Fiabilidad

Inteligencia Artificial e Igualdad de Género: ¿Es la IA amiga o enemiga de la inclusión?

Resumen

Descubre el potencial de la IA para salvar la brecha de género borrando los prejuicios en la contratación y la retribución, en medio de los retos que plantea la codificación de los prejuicios. Explora las iniciativas de habilidades y liderazgo inclusivos, abordando las preocupaciones éticas para un futuro diverso y equitativo impulsado por la tecnología.

En un mundo marcado por los rápidos avances tecnológicos, la inteligencia artificial (IA) ha surgido como una fuerza transformadora, que está remodelando las industrias y desafiando las dinámicas de trabajo tradicionales.

A medida que la integración de la IA se hace cada vez más omnipresente, es imperativo evaluar su influencia en diversos aspectos de nuestra sociedad.

Este artículo se embarca en un viaje a través de la intrincada red de efectos de la IA sobre la igualdad de género en la mano de obra, desentrañando tanto sus promesas como sus peligros.

El panorama actual de la igualdad de género en la mano de obra

Antes de profundizar en la intersección de la IA y la igualdad de género, es esencial comprender los retos existentes.

Las disparidades de género persisten en todos los sectores, y las mujeres se enfrentan a obstáculos en las oportunidades de empleo, las diferencias salariales y los puestos directivos. Según el Informe Mundial sobre la Brecha de Género 2022 del FEM, el porcentaje mundial de mujeres en puestos de liderazgo era del 31% el año pasado (aunque los porcentajes varían según el sector).

En 2022, sólo algunas industrias seleccionadas tenían niveles cercanos a la paridad de género en el liderazgo:

  • Organizaciones no gubernamentales y de afiliación – 47%
  • Educación – 46
  • Servicios Personales y Bienestar – 45

En el otro extremo se encontraban

  • Energía – 20%
  • Industria – 19
  • Infraestructuras – 16

El informe también señalaba que las mujeres sólo ocupaban el 27% de los puestos directivos en todo el mundo.

Además, el informe Brecha salarial de género en el Reino Unido 2022 sugería que el año pasado, la brecha salarial de género para todos los empleados del Reino Unido era de aproximadamente el 15,5%. Y según ONU Mujeres, en enero de 2023 sólo había 34 países en los que una mujer ocupara el cargo de Jefa de Estado o de Gobierno.

Estas discrepancias reflejan prejuicios y estereotipos profundamente arraigados que siguen obstaculizando el progreso de las mujeres.

Desvelando el potencial de la IA para hacer avanzar la igualdad de género

Aunque sigue habiendo retos, la IA ofrece esperanzas para un futuro más equitativo.

Una de sus facetas más prometedoras es el potencial para erradicar los prejuicios de los procesos de selección y contratación. Los algoritmos de IA, si se diseñan y entrenan adecuadamente, pueden ayudar a eliminar los sesgos inherentes, permitiendo una selección de candidatos justa e imparcial.

Por ejemplo, puede utilizarse para analizar grandes volúmenes de solicitantes o para encontrar trabajadores con un conjunto de habilidades o un nivel de experiencia específicos.

Además, las herramientas basadas en IA han sido fundamentales para identificar y rectificar las disparidades salariales. Por ejemplo, el gobierno del Reino Unido publicó a principios de este año las primeras directrices para ayudar a las empresas a medir las diferencias salariales por origen étnico en la mano de obra, utilizando la IA, entre otras herramientas. La orientación permitirá a las empresas hacerlo meticulosamente sin imponerles una carga injusta.

Éste es sólo un ejemplo de cómo puede utilizarse la IA para promover la equidad y la igualdad en el lugar de trabajo.

Sin embargo, es importante señalar que también existe la preocupación de que la IA pueda exacerbar la desigualdad si no se regula y supervisa adecuadamente.

Las sombras del sesgo: la IA y la desigualdad de género

Los sistemas de IA, como cualquier otra tecnología, son susceptibles de codificar los sesgos existentes presentes en los datos de entrenamiento. Esto puede perpetuar o incluso exacerbar las desigualdades de género. La naturaleza de “caja negra” de los procesos de toma de decisiones de la IA dificulta la identificación y rectificación de los resultados sesgados.

Por ejemplo, Amazon dejó de utilizar en 2018 una herramienta de contratación basada en IA que mostraba un sesgo hacia los candidatos masculinos en puestos técnicos. El equipo de expertos en aprendizaje automático de la empresa detectó un problema importante: su nuevo software de contratación mostraba un sesgo contra las mujeres.

También preocupa que los sistemas de IA que miden la personalidad puedan carecer de fiabilidad e integrarse en la contratación sin el conocimiento de los reclutadores o los candidatos.

Para hacer frente a estos problemas, la regulación está en camino. A principios de este año, una ley de la ciudad de Nueva York restringió el uso de herramientas de IA en el proceso de contratación. Esta normativa, en vigor desde el 5 de julio de 2023, regula el uso de AEDT e IA por parte de los empresarios, exigiendo auditorías de sesgos y la divulgación a empleados y candidatos a un puesto de trabajo.

Mientras tanto, en la UE, las cosas siguen sin estar reguladas en gran medida. Una propuesta de 2021 pretendía regular el uso de la IA en la contratación, influyendo potencialmente en varios aspectos del proceso de contratación, como la publicidad de vacantes, la selección de solicitudes y la evaluación de candidatos.

Sin embargo, su aplicación podría ser un proceso largo.

Habilidades, formación y perfeccionamiento en un mundo impulsado por la IA

Dotar a las mujeres de las habilidades pertinentes es de suma importancia para aprovechar las posibilidades que ofrece la IA. A medida que esta tecnología sigue reconfigurando diversos sectores, es fundamental garantizar el acceso de las mujeres a la formación y al perfeccionamiento profesional.

Por ejemplo, la Escuela de IA de Microsoft, gestionada por Simplon, ofrece un programa de formación en IA que trabaja para reducir la brecha de género e introducir nuevos talentos en la mano de obra digital de Europa.

Creada en 2018, la escuela se centra en ayudar a las mujeres, los refugiados, las personas con discapacidad y los que buscan transiciones profesionales a entrar en el ámbito de la IA.

Otro esfuerzo notable es la iniciativa Deloitte Women in AI, que pretende aumentar la concienciación sobre las repercusiones derivadas de la insuficiente representación de las mujeres en el campo de la IA.

Liderazgo en IA: ¿Romper techos de cristal o reforzar el statu quo?

La representación de las mujeres en puestos de liderazgo dentro del propio sector de la IA merece un examen. A medida que la IA se convierte en una fuerza impulsora de la innovación tecnológica, la diversidad en el liderazgo se hace aún más crítica.

Por ejemplo, IBM ha estado promoviendo activamente el liderazgo inclusivo de género en la IA. En 2021, el gigante tecnológico reconoció a las Mujeres Líderes en IA, honrando a las mujeres pioneras en IA en sus empresas.

Internet Feminista es otra empresa que está a la vanguardia de la promoción del liderazgo inclusivo de género en la IA. Han creado un chatbot llamado F’xa, cuyo objetivo es aumentar la concienciación sobre los prejuicios inherentes a los sistemas de IA, especialmente la tecnología de voz.

Del mismo modo, Project Q se dedica a mejorar la inclusividad en la tecnología de voz desarrollando un “asistente de voz de género neutro”.

Perspectivas de futuro y recomendaciones

La intersección de la IA, el género y la privacidad introduce complejas consideraciones éticas. La recogida y utilización de datos personales por los sistemas de IA suscita preocupación por la seguridad de los datos y las violaciones de la privacidad, con repercusiones potenciales que afectan desproporcionadamente a las mujeres.

Lograr un equilibrio entre los avances tecnológicos y la salvaguarda de los derechos de las personas es un reto que los responsables políticos y las organizaciones deben abordar colectivamente.

De cara al futuro, la trayectoria del impacto de la IA en la igualdad de género es prometedora e incierta. Para garantizar un resultado positivo, se requieren esfuerzos de colaboración. Los responsables políticos, las empresas y las instituciones educativas deben unirse para formular estrategias que aprovechen el potencial de la IA para la igualdad de género.

Esfuerzos como la Recomendación de la UNESCO sobre la Ética de la Inteligencia Artificial y el marco mundial inaugural para las normas de la IA sientan las bases para fomentar la transformación mediante la investigación y la defensa.

Del mismo modo, la iniciativa Mujeres en la IA del FEM es otro ejemplo, ya que trabaja para reducir la disparidad de la igualdad de género en la IA mostrando los logros de las mujeres pioneras en este campo.

Lo esencial

En el panorama en constante evolución de la IA y la igualdad de género, nuestras decisiones de hoy determinarán el futuro de las generaciones venideras.

El potencial para crear una mano de obra más equitativa a través de la IA está a nuestro alcance, siempre que abordemos los prejuicios, invirtamos en capacidades y defendamos la diversidad a todos los niveles.

Temas relacionados

Alessandro Mascellino
Periodista Tech

Alessandro es un periodista multimedia independiente con un enfoque en tecnologías emergentes. También siente pasión por el mundo de los videojuegos y actualmente está desarrollando sus habilidades en diseño narrativo.