiabilidad
Resumen

Desde las burbujas a la renta variable, pasando por los tipos de interés, es probable que el impacto de la inteligencia artificial en los marcadores y el comercio sea de gran alcance en los próximos años.

Gran parte de la atención sobre el impacto de la inteligencia artificial (IA) se centra en su potencial para complementar o sustituir puestos de trabajo y aumentar la productividad.

Sin embargo, la adopción de la IA en una serie de aplicaciones en las principales economías también podría afectar a los mercados financieros, elevando los tipos de interés reales y el rendimiento de los bonos, así como impulsando las cotizaciones bursátiles.

Veamos cómo podría impactar la IA.

 

La IA podría elevar los tipos de interés reales y el rendimiento de los bonos

Los tipos de interés reales, que se ajustan para tener en cuenta la inflación, están relacionados con la tasa real de crecimiento económico de una economía y con la proporción de beneficios que fluye hacia los propietarios del capital.

Según un análisis de Capital Economics (es necesario registrarse para leer el informe), las inversiones en inteligencia artificial aumentarán la productividad y favorecerán el crecimiento económico de los países que estén en condiciones de aprovechar sus beneficios, lo que a su vez impulsará los tipos de interés reales.

El tipo de interés real de una economía está negativamente relacionado con la tasa de ahorro global, que podría caer ante las expectativas de mayores ingresos futuros en medio de un crecimiento económico impulsado por la IA.

Sin embargo, existe la posibilidad de que la tasa de ahorro aumente si los propietarios de capital o la mano de obra cualificada se benefician más que la mano de obra no cualificada, ya que suelen tener tasas de ahorro más elevadas.

Un aumento de los tipos de interés reales seguiría el patrón observado en revoluciones tecnológicas anteriores, según Capital Economics.

Las estimaciones del Banco de Inglaterra muestran que los tipos de interés reales a largo plazo suelen subir tras los avances tecnológicos, a medida que los beneficios de los nuevos descubrimientos se filtran en la economía.

Fuente: Capital Economics

También es probable que los rendimientos reales de los bonos soberanos se mantengan por encima del nivel medio observado en la última década, ya que dependen principalmente de las expectativas sobre los tipos de interés reales a corto plazo.

Capital Economics prevé que “los tipos de equilibrio y los rendimientos de los bonos ‘seguros’ serán más altos que en la década anterior a la pandemia, pero no de forma drástica, y que el aumento será gradual”.

“Sospechamos que el rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años pasará de una media del 2,4% en la década de 2010 a alrededor del 4,0-4,5% en la década de 2030, con un aumento del rendimiento real hasta alrededor del 1,5-2,0%”.

La IA impulsará al alza los precios de la renta variable relacionada

Aunque el aumento de los rendimientos de los bonos suele ejercer una presión a la baja sobre las valoraciones de los mercados de renta variable, que se consideran de mayor riesgo, es probable que esto se vea compensado con creces por un crecimiento más rápido de los beneficios empresariales a lo largo del tiempo.

La adopción de la IA podría aumentar los beneficios de las empresas al tiempo que reduciría la proporción de mano de obra a un ritmo más rápido que la producción global, impulsando un crecimiento más rápido de los precios de las acciones. Es probable que el impulso a la renta variable se concentre en los proveedores de IA del sector tecnológico.

Esto ya se ha demostrado en la fuerte subida de los precios de las acciones de las mayores empresas tecnológicas y especialistas en IA en el primer semestre de 2023, a medida que la expectación en torno a la IA se disparaba, superando la preocupación por la ralentización general del crecimiento económico.

Fuente: Capital Economics

Las industrias basadas en tareas repetitivas probablemente automatizarán funciones utilizando tecnologías de IA, beneficiándose de una mayor precisión y eficiencia. Y las industrias que utilizan grandes conjuntos de datos podrán beneficiarse del uso de herramientas de IA para ayudar en tareas más laboriosas.

Incluso los sectores con un uso menos directo de la IA -por ejemplo, aquellos en los que las funciones requieren mano de obra- pueden beneficiarse indirectamente, ya que los beneficios derivados de su adopción favorecen en general a la economía.

Los mercados financieros de las economías desarrolladas están preparados para ver el mayor impacto en los precios de las acciones. Se espera que Estados Unidos sea el país en el que más aumente la productividad gracias a la aplicación de las tecnologías de IA, y la mayoría de las empresas que han despertado el entusiasmo de los inversores por la IA cotizan en las bolsas estadounidenses.

El dominio estadounidense de los mercados de tecnología de consumo en las últimas décadas ha propiciado la aparición de centros neurálgicos como Silicon Valley, que atrae a nuevas empresas de IA y ofrece la posibilidad de que sean adquiridas por gigantes tecnológicos.

El número de startups de IA que han recibido financiación en EE.UU. ha superado con creces al de cualquier otro país en la última década. Esta ventaja en innovación ya está empezando a reflejarse en los mercados de valores, lo que sitúa a EE.UU. a la cabeza.

Las economías avanzadas de Asia, como Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán, suelen adoptar las nuevas tecnologías con relativa rapidez, lo que podría ayudar a los mercados de renta variable de la región a obtener mejores resultados, sobre todo teniendo en cuenta la gran ponderación de los sectores tecnológicos en sus índices bursátiles.

¿Está creando la IA una burbuja bursátil?

El lanzamiento el año pasado de varias herramientas de IA generativa de alto perfil ha causado entusiasmo entre los inversores, ya que han indicado las capacidades potenciales de la IA. Los precios de las acciones de empresas especializadas en software de IA y producción de semiconductores, como Nvidia, Meta y C3.ai, han subido más de un 100% desde el lanzamiento de ChatGPT de OpenAI en noviembre de 2022.

Como ya se ha mencionado, las principales empresas tecnológicas han obtenido mejores resultados en un momento en el que el resto del mercado bursátil se ha visto presionado por las preocupaciones sobre la ralentización del crecimiento económico.

Sólo algo más de una cuarta parte de los valores del índice S&P 500 de las mayores empresas estadounidenses han subido más que el índice general este año, la proporción más baja de la que se tiene constancia, según Capital Economics.

Esto plantea la cuestión de si puede estar formándose una burbuja especulativa en torno a los valores relacionados con la IA similar a la «burbuja puntocom» que estalló en 2000 tras un repunte excesivo de los valores de Internet. De hecho, la última vez que las ganancias del S&P 500 se limitaron a tan pocos valores fue durante aquella burbuja, señala Capital Economics.

“Es evidente que la IA tiene el potencial de ser una tecnología transformadora que revolucione la forma de producir bienes y servicios y de suministrarlos a los consumidores. Pero la magnitud de la euforia actual sugiere que los inversores quieren cristalizar por adelantado las posibles ganancias financieras de la tecnología.”

La formación y eventual explosión de una burbuja bursátil relacionada con la IA afectaría en gran medida a las acciones estadounidenses, ya que las europeas están recibiendo un impulso limitado debido a las pocas grandes empresas tecnológicas de la región, con la excepción de ASML y SAP.

Esto podría dificultar la capacidad de los mercados bursátiles europeos para seguir el ritmo del mercado estadounidense en los próximos años, dado que el éxito de grandes empresas tecnológicas y de telecomunicaciones como Nokia y Ericsson impulsó la renta variable europea durante la burbuja de las puntocom.

La negociación de alta frecuencia y el papel cada vez más importante de las redes sociales en los movimientos del mercado hacen que los mercados tiendan a moverse más deprisa que a finales de la década de 1990.

Todos los sectores del S&P 500 obtuvieron buenos resultados durante la segunda mitad de esa década, incluso el sector de las tecnologías de la información (TI). Capital Economics opina que es probable que la revolución de la IA sea similar.

Espera que la burbuja “dure al menos dos años más” y que el mercado bursátil en general suba a medida que se infle: sus previsiones para 2024 y finales de 2025 para el S&P500 son de 5.500 y 6.500, respectivamente.

Cabe señalar, sin embargo, que el efecto de una política monetaria restrictiva sobre el crecimiento económico podría impedir que se infle una burbuja bursátil. La renta variable suele perder valor durante las recesiones económicas, y las TI han sido el sector que peor se ha comportado por término medio en las últimas recesiones.

Fuente: Capital Economics

“Por tanto, un periodo de menor crecimiento podría hacer que el entusiasmo por la IA disminuyera temporalmente. Sin embargo, prevemos que esto sacaría algo de aire de la burbuja en lugar de hacerla estallar”.

En cualquier caso, es improbable que el estallido de una burbuja impida la revolución de la IA, al igual que el estallido de la burbuja de las puntocom detuvo el progreso de Internet. También es probable que la IA tenga un impacto duradero en las operaciones de las empresas de muchas industrias.

Conclusión

El impacto de las tecnologías de IA en el aumento de la productividad puede dar lugar a un aumento modesto y gradual de los tipos de interés reales, lo que mantendría el rendimiento real de los bonos soberanos por encima del nivel medio observado en la última década.

Aunque unos tipos de interés reales más altos podrían lastrar las cotizaciones bursátiles en general, algunos valores de renta variable se beneficiarían de la adopción de la IA, ya que un crecimiento económico más rápido impulsaría los beneficios de las empresas.

Dadas las aplicaciones generalizadas de la IA generativa, la mayoría de los sectores pueden experimentar subidas de las cotizaciones. Sin embargo, las empresas que desarrollan software y hardware centrados en la IA serán las más beneficiadas, sobre todo a corto plazo.

Temas relacionados

Artículos relacionados

Nicole Willingde
Editora

Nicole Willing cuenta con dos décadas de experiencia en la redacción y edición de contenidos sobre tecnología y finanzas. Es experta en los mercados de materias primas, acciones y criptomonedas, así como en las últimas tendencias del sector tecnológico, desde los semiconductores hasta los vehículos eléctricos. Su experiencia informativa sobre la evolución de los equipos y servicios de redes de telecomunicaciones y la producción de metales industriales le da una perspectiva única sobre la convergencia de las tecnologías del Internet de las Cosas y la fabricación.