Por qué la protección frente al riesgo digital (DRP) es esencial en toda empresa

Resumen

La continua transformación digital de las organizaciones atrae a los hackers para intentar dañar cualquier modelo de negocio. Digital Risk Protection (DRP) es una metodología que protege a las empresas manteniendo seguros sus activos digitales.

El mundo está cada día más digitalizado.

Desde las grandes corporaciones hasta las pequeñas empresas y el público en general, todos dependemos gradualmente de los activos digitales para el trabajo y las actividades cotidianas.

Y en esta era de rápida transformación digital, la prevalencia de los ciberdelincuentes ha convertido el panorama digital en un patio de recreo para diversas amenazas y ataques cibernéticos.

Para contrarrestar estos crecientes riesgos de seguridad digital está surgiendo una solución proactiva denominada Protección frente al Riesgo Digital (DRP, por sus siglas en inglés).

La DRP es un proceso integral y evolutivo diseñado para salvaguardar los recursos digitales de una amplia gama de amenazas potenciales.

En las organizaciones modernas, la aplicación de una sólida estrategia de DRP se ha convertido en un imperativo para proteger los valiosos activos digitales de los que dependen las empresas para impulsar el crecimiento del negocio y la generación de ingresos.

En este artículo, profundizamos en los detalles y la importancia de la Protección frente a Riesgos Digitales.

¿Qué son los riesgos digitales?

Los riesgos digitales son amenazas a las que se enfrenta una organización debido a su transformación digital y a la implementación de recursos tecnológicos. Estos riesgos pueden provocar daños operativos, reputacionales y financieros asociados al uso de herramientas digitales.

Las ciberamenazas pueden tener su origen en diversas fuentes, a menudo -pero no siempre- procedentes de la web profunda u oscura. Estas amenazas suelen explotar vulnerabilidades y configuraciones defectuosas dentro de la infraestructura digital de una organización.

A medida que evoluciona la tecnología, estos riesgos se vuelven cada vez más complejos y difíciles de gestionar.

¿Cómo se producen los riesgos digitales?

Los riesgos digitales surgen a través de varios canales y se manifiestan de diferentes formas, presentando amenazas únicas para las organizaciones.

  • Interrupción operativa a través de amenazas cibernéticas

El panorama digital es altamente susceptible a las amenazas cibernéticas, que abarcan vulnerabilidades en el software, malware, ransomware y ataques de phishing, y plantea riesgos significativos para los esfuerzos de transformación digital de las empresas, lo que a menudo conduce a interrupciones operativas.

La pandemia mundial de 2020 aceleró la adopción del trabajo remoto en las grandes empresas, aumentando significativamente su dependencia de los activos digitales.

Sin embargo, esta mayor presencia digital también ha dado lugar a un aumento de los ciberataques dirigidos a las empresas, explotando la superficie de ataque amplificada provocada por el cambio al trabajo remoto.

  • Daños a la reputación

Los ciberdelincuentes pueden utilizar los perfiles de las redes sociales o piratear sitios web para tergiversar la imagen de una empresa o marca con información falsa o virus, lo que afecta negativamente a la fiabilidad de la empresa a ojos del público.

Esta situación puede producirse a través de varios métodos, como la filtración de datos, la suplantación de sitios web, los ataques de phishing, las estafas por correo electrónico, etc.

  • Riesgo de cumplimiento

La transformación digital también puede dar lugar a riesgos de cumplimiento para las organizaciones cuando las nuevas tecnologías y herramientas se implementan sin adherirse a los estándares de la industria, especialmente en amplios mercados transfronterizos.

  • Daños financieros

La amenaza más importante para cualquier empresa suele estar relacionada con las finanzas. Antes de digitalizar las operaciones internas, las empresas deben evaluar cuidadosamente los riesgos financieros asociados a la transformación. Una organización que no opere correctamente durante este proceso puede poner en peligro su base estable de clientes.

Además, si los piratas informáticos acceden a un sistema digital que almacena o procesa los datos financieros de una empresa, pueden producirse pérdidas monetarias sustanciales.

¿Qué es la protección frente al riesgo digital?

La Protección contra Riesgos Digitales es un proceso integral diseñado para salvaguardar los activos digitales de una organización. Implica emplear métodos para proteger la infraestructura digital de la organización frente a diversas amenazas cibernéticas, como el acceso no autorizado, el malware, los ataques de suplantación de identidad, la pérdida de datos y mucho más.

En esencia, la DRP es un enfoque proactivo para defender a las organizaciones contra el panorama cada vez más amplio de las amenazas digitales.

Importancia de la protección frente al riesgo digital

Invertir en un sistema de seguridad para las instalaciones de la empresa siempre es aconsejable. Sin embargo, asignar recursos a la Protección contra Riesgos Digitales (PRD) es esencial, especialmente cuando se realiza la transición a una infraestructura digital o se incorporan recursos digitales.

La DRP protege a las organizaciones de las ciberamenazas y de las costosas multas. Además, garantiza el funcionamiento correcto y sin problemas de la nueva infraestructura y tecnologías digitales.

Funciones de la DRP

A continuación se comentan algunas de las funciones más comunes y críticas de la PRD:

  • Mapeo de la huella digital

Cada acción emprendida por una organización en el ámbito de la tecnología o los servicios conectados contribuye a su huella digital.

Para garantizar la transformación segura de toda la infraestructura empresarial durante la digitalización, es imprescindible tener una imagen clara y detallada de todos los activos digitales. Este proceso se conoce como cartografía de la huella digital.

Las organizaciones pueden descubrir y cartografiar eficazmente todos sus activos digitales utilizando el mapeo de la huella digital. Esto les permite comprender las amenazas potenciales de forma exhaustiva y facilita la supervisión eficaz de estos activos.

Estos activos digitales pueden incluir puertos abiertos, sistemas de almacenamiento en la nube con configuraciones erróneas y vulnerabilidades de software, lo que se conoce comúnmente como superficie de ataque.

Además, un mapa de la huella digital puede ayudar a identificar y rastrear los ataques originados por terceros proveedores que operan a través de un acuerdo de nivel de servicio (SLA).

  • Supervisión de amenazas

El panorama digital, en constante evolución, introduce nuevas amenazas continuamente. Sin embargo, con las capacidades de los DRP, las posibles violaciones de datos o ciberataques pueden detectarse antes de que se produzcan.

Para lograrlo, los DRP supervisan diligentemente todas las capas del modelo de sistema digital de la empresa. Un elemento central de este proceso de supervisión es la priorización de vulnerabilidades. La priorización eficaz de las vulnerabilidades es crucial porque distinguir entre situaciones de bajo y alto riesgo se convierte en un reto cuando se asigna la misma prioridad a numerosas notificaciones o banderas.

Los DRP destacan en el escaneado de la infraestructura digital para supervisar el mundo digital externo con el que trata la organización, incluida la web superficial, la web profunda y la web oscura.

  • Mitigación de riesgos

Con un sistema para identificar y supervisar las amenazas, también se requiere cierta mitigación del riesgo digital que puede ayudar a la velocidad de respuesta.

Esta tarea se realiza utilizando tecnología automatizada, que puede alertar rápidamente a los equipos de seguridad de la red.

Otras herramientas, como el bloqueo de navegadores, las API de desmantelamiento y los killswitches, pueden ayudar a impedir que se produzcan amenazas o a mitigar los daños.

  • Mantener la protección

El análisis y la elaboración de informes son necesarios para todos los sistemas establecidos, permitiendo a los equipos de seguridad y a los líderes empresariales conocer las áreas que necesitan mejorar.

Prevención con Digital Risk Protection (DRP)

A continuación se indican algunas de las medidas habituales que se adoptan en las soluciones DRP para prevenir los riesgos digitales:

  1. Los humanos son los principales causantes de los riesgos. Una forma de protección puede ser el auge de las herramientas de IA que pueden evitar los correos electrónicos maliciosos antes de que lleguen a las bandejas de entrada de los empleados. Pero las empresas deben seguir formando a sus trabajadores para que estén atentos a los problemas de ciberseguridad y se les enseñe a ser precavidos y estar alerta ante ataques de phishing, fugas de datos y amenazas similares.
  2. Los proveedores externos son esenciales para los negocios digitales de la mayoría de las organizaciones, pero reducir el riesgo que suponen para su empresa es otro paso para mantener sus datos seguros. La evaluación de riesgos es esencial para saber cómo los factores de riesgo de una organización externa pueden afectar a su negocio.
  3. Para las empresas de soluciones en la nube, se necesitan evaluaciones de riesgos coherentes en su ecosistema, junto con la investigación de los riesgos potenciales de trabajar con proveedores externos.

¿Por qué las empresas necesitan DRP?

  1. Reducción de riesgos digitales: La implementación de políticas e infraestructuras de seguridad adecuadas ayuda a las empresas a minimizar los riesgos digitales, salvaguardando sus activos, datos y operaciones de las amenazas cibernéticas.
  2. Cumplimiento y protección de datos: La DRP es crucial para garantizar el cumplimiento de la normativa de protección de datos, evitando posibles multas por incumplimiento, especialmente en lo relativo a la protección de los datos de los clientes.
  3. Capa de seguridad añadida: Las soluciones de DRP proporcionan una capa adicional de seguridad a los procesos de negocio digitalizados y a los aspectos críticos de las operaciones diarias de una empresa. Esta protección adicional ayuda a las organizaciones que dependen en gran medida de las herramientas tecnológicas.
  4. Protección de la imagen pública: Mantener una imagen pública positiva es esencial para cualquier empresa. Tomar medidas proactivas para proteger a los usuarios y clientes de los ciberataques demuestra un compromiso con la seguridad. Por otro lado, cualquier descuido que conduzca a la pérdida de datos o a violaciones de la seguridad puede erosionar la confianza y la reputación públicas.

En resumen

A medida que cualquier empresa se expande y depende más de los activos digitales, el riesgo de ciberdelincuencia también aumenta.

Salvaguardar la seguridad de los sistemas y proteger los datos de los clientes y los empleados son preocupaciones primordiales.

Invertir en una solución DRP fiable es un paso esencial para asegurar el futuro de la empresa, y puede ser una decisión muy valiosa.

Temas relacionados

Kuntal Chakraborty

Kuntal Chakraborty es ingeniero informático de profesión y formación y fundador de Philarity.com. Cuenta con una amplia experiencia técnica como ingeniero de sistemas e ingeniero de redes en Siemens y Atos. Kuntal también ha trabajado en el ámbito de la Inteligencia Artificial (IA) y el Aprendizaje Automático (AM) en diferentes puestos. Además, está muy interesado en la ciberseguridad y ha publicado varios artículos al respecto en algunas publicaciones internacionales. También ha creado y publicado con éxito algunas habilidades de Alexa como parte de la comunidad de desarrolladores de Amazon Alexa.