Marcos normativos para las monedas digitales de los bancos centrales: Lecciones de los primeros adoptantes

El panorama financiero mundial está a punto de sufrir una transformación significativa con la llegada de las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC – Central Bank Digital Currency).

Como versiones digitales de las monedas fiduciarias, las CBDC están preparadas para crear un efecto dominó en los sistemas financieros internacionales, planteando complejos retos relacionados con la tecnología y la regulación de las criptomonedas.

Con el 86% de los bancos centrales a finales de 2020 explorando las CBDC, una nueva red está tomando forma gradualmente – una que fomentará las interacciones y creará interdependencias entre los bancos centrales de todo el mundo.

Los primeros en adoptar las CBDC -en particular, Bahamas, Lituania y China– ya se han convertido en nodos integrales de esta red naciente.

China, que lleva investigando los CBDC desde 2014, destaca como la primera gran economía en probar un CBDC con su yuan digital. Otras naciones desarrolladas, como Suecia con su corona electrónica, también están a punto de lanzar una CBDC.

Estos países pioneros constituyen valiosos estudios de casos que ofrecen una visión de los diversos enfoques de las monedas digitales y sus marcos reguladores.

Principales impulsores y respuestas normativas: Observaciones de Asia y el Pacífico

Asia y la región del Pacífico están a la vanguardia de esta revolución financiera digital, con varios países avanzando en el ámbito de los activos digitales públicos y privados. Entre los factores que impulsan el interés de los CBDC en estos países figuran la mejora de la eficiencia y la seguridad de los sistemas de pago, el fomento de la inclusión financiera y la garantía de la estabilidad.

Estos países también están tratando de superar los retos que plantea el creciente uso de los criptoactivos.

Los intentos de regulación en países como Filipinas, Indonesia y Vietnam, por ejemplo, ponen de relieve la interacción entre la adopción de CBDC y la regulación de las criptomonedas. Los responsables políticos están examinando los beneficios tangibles de la innovación tecnológica a la luz del aumento del uso de las criptomonedas.

Además, una revelación fascinante es que, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el anuncio de un plan de CBDC puede frenar las actividades de criptomoneda.

Las implicaciones para la política monetaria, la transmisión transfronteriza de perturbaciones y la infraestructura y el diseño digitales son actualmente objeto de investigación y desarrollo.

Implicaciones normativas: Equilibrio entre CBDC y criptomonedas

China y Rusia han adoptado un enfoque más centralizado respecto a las monedas digitales, prohibiendo o restringiendo fuertemente las criptomonedas y apoyando al mismo tiempo las CBDC controladas por el Estado. Estos países ven los CBDC como herramientas para digitalizar sus economías y ejercer control sobre los datos de las transacciones, lo que es crucial para aplicar políticas monetarias eficaces.

El renminbi electrónico de China, por ejemplo, funciona en una red centralizada y cerrada, lo que permite al Gobierno controlar el acceso.

Por el contrario, Estados Unidos ha mostrado una propensión hacia un enfoque equilibrado que da cabida a los CBDC, las criptodivisas y las stablecoins.

Mirando hacia el futuro: Hacia un futuro financiero descentralizado

La aparición de los CBDC marca la posible transición del sistema financiero internacional hacia una mayor descentralización. Mientras los bancos centrales siguen interactuando y explorando la interoperabilidad de las CBDC, la red emergente de CBDC puede carecer de coordinación y dar lugar a marcos reguladores variados.

No existe un enfoque único para la regulación de la moneda digital, y la diversidad de respuestas de los primeros adoptantes indica que las circunstancias económicas, sociales y políticas de cada Estado desempeñarán un papel fundamental en la configuración de sus políticas individuales en materia de moneda digital.

Sin embargo, a medida que surjan más nodos en la red CBDC, las lecciones derivadas de los primeros adoptantes serán fundamentales para orientar las decisiones reguladoras.

Es mucho lo que está en juego y el camino es inexplorado, pero las posibles recompensas en términos de inclusión financiera, eficiencia y estabilidad hacen que merezca la pena emprender el viaje. A medida que los bancos centrales sigan aprendiendo de las experiencias de los demás, el mundo será testigo de una nueva era en el sistema financiero internacional.

Sam Cooling

Sam es un periodista de tecnología con un enfoque en noticias del mercado de criptomonedas e inteligencia artificial, con sede en Londres. Su trabajo ha sido publicado en Yahoo News, Yahoo Finance, Coin Rivet, CryptoNews.com, Business2Community y Techopedia. Con una Maestría en Gestión del Desarrollo de la London School of Economics, Sam ha trabajado previamente como Consultor de Tecnología de Datos para la Fundación Fairtrade y como Investigador Asociado Junior para la Academia de Defensa del Reino Unido. Ha estado operando activamente con criptomonedas desde 2020, contribuyendo de manera activa a proyectos como Fetch.ai y Landshare.io. La pasión de Sam…