Fiabilidad

El último ciclo de la IA: Mitos, realidades y futuro

Resumen

La inteligencia artificial (IA) se encuentra en el punto álgido de su ciclo de promoción, alimentado tanto por grandes expectativas como por mitos que inducen al miedo. Sin embargo, estas percepciones erróneas pueden llevar a la desilusión cuando la IA no consiga los resultados milagrosos prometidos. La tendencia actual de "lavado de cara de la IA" difumina aún más la línea que separa los auténticos avances de las maniobras de marketing. Una comprensión realista de la IA y sus aplicaciones prácticas acabará sustituyendo a la exageración actual, justo a tiempo para la próxima oleada de entusiasmo tecnológico.

Cada vez que una nueva y prometedora tecnología entra en el canal, se le da bombo y platillo. Al fin y al cabo, de eso viven los profesionales del marketing.

La inteligencia artificial (IA) es el último capricho tecnológico, pero tiene el dudoso honor de ser el centro tanto del bombo como del platillo. Por un lado, ayudará a las empresas a agilizar sus operaciones, reducir costes y sacar el máximo partido de la ingente cantidad de datos necesarios para triunfar en la economía digital. Por otro, destruirá puestos de trabajo, dominará el mundo y nos matará a todos.

Sin embargo, si los pasados ciclos de exageración tecnológica sirven de guía, no hará ni lo uno ni lo otro.

El invierno de la inteligencia artificial

La única constante en la industria tecnológica es que tiende a prometer más de la cuenta y a no cumplir lo prometido. Como señala Clive Thompson, de Medium.com, el riesgo de la actual exageración de la IA es que conduzca a un invierno de la IA. Esto ocurre cuando la tecnología se empaña tanto que la demanda se desvanece aunque resulte útil en menor medida de lo que se anunciaba en un principio.

De hecho, ya hemos pasado por esto dos veces con la IA. Tanto en la década de 1970 como en la de 1980, el auge de la IA alcanzó su punto álgido y luego se desplomó en rápida sucesión. En realidad, la actual curva de exageración comenzó a mediados de los noventa y experimentó un salto en la década de 2000, cuando las rápidas mejoras en la generación de datos y el análisis llevaron a renovar la esperanza de que, esta vez, la IA daría sus frutos.

Ahora que las preocupaciones regulatorias y el miedo, la duda y la incertidumbre (FUD) están en aumento, podríamos estar en la cúspide de otro invierno.

Hacia la cumbre

Aquí es donde la IA generativa -la tecnología que impulsa ChatGPT y otras aplicaciones de creación de contenidos- se sitúa en el Hype Cycle de Gartner: en el punto álgido del llamado Pico de expectativas infladas.

Las organizaciones están desplegando rápidamente la tecnología con la esperanza de que haga todas las cosas increíbles que sus promotores dicen que hará. Cuando no lo hace -y esto es mucho pedir para cualquier tecnología-, entra en la depresión de la desilusión junto con otras muchas tecnologías, entre ellas la IA de vanguardia y los vehículos autónomos.

Esto no significa que la IA generativa esté condenada al fracaso. Muchas tecnologías se recuperan en la Cuesta de la Ilustración y luego se asientan en la Meseta de la Productividad a largo plazo. En otras palabras, este proceso no consiste en cumplir las expectativas infladas del bombo inicial, sino en encontrar las aplicaciones en el mundo real que justifiquen la inversión continua.

Sin embargo, la IA se diferencia de la mayoría de las demás tecnologías en que su percepción pública se ha visto influida por una sólida mitología que se remonta a los autómatas de las civilizaciones antiguas. Más recientemente, gracias a los libros y películas de ciencia ficción, la idea de un cerebro digital infalible y omnisciente es lo primero que salta a la mente cada vez que se menciona la IA. Aunque los modelos actuales de IA no son ni de lejos tan sofisticados.

Mitos vs. realidad

El Dr. Claudio Buttice, colaborador de Techopedia, enumeró recientemente una serie de mitos sobre la IA que siguen enturbiando la comprensión de la tecnología y lo que puede hacer, incluso entre gran parte de la mano de obra del conocimiento actual. En primer lugar, la IA no es más que un programa informático que puede modificar su percepción de los datos y adaptarse a las condiciones cambiantes.

Un robot o un androide es algo totalmente distinto e implica un amplio conjunto de tecnologías para crear incluso un facsímil razonable de la funcionalidad humana.

Y aunque la IA tiene capacidad de aprendizaje, sólo es capaz de autoinstrucciones limitadas. Incluso en ese caso, debe alimentarse con datos adecuadamente seleccionados, en abundancia, para alcanzar niveles básicos de comprensión. Y no, la IA no siempre supera a los humanos. De hecho, sólo destaca en las tareas mundanas y repetitivas que la mayoría de la gente no quiere hacer.

En la mayoría de los casos, la exageración tecnológica no es un fenómeno natural. Es el resultado de lo que los profesionales del marketing denominan “empuje de la demanda”, es decir, avivar la cháchara sobre un nuevo desarrollo -en este caso, la IA- para alimentar el miedo a perder frente a la competencia. Al fin y al cabo, si todo el mundo habla de ella, debe ser real.

Inundados de IA

A partir de ahí, el siguiente paso es reetiquetar las plataformas existentes con la nueva tecnología mientras que, en el mejor de los casos, la añaden sólo de forma menor y tangencial. En el pasado, esto era virtualización-lavado, nube-lavado, verde-lavado, y similares. Según Linda Rosencrance, de Techopedia, la fase actual de lavado de IA ya está en pleno apogeo y está impulsada en gran medida por la necesidad de reunir capital o ganar tiempo mientras se reorganizan las arquitecturas de los sistemas.

La mejor manera de contrarrestarlo es informarse sobre lo que es y lo que no es la IA y centrarse en aplicar soluciones a problemas reales, no sólo palabras de moda.

En resumen

Aunque la exageración tecnológica suele ser fabricada, tiende a seguir un curso natural. En algún momento, el mundo llegará a comprender lo que puede y no puede hacer, y entonces tanto los temores exagerados de aniquilación como las expectativas de grandeza se desvanecerán, y se establecerá una cómoda realidad, justo a tiempo para que aparezca la próxima tecnología “exagerada”.

Temas relacionados

Arthur
Editor

Arthur Cole es un periodista independiente de tecnología que ha estado cubriendo desarrollos en tecnología de la información y empresas durante más de 20 años. Contribuye a una amplia variedad de sitios web líderes en tecnología, incluyendo IT Business Edge, Enterprise Networking Planet, Point B and Beyond, y varios servicios de proveedores.