Fiabilidad

Descifrando la apuesta por Bitcoin de El Salvador: Ciudad Bitcoin de Bonos BTC

Resumen

La adopción del bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador ofrece importantes lecciones: educar a los ciudadanos antes de la implementación, ser cautelosos con el impacto económico de la volatilidad de las criptomonedas y explorar los beneficios potenciales para la inclusión financiera en los países en desarrollo. El experimento es un caso de estudio único con implicaciones globales.

En septiembre de 2021, El Salvador, un pequeño país conocido por sus volcanes, playas vírgenes y plantaciones de café, se convirtió de repente en el centro de atención del mundo de las criptomonedas.

El presidente Nayib Bukele anunció la decisión de la nación de adoptar el bitcoin (BTC) como moneda de curso legal, la primera del mundo, lo que suscitó un intenso cóctel de entusiasmo, curiosidad y escepticismo.

President Nayib Bukele

El Salvador, a diferencia de otros países, no tiene moneda propia: utiliza el dólar estadounidense desde 2001.

Esta falta de control sobre su propia política monetaria, unida a la considerable dependencia de las remesas (las transferencias desde el extranjero representan el 26% del PIB del país), creó un contexto único para la adopción de criptomonedas.

El bitcoin, con su naturaleza descentralizada y sin fronteras, prometía una solución potencial a las elevadas comisiones de las remesas y a la falta de inclusión financiera de una gran población no bancarizada.

Además, el atractivo de atraer inversiones en criptomoneda y fomentar una nueva imagen tecnológica del país podría haber influido en esta decisión.

Descifrando la revolución Bitcoin de El Salvador: Implementación y primeros resultados

Tras la promulgación de la Ley Bitcoin en septiembre de 2021, el gobierno introdujo la billetera digital ‘Chivo’, proporcionando un bono de $30 bitcoin a cada ciudadano que la descargara.

Sin embargo, un año después, la adopción no ha sido tan generalizada como se esperaba. Según un estudio, sólo el 20% de los salvadoreños que descargaron la aplicación siguieron utilizándola después de gastar el crédito gratuito.

A pesar de la obligación legal de aceptar BTC, sólo un 20% de los comercios lo han cumplido, ya que muchos salvadoreños siguen viendo la moneda con recelo debido a su volatilidad y sus elevadas comisiones.

La gran visión de una “Ciudad Bitcoin“, alimentada por la energía geotérmica de un volcán, sigue siendo un sueño con pocos avances.

Subirse a la montaña rusa del Bitcoin: Volatilidad para el Estado-nación

La adquisición de Bitcoin por parte del gobierno, un total de 2.546 monedas con un valor aproximado de 76,6 millones de dólares, ha demostrado ser un arma de doble filo.

Cuando el precio de Bitcoin cayó a la mitad de su valor en el momento de la adopción, el riesgo económico para El Salvador aumentó, complicando sus esfuerzos para pagar 1.600 millones de dólares de bonos soberanos con vencimiento en 2023 y 2025.

Sin embargo, desde el inicio de 2023, una tendencia alcista en Bitcoin ha visto un aumento del 80% en su valor y, curiosamente, un aumento paralelo en los bonos de El Salvador, subiendo más del 60%.

Esta correlación sugiere que la salud económica del país está ahora en cierto modo ligada a las fluctuaciones del Bitcoin. El FMI y otras instituciones financieras mundiales han pedido a El Salvador que reduzca su dependencia del bitcoin para evitar que su economía se vea sometida a la montaña rusa que suponen los volátiles movimientos de su precio.

¿Podría Bitcoin convertirse en un modelo para otros países?

Dadas las circunstancias únicas de El Salvador, su experimento con Bitcoin podría no ser directamente replicable en otros países. Sin embargo, hay aspectos cruciales para los gobiernos que contemplan un camino similar.

  • Las bases educativas e infraestructurales son vitales. A muchos salvadoreños les resulta difícil entender Bitcoin y confiar en él, lo que subraya la importancia de una sólida campaña educativa antes de un cambio de este tipo.
  • No se puede subestimar el riesgo asociado a la volatilidad de las criptomonedas. La salud financiera de un gobierno podría desplomarse junto con el precio de Bitcoin, como ilustra el caso de El Salvador.

Sin embargo, el potencial del bitcoin para reducir los costes de las remesas y aumentar la inclusión financiera, especialmente en los países en desarrollo, es una vía que merece la pena seguir explorando.

Es posible que la integración de una moneda basada en blockchain como un CBDC o una criptomoneda como bitcoin pueda ser de gran ayuda para las economías de muchos países, especialmente los que dependen de las remesas. Todo depende de cómo se ejecute la estrategia.

El experimento bitcoin de El Salvador es, sin duda, un fascinante caso de estudio en la adopción gubernamental de la criptomoneda. BTC tampoco ha tenido un mercado alcista completo desde que El Salvador aprobó la Ley Bitcoin, por lo que los beneficios sólo pueden multiplicarse.

El viaje del país – su visión inicial, los contratiempos de ejecución y la montaña rusa económica – ofrece tanto cuentos con moraleja como lecciones potencialmente transformadoras para la comunidad global.

El mundo está expectante ante el desarrollo de esta historia única en el corazón de Centroamérica.

Temas relacionados

Sam Cooling
Editor

Sam es un periodista de tecnología con un enfoque en noticias del mercado de criptomonedas e inteligencia artificial, con sede en Londres. Su trabajo ha sido publicado en Yahoo News, Yahoo Finance, Coin Rivet, CryptoNews.com, Business2Community y Techopedia. Con una Maestría en Gestión del Desarrollo de la London School of Economics, Sam ha trabajado previamente como Consultor de Tecnología de Datos para la Fundación Fairtrade y como Investigador Asociado Junior para la Academia de Defensa del Reino Unido. Ha estado operando activamente con criptomonedas desde 2020, contribuyendo de manera activa a proyectos como Fetch.ai y Landshare.io. La pasión de Sam…